jueves, 3 de septiembre de 2015

AHHHGG...¡UN ANIMAL EN LA CARRETERA!


Esta foto y la siguiente las realicé en el corto espacio de dos días y en dos lugares diferentes.
La del venado en los pirineos franceses durante una excursión con la Burgman y la inferior por los alrededores de Barcelona con la Husqvarna. El peligro aparece cuando menos te lo esperas


A mediados de los años 60 regresaba a casa sobre mi moto, una Lambretta, después de haber hecho un trabajo fotográfico en la bonita población de Argentona. Era plena noche y a la salida de una curva - la que encara la única recta notable que hay en la carretera en dirección a Vilassar de Mar- con la pobre iluminación de mi Lambretta intento descubrir a lo lejos lo que parecía un grupo de animales. Eran 5 ó 6 perros de gran tamaño que ocupaban prácticamente todo el ancho -que entonces era estrecho- de la vía. A medida que me iba acercando fui bajando la velocidad a la vez que ellos se compactaban algo más entre sí hasta quedar inmóviles en la calzada con la vista puesta sobre la luz que se les aproximaba. 
La inesperada situación me puso a 25 de tensión y todavía no comprendo cómo pude decidir en un segundo y medio que la única y mejor opción a tomar era la de acelerar a tope, intentar traspasar como fuera la barrera de canes por la mitad de la vía, apretar firmemente los dientes y agarrarme al manillar lo más fuerte que nunca lo hubiera hecho.
Sentí un fuerte golpe en el frontal del escudo del scooter que desestabilizó la trayectoria de la Lambretta durante unos eternos instantes obligándome a controlar como pude el seseo de la moto que me llevaba hacia la cuneta, mientras yo desplegaba mis pies como podía por el negro asfalto a modo de "control de tracción". Salí de aquel trance con un gran “boño” en la plancha metálica delantera izquierda pero siempre me he preguntado qué hubiera pasado si me hubiera caído en medio de aquellos enormes canes doloridos y seguramente hambrientos. Me hubieran comido, seguro. 


 ¿PERO QUÉ BICHO ES ESEEEEE? 

Tres o cuatro años después fuimos a seguir una cronometrada nocturna, creo que del rally automovilístico Cataluña, con Alex Botines, un periodista amigo muy conocido en la década de los 70 y 80 y todo un icono de los medios informativos de Cataluña, como también lo fue el polémico José María García, alias "Butanito , en toda España. (Nunca olvidaré un aterrizaje con García a ciegas y en picado sobre el aeropuerto de Loiu , en un pequeño avión birreactor alquilado por García en mis tiempos de fotógrafo de la revista Don Balón, y en el que íbamos 6 personas del equipo radiofónico de "Hora Garcia "). El motivo era asistir a una final internacional del Atlétic de Bilbao, pero la pista quedó cerrada a las aeronaves grandes debido a una niebla intensa. Una bajada sobre la pista para llorar de miedo. 
A la cronometrada del rally venía junto a Alex Botines otro amigo, Miguelín Pérez, que ha estado vinculado hasta hace poco a Máquina Motors en su departamento de ventas. Conducía Miguel el coche, un pequeño Lloyd inglés, y en un momento dado comenzamos a internándonos por las boscosas carreteras de Santa Coloma de Farners. Era noche cerrada y hacía frío. Al llegar al tramo de la cronometrada, una media hora antes de que subieran los coches de la carrera, fuimos ascendiendo por la montaña para situarnos en la línea de llegada dejando cada tres o cuatro curvas a un soldado del Cuerpo de Transmisiones del Ejército que era el responsable de las comunicaciones. Entonces, ni había móviles, ni wifi, ni mandangas y el único aparato electrónico accesible portátil era una máquina de afeitar de pilas Remington. 
Al girar una curva y en medio de ella, los faros del Lloyd alumbraron ...a una criatura de considerable envergadura -diría que tan alta como una persona- , tiesa y erguida sobre sus patas traseras y mostrando las delanteras en alto como si fuera a realizar para nosotros un número de circo encima de un taburete. Estaba claro que era un oso. O al menos una cría. 
El coche se detuvo en medio de la curva y yo, que viajaba en el asiento trasero, intenté sacar la cámara de fotos por un lado y el flash por el otro del interior de la bolsa que llevaba entre los pies mientras lentamente y tras un momento de desorientación el animal comenzó a caminar hacia atrás dejando finalmente el asfalto y desapareciendo entre la espesa y negra vegetación arbórea. Me quedé con el cuerpo de una Pentax en la mano y un flash Metz en la otra pensando impotente lo que hubiera sido ese gran documento dado que en los 70 la población de esos plantígrados era muy escasa, se estimaba que tan solo una decena en la zona pirenaica, y eso ocurría a bastante distancia de allí. No os digo la cara que puso el pobre soldadito situado unas curvas más arriba cuando le avisamos de la aparición. - No jo-dá-is... - alcanzó a decirnos con la voz quebrada a través de su pasamontañas de fieltro. Siempre me acordaré. Alex falleció desgraciadamente una veintena de años después pero me queda el testimonio de Miguel Pérez para contarlo. 


La imagen la capté en la vuelta ciclista de 1.987 y el causante del drama fué un perro que
 se cruzó delante del pelotón en un pueblo de Galícia.

EL PEOR AMIGO DEL HOMBRE TAMBIÉN 

En el 87 seguí un par de etapas de la Vuelta Ciclista a España para realizar un reportaje que me encargó la revista Interviu. Iba de pasajero en una moto y durante el recorrido que finalizaba en A Coruña y en medio de un pueblo apareció de súbito un perro que cruzó la carretera delante del pelotón de escapados haciendo caer a varios corredores. Nos encontramos el lío de sopetón y le dije al piloto que avanzara al coche rápidamente que nos precedía y que me tapaba gran parte del ángulo de visión. Lo hizo y clavó los frenos delante de un corredor que yacía en el suelo disponiendo yo sin duda el mejor lugar de encuadre. De pie sobre las estriberas de la moto disparé a bocajarro y por el resultado creo que marcó una de mis mejores fotos de mi archivo. 
Cuando celebré mis 50 años decidí hacer algo que no hubiera hecho antes, así que cogí la bici, le puse unas bolsas laterales que llené de ropa y me hice en 5 días Barcelona-Bicorp, un pueblo de la comunidad valenciana, pasando por Xátiva. Fue un viaje bonito para recordar pero mi peor momento fue cuando por obras de asfaltado de la carretera en el tramo de Oropesa-Benicassim tuve que dejar la misma y meterme por un sendero de bosque bajo donde me esperaban un grupo de perros abandonados que desde un centenar de metros no me perdían detalle. Me acordé de los de Argentona pero entonces al menos mi máquina llevaba un motor que era más que no llevar nada. Decidí seguir porque si me hubiera dado la vuelta los animales igual me hubieran considerado una presa cobarde ...fácil de atacar. 
Pasé por delante de ellos cantando ..."aiboooo....aiboooooo....a casa a descansaaaaar...." y me fui alejando sin darme la vuelta como Paco Ojeda después de un requiebro mirando al público con el toro renqueando detrás, sin sentirme los calzoncillos. Yendo en moto se me han incrustado pajarillos en el radiador o, una vez, un alien, -nunca supe qué era aquello- en los bajos del motor. El amigo Julián Constante volviendo de Pingüinos con su Goldwing y en una recta de Tordesillas vio a lo lejos un grupo de aves carroñeras sobre los restos de algún animal. Yo sé que va muy rápido. Cuando estaba cerca se levantaron en estampida ...menos uno que lo hizo unos segundos más tarde. La leche que le pegó el gran carenado de la Honda deshizo en mil trozos al cuervo o lo que fuera dejándole a Julián incrustada en el lateral del parabrisas media ala del negruzco pajarraco. 

Los jabalíes pueden llegar a ser terroríficos en la carretera

 ATENCIÓN: JABALÍES, PELIGRO 

Probablemente tú también te has topado con algún bicho circulando por la carretera -yo recuerdo un par de conejos, uno en moto y otro yendo en automóvil y siempre de noche- y eso suele acabar en una simple anécdota de viaje ...o a veces la dramática causa de un accidente. La verdad es que, y no creo equivocarme, cuando vamos circulando por los montes y se nos aparece una señal de aviso de esas que nos indica que es una zona de animales (el dibujo del clásico del venado) , no le damos mayor importancia - hasta hacemos fotos con el letrero de fondo en alguna prueba de motos – y, sin embargo, y ese es el motivo de este artículo, tendríamos que activar el chip de peligro porque el susto puede aparecer en la curva ciega siguiente. 

Aquí hay dos vídeos, uno es para reír y otro es para llorar.



Yo seguiré yendo en moto, cómo no, pero tengo que decir que a partir de ahora y en mi caso ha habido un antes y ahora un después. Y no me ha ocurrido nada extraordinario pero os explico el por qué. Sin alejarme mucho de mi casa, ya lo he comentado otras veces, tengo la suerte de disponer de carreteritas que discurren por parajes muy moteros e incluso algunos de ellos idílicos. Atraviesan zonas boscosas abiertas o también muy tupidas de arboleda alta, que forman parte de las sierras montañosas que rodean la ciudad de Barcelona, separando por medio de una larga y verde cornisa la Sierra del Corredor y Montnegre, del Vallés o del intrincado y bello macizo montañoso del Montseny. Y hay más muchas más .De hecho, podríamos ir a través de su orografía montañosa a los Pirineos desde la capital catalana y también desde ésta a Girona o hasta las playas más recónditas de la Costa Brava. Pero en la montaña, además de deliciosas setas y frutos silvestres, suelen convivir varios tipos de animales. 

(Web de la DGT y compramostucoche.es)

Ahora en los montes de León y Galicia hay más lobos que nunca y en general la población de la fauna ha aumentado en casi todos los lugares. Debido al aumento incontrolado de la población de jabalíes ya resulta hasta normal que estos desciendan de los montes y campen por zonas urbanas, que es lo que ocurre desde ya hace años, en el parque y alrededores del Tibidabo entrando en plena zona urbana alta de Barcelona en busca de comida. Ese recorrido habitual lo traspasó de largo un jabalí hace un par de meses llegando por sus propias patas a atravesar calles y calles hasta las puertas del Hospital Clínico situado prácticamente en el centro de la ciudad de Barcelona donde lo mataron finalmente a tiros por el peligro que suponía. Eso puede hacer gracia pero si tú vas en moto por esas carreteritas vecinales y a la salida de una curva te topas con uno te aseguro que no hace ninguna. Jaume Baucis es un actor del conocido grupo teatral La Cubana. Vive cerca de Cardedeu, una pequeña población de Barcelona. Una noche, a la una de la madrugada de hace tres años, volvía de actuar en una obra teatral dirigiéndose a su casa por una serpenteante carretera que lleva al pueblecito de Cánovas situado a los pies del Montseny. 
Sin tiempo a reaccionar, se encontró de frente con un enorme jabalí de unos 100 kilos estrellándose contra él. Quedó tirado en la carretera aunque pudo hacer una llamada telefónica de auxilio. Jaume hace tres años que no puede actuar por falta de la movilidad necesaria que se requiere para determinadas obras. ! Esa carretera es una de mis preferidas y la suelo hacer al menos una vez por semana¡. Clickad sobre este video impresionante porque esa, más o menos, es la situación que se encontró el pobre Baucis en su camino, pero con un bicho el doble de grande. Saliendo caminando de un parking rural al lado de la estación de tren - en realidad el convoy es como un metro metropolitano- de Las Planas, a los pies de Barcelona, una amiga mía que regenta un albergue ahí me dijo de repente cogiéndome del brazo y deteniéndome el paso. -¿Lo hueles? Ahora pasará por aquí. Huelen muy mal. ¡Y tanto que pasó¡. Una bestia renqueante se nos cruzó sin importarle un pimiento nuestra presencia y se perdió en el bosque. Desde Las Planas apenas hay una decena de kilómetros hasta la entrada de la ciudad, eso sí, por una carretera de curvas. 
Eran las 10 de la noche y como yo iba en moto me recomendó que tomara la autopista para regresar a casa. - Por la carretera y a esta hora, te los encuentras seguro. Tengo que decir que lo que me ha motivado a escribir esto es porque en el corto espacio de un par de días -será casualidad pero yo no lo había visto nunca- paseando un día con la Husqvarna por la ...¡carretera de Cánovas!...me encontré con este zorro con pinta reciente de haber sucumbido a un accidente y 48 horas después, en la zona de Matemale Font Romeu , en los Pirineos franceses y durante una excursión con la Burgman 650, a este precioso venado que acababa de atropellar un vehículo. Demasiadas casualidades o como me decía el dueño de un hotel en Alp, un pueblo de la Cerdanya ,"ahora a los animales ya no hay que ir a buscarlos con un guía a lo alto de las montañas. Hay tantos que bajan solos y los puedes encontrar a la vuelta de la esquina o de una curva. "La Coruña, Soria, León, Burgos y Orense son los lugares donde más sucede eso. 
Pero en Teruel e increíblemente en Catalunya, ahora también. Por eso aparecen, cuando aparecen, reseñas de accidentes graves como estos recientes en la prensa.

Un muerto y un herido grave al chocar su coche con un jabalí. El vehículo cayó por un desnivel en la N-234, a la altura de la localidad de Barbadillo del Mercado. Burgos. Efe .27/08/2015.


Un joven vigués muerto y cuatro heridos al chocar su coche con varios jabalíes en la A-52.  Ocurrió de madrugada, cuando los chicos regresaban a la ciudad olívica desde Ourense y se vieron sorprendidos por la manada. El fallecido, Javier Berridy Aguilar, tenía 24 años. El Faro de Vigo. 


Un jabalí provoca un accidente de tráfico con dos muertos y tres heridos en la N-330 a su paso por Requena. El animal provocó que uno de los vehículos diera un volantazo. Los fallecidos son un hombre y una mujer. 


Jueves, 15 de Agosto del 2013. El consorcio del parque natural de la sierra de Collserola deberá indemnizar con 1.030,29 euros más intereses por daños a un motorista que chocó contra un jabalí en la Via Favència, en el núcleo urbano de Barcelona. El Periódico de Catalunya. 

 ACCIDENTES CON ANIMALES: NUEVA LEY DE TRÁFICO 

Pues casi siempre el culpable ...eres tú, vaya, nosotros, ya que determina que el responsable es el conductor cuando haya un animal implicado sin importar las circunstancias del accidente. Hasta ahora eso sólo ocurría si se habían incumplido las normas de circulación. Aunque sí que hay una excepción y es que si el accidente ocurre debido a la celebración de una cacería el mismo día o en las posteriores 12 horas de la misma el responsable es el organizador de la misma. O sea que en la mayor parte de los casos si nos estampamos contra un jabalí y tenemos la suerte de contarlo, nadie - con esa excepción expresa- nos indemnizará de los daños físicos o mecánicos que podamos haber sufrido. Eso sí, tampoco nadie nos pedirá responsabilidades por la muerte del animal. Algo es algo.

PELIGRO. Cambia tu chip por las carreteras desconocidas

MEDIDAS QUE PODEMOS TOMAR ANTE UNA SITUACIÓN DE ESTE TIPO

 Los jabalíes encabezan el ranking de accidentes contra vehículos, seguidos de los perros y cerquita de ellos ...los corzos. Detrás viene una larga lista de animales que podéis consultar en el gráfico. Si circulamos por zonas que intuimos peligrosas, especialmente de noche, al amanecer o atardecer que es cuando más movimientos hay, tenemos que extremar las precauciones y aunque nos lo estemos pasando de narices en la moto con una conducción rápida y todo lo efectiva que quieras, lo mejor es bajar la velocidad y estar a la guay, ya que el susto, si lo hubiera, será menos. Hay que estar atentos en los contraluces,- te lo dice un fotógrafo- o cambios de iluminación acusados en las entradas en curva. 
Si os fijáis en el video, el piloto de la primera moto pasa de una zona clara a otra sombría perdiendo durante unas décimas de segundo la visión óptima de la carretera y ...del animal lo que aparece en ella. Es difícil saber si hubiera evitado la caída, probablemente no, pero circulando más lento el golpe presumiblemente hubiera sido menos traumático. 
En el caso de tener tiempo de actuar si vemos delante de nosotros uno de esos animales, lo mejor es tocar el claxon y estar atentos porque puede haber una manada o alguno más que crucen a continuación. También hay que tener en cuenta que los animales tienen movimientos impredecibles. Lo que parece claro es que si en marcha, a cierta velocidad en una recta de una zona boscosa, nos apercibimos de repente que en la vía hay un jabalí, perro, corzo o lo que sea y el impacto se presupone inevitable, activaremos si hay tiempo las luces cortas para que el animal no esté cegado y pueda tomar una salida, frenaremos lo que podamos - la torta puede ser de cuidado porque depende del volumen del jabalí es como chocar contra un muro- y en todo caso, dirigiríamos el vehículo ...contra él. 


(Axa Seguros)
Es una lógica recomendación para los coches porque siempre es mejor un impacto que destroce la plancha que intentar esquivar el bicho y estrellarnos contra un árbol o caernos por un barranco o que, por evitarlo, choquemos con otro vehículo que viene en dirección contraria. Pero... .¿y si vamos en moto?. Es un consejo difícil de dar pero si lo ves muy, muy negro, parece ser que hay que apuntar por el centro y que sea lo que Dios quiera. Pero si lo que está plantificado es una vaca o un caballo y te la vas a dar, reza lo que puedas, esquívalos y encara el bosque. En coche, los grandes animales entran por el parabrisas. Yo, por ejemplo, ya me estoy instalando una bocina con 6 trompetas. 
Lo que ocurre ...es que el ruido también los puede asustar. En fin. Salud y suerte. Y no digo al toro.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Gran artículo vivo en Barcelona y bajo muchas veces por la carretera de la Rabassada en moto y llevo mil ojos sobretodo al atardecer ya que hace un par de años atropelle un jabalí suerte que iba en coche tiemblo de pensar si hubiera sido con la moto...
Un abrazo
Juan Carlos

Toy folloso dijo...

A pesar de que la preocupante disminución de caza menor ha llevado a los cazadores a apuntarse a la mayor, la cabaña de jabalíes no deja de crecer. Un jabalí hembra, preñada, suele alumbrar a dos crías, mientras que una cerda común puede tener diez o más gorrinos. Por la razón que sea, se han cruzado las dos especies y los jabalíes bastardos tienen ahora familia numerosa.
Debo recorrer bastantes kilómetros en moto, de noche, al pie de Santa Pellàia y, antes que el casco, me pongo un Dodotis, de "jiñao" que voy....
Por otra parte, al trabajar de chapista, el atropello de jabalíes y algún que otro perro atravesando la calzada, es para nosotros un filón.

Anónimo dijo...

Una vez se cruzó en medio de mi camino una vaca a 40 km/h en una urbanización perfectamente iluminada.La horquilla de la Ossa Super Pioneer apenas se netró del golpe pero yo me fui al suelo y me quedé un rato con dificultades para respirar.Uf, suerte que iba acompañado de un amigo que también conducía moto.
Y otra vez andando por el arcén de una carretera me pasó casi rozando un bicho grande al que apenas ví y sí oi silbar al cruzar muy deprisa al cruzar la carretera, qué miedo.

Sergio Millan dijo...

Buenos días Jose Maria, hace años que mi conducción es preventiva.
Algún aue otro susto me hizo recapacitar y olvidar las "carreras"
Además, lo paso realmente mal cuando por desgracia he atropellado alguno. Y es que por mi profesión estoy todo el día en la carretera, soy camionero, y por mi pasión, soy un gran amante de los animales.
El mayor susto, aunque por suerte no hubo consecuencias, fue al lado de casa, en el pantano de Foix, entre Vilanova y l'Arboc, al adelantar a un coche y "disfrutar" de un par de curvas después, apareció una familia al completo de jabalíes. Frene en seco por el susto, pero claro, el coche no tuvo los mismos reflejos y no frenó tan en seco, con lo que me embistió por detras, por suerte a poca velocidad, peto suficiente para lanzarme hacia la susodicha familia.
Por suerte para mi, al caer ya habian salido corriendo casi todos, sólo el (supongo) padre de familia se quedó como vigilando. Desde luego para lo que pasó y lo que podria haber pasado.. puedo dar gracias.
Un saludo de un fan!

Anónimo dijo...

Acabo de leer la publicación y voy a compartir aquí lo que ha sido el susto mas grande de mi vida motera:

En verano de 2010 salimos de ruta mi mujer y yo en nuestra Honda CBF 1000 (Ahora tenemos una FJR 1300). Nos fuimos hacia Extremadura y Andalucía desde Madrid, total unos 1.500 Kilometros por carreteras moteras. El caso es que en la increíble carretera que va desde Navalmoral de la Mata a Guadalupe (por si alguno no la conoce: vistas espectaculares, curvas y buen firme), yendo a velocidad moderada y con los cinco sentidos en la moto se nos cruzó un ciervo grande, a la salida de una curva y a unos 25 metros por delante de la moto. Reduje velocidad y nos quedamos mirando los dos con la sonrisa boba.. ¡Que bonito! mientra desaparecía en la espesura.
Se nos congeló la sonrisa cuando al llegar a la altura del animal apareció un cervatillo (tamaño de un perro grande) delante de la moto. No pude hacer nada, afortunadamente no lo enganché con la rueda, se golpeó con el tope anticaida y con nuestras piernas. Por supuesto paré inmediatamente y dando gracias por estar de una pieza, solo pude recogerlo y sacarlo de la carretera, el pobre animal ya estaba muerto (cuello roto).
Nos quedamos medio cojos del golpe, pero lo peor fue nuestro ánimo. Nos dio mucha pena, habíamos matado a Bambi. Pasamos un día horrible.
Al día siguiente empezamos a pensar que habíamos tenido mucha suerte de salir del encontronazo sin habernos caído. Hoy tengo claro que podía haber sido un grave accidente también para nosotros. Desde entonces cada vez que veo la señal de peligro por animales, me hace tener especial precaución.
Cuando se lo conté a mi suegro (cazador) me dijo que cualquier cazador sabe que detrás de un ciervo siempre va otro. Lástima que no he ido de caza en mi vida. Seguro que no lo olvidaré jamás.

Ráfagas.

Gonzalo Gil dijo...

Buen artículo pero permíteme una corrección, no es un venado nombre que se suele dar al macho del ciervo, eso es un macho de corzo....

Edu Laguna dijo...

¡Vamos, JMA! Ya estamos esperando la siguiente entrada :-D

Edu Laguna dijo...

¡Vamos, JMA! Ya estamos esperando la siguiente entrada :-D