lunes, 18 de mayo de 2009

YO SÉ POR QUÉ TE HAS MUERTO




En el artículo anterior describo un viaje a La Toscana. Todos los integrantes del grupo preparamos antes de salir nuestras motos exhaustivamente. Sobre todo los niveles de aceite, estado de neumáticos y presiones de las ruedas (la mía inició el viaje con 2.3 delante y 2.9 detrás).
Al día siguiente de acabar el viaje, ya en casa, me subí en la V-Strom y me dirigí a una gasolinera próxima a repostar. Aquella moto ya no era la misma del día anterior, lo noté rápido, soy cazurro en otras cosas pero en eso tengo un cierto don; se mostraba muy pesadota, torpe, y eso que ya no llevaba equipaje.
Al tomar las presiones –llevo encima siempre un comprobador manual porque los manómetros de las gasolineras pueden indicar valores diferentes-, la rueda delantera marcaba 1.8 y la trasera ... 1.5. El resto se perdió por algún lado.
¿Por los poros, las válvulas...?, ¿quizás los neumáticos se desinflaron estando la moto parada durante la noche de llegada a casa después de hacer 800 km?. Si hubiera tenido que seguir el viaje con carga y dos plazas en esas condiciones,...mmmmm....mejor no pensarlo.
Veo a diario -vosotros también- motos y scooters ciudadanas arrastrando dos plazas y con las ruedas tocando casi las llantas. Un pequeño bache, un coche que frena delante... un autobús al lado....
Que tengan suerte.
He visto a aficionados (nunca mejor dicho) llegar a apretar con los dedos de la mano la goma de los neumáticos de su moto de 100 CV.
-¿Que cómo voy de aire? Bien, macho.

Me quedo alucinado cuando compruebo que muy pocos conductores de automóviles y por supuesto motociclistas, aunque sea por su propia seguridad, no realizan el mínimo mantenimiento de sus ruedas. Una moto con un neumático pelado y sin presión forma el complemento perfecto para que quien la pilote traspase en algún momento y con bastante seguridad el territorio de los vivos. Y si no está muy pelado, también.
Le acabo de preguntar a Oriol, el propietario de LOKO un buen taller de Masnou,en que estado llegan las motos de la clientela.Su respuesta ha sido:
50% sin frenos,60% con los neumáticos en deficientes o criticas condiciones de uso,70% con falta importante de presión de aire en ambas ruedas.
Vale.



Hace un año exacto publiqué en el periódico "La Vanguardia" un artículo que vuelvo a reproducir aquí abajo por si interesa a alguien.


FALTA DE CULTURA VIAL

No me impresiona que me adelanten con ligereza en autopista, lo que me aterroriza es encontrarme un vehículo que viene hacia mí sin control y saliendo de una curva de cualquier carretera secundaria debido a la falta de aire en sus ruedas. Velocidad, peso de vehículo y poca presión en los neumáticos se convierten en una bomba de relojería. La curva y el efecto látigo que provoca la inercia del vehículo y la propia deformación de la cubierta en la llanta deciden el momento de la explosión.
Hace unos años, el Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial de Valencia ya alertaba de la elevada implicación de los neumáticos en la accidentalidad, primer motivo por causas mecánicas. Llevo decenas de años circulando en moto por carretera -existe el riesgo, sin duda- y estoy convencido de que la alta siniestralidad de los motociclistas se debe a un conjunto de razones, entre las que la falta de aire en las ruedas no es la menor. Miremos otras.

1. La falta de adopción de medidas de seguridad eficaces para proteger a los motociclistas. Carreteras mal señalizadas, con baches, cunetas con desniveles que parecen auténticos barrancos, ¡incluso las recién hechas!, marcas de pinturas deslizantes en el piso y los temidos quitamiedos, auténticas cuchillas para los conductores de dos ruedas; sólo hay que imaginar las consecuencias del impacto de un esquiador a 40 km/h en una pista de esquí, flanqueada por guardarraíles.
2. De los más de 400 motociclistas muertos en 2007, una cincuentena fallecieron impactando contra las vallas, y hubo cientos de heridos graves y mutilados.
Según una importante compañía de seguros, sin quitamiedos en curvas de campo abierto, se habrían salvado probablemente casi la mitad.

3. Falta de mantenimiento. Sólo el precio del neumático trasero de una motocicleta de media cilindrada de 600 cc -la categoría con más accidentes- oscila entre 200 y 300 euros, el doble o triple del de un coche, y dura unos 6.000 kilómetros, diez veces menos que el de un automóvil medio en las mínimas condiciones de seguridad. Es fácil imaginar que muchos conductores -¿mileuristas?- no estén en condiciones económicas de afrontar ese gasto en pocos meses y, mas ahora en plena crisis, circulen con neumáticos desgastados.

4. El efecto videojuego. Si los pilotos de MotoGP se caen y no se hacen nada...

5. Falta de educación general y vial y... cultura del motor. En los últimos meses me han acompañado, en diferentes excursiones de moto, seis amigos sin mucha experiencia, que son buenos padres de familia y responsables en sus trabajos... y, sin embargo, ninguno había comprobado las presiones de sus neumáticos antes de salir y... ¡no lo habían hecho en meses!
Dos de ellos circulaban en condiciones críticas. También ignoraban cómo afrontar la primera curva cerrada justo después de haber pasado una gasolinera. ¿Qué nos podemos encontrar ahí?, ¿por qué hemos de tomar precauciones especiales? Quizás sólo los veteranos sepan responder a esta pregunta.


4 comentarios:

LUIS dijo...

Creo que no exageras nada con el control de presión de los neumáticos, y encima con las diferencias de rueda caliente o en frío. Yo he comprobado como gasto menos neumático que un amigo que los puso a la vez que yo.

Anónimo dijo...

podrias contestar a esta ultima pregunta, mas que nada por curiosidad.

Anónimo dijo...

Para anónimo,
Cuando se llena a tope el depósito de combustible, normalmente "lo que sobra" va a caer al asfalto en la curva posterior a la gasolinera. Dentro del depósito, como consecuencia de la fuerza centrífuga que afecta al vehículo al tomar la curva, se produce un movimiento del combustible que tiende a salir por el rebosadero del depósito cayendo al asfalto. Si pisas esta mancha con la moto tumbada ya sabes lo que puede pasar...

Anónimo dijo...

Hola, Jose María y compañía, bueno ... el tema de los neumáticos, soy poseedor de una Sym 250 GTS, regalo de un hermano, nunca había tenido moto, digamos que esta moto ha sido mi salvación desde que me quedé en paro,gracias a ella me siento mejor cada día, independientemente que siga en paro, bueno me salgo del tema, quería decir que mi moto, venía con unos neumáticos Coreanos, la moto estuvo parada 4 años , estaban nuevos , a la vista, pero no taba que la moto había que forzarla cuando tomaba una curva, mi mujer me decía que notaba algo raro, que no me veía , je,je,el caso es que me dirigí a un centro de neumáticos Brigestone, primero le cambié el trasero, la moto con viento seguía yéndose, por lo que opté por cambiarle el delantero, me dio pena, estaba nuevo, menudo cambio, la moto es la que es, no se le puede pedir más creo, pero ha cambiado como de la noche a la mañana, benditos neumáticos, parece mentira que unas simples gomas cambien tanto el comportamiento, en buena hora, el tema es que estoy encantado, me siento más seguro, la moto entra en la curva con el pensamiento, de hecho, al principio de cambiarlos, sobre todo el delantero, tuve que hacerme a la nueva goma, pues la moto iba sola, antes tenía que pelearme para que entrase en la curva, en fin, moraleja, los neumáticos lo son casi todo, como también las presiones, pues la reviso cada tres días, ya que oscilan a la baja, y se nota, que si se nota. Bueno un saludo a todos los que gustan de las motos.