domingo, 9 de septiembre de 2012

BULTACO METRALLA 200 CONTRA HONDA CBR 250 R ABS

                        ¿EL COMPARATIVO IMPOSIBLE?


Cincuenta años las separan

 A principios de los años sesenta y en plena lucha por la supervivencia –el coche utilitario estaba entrando con fuerza en las familias españolas- , las marcas de motos con más prestigio se esforzaban en presentar modelos atractivos con los que poder ganar o al menos mantener las ventas y de paso contentar a su fiel clientela que en aquellos tiempos era muy marquista. Hacía tan solo muy pocos años que decenas de fabricantes minoritarios habían sucumbido a una fuerte crisis del sector.
Montesa ,tras un largo éxito de las series Brío en los 50, había desarrollado la Impala 175 y la presentaba en 1962 ; Ossa hacía lo propio con la 160 T -una moto con cierta inspiración inglesa tipo T 20 Cub- y Bultaco, que se había creado tan solo 3 años antes, revolucionó el mercado con la Tralla 101 .Era una  125 cc con 12.5 cv, y asombró al personal por sus cualidades deportivas ,y poco después y en un tiempo record puso en la calle la mítica Metralla 200 que en su primera serie alcanzaba una potencia de 20 cv a 7000 rpm.
Era una moto de líneas muy perfiladas y con un punto de agresividad mayor que la realizada por su competencia directa, la Impala, una máquina mucho más educada y “fina de modales”. De hecho y es curioso - lo explico en algún capítulo de este blog- a lo largo de la dilatada vida de estos dos modelos, sus poseedores al menos en Barcelona que era donde nacieron las dos fabricas, se dividieron en dos grupos naturales: el personal más pijito se decantaba por las bonitas Impalas y  los más quemados y otras faunas, por las Metrallas (naturalmente con las honrosas excepciones).


Bultaco Metralla 200 1962

Lo mismito que ocurría en esa misma época y justo en 1962  con los que se posicionaban a favor de…ooooohhh yeeee yeeeee yeeeeeeeee yeee yeee…los finolis Beatles –los míos- y los que lo hacían a favor de los de …SAA-TTISSS-FEECCC-SIONN…los duros Rollings .Ya te puedes imaginar qué moto de entre esas dos hubiera escogido, llegado el caso, Paul Mc Cartney y Mick Jagger .  
Así que el prototipo de  “metrallero”- lo digo exagerando hooombre,… pero no mucho- era un tipo que cuando llegaba a un semáforo en rojo su máxima obligación era la de provocar a los presentes roscando el gas intermitentemente pero a medidos intervalos, para ver quién era el guapito que engranaba la primera marcha antes que lo decidiera él. En esa época la gente no llevaba casco por la calle, pero Don Paco Bultó que era un señor culto, muy alto, apasionado de las motos y creador de las Bultaco puso de moda entre los bultaqueros la gorrita plana inglesa  y aunque a él le quedaba de cine, a algunos como a “Manolo el metralla” le caía como un guantazo a un padre o para que lo entiendas mejor, como un Paquirrín con tocado de tortilla de papas en el coco.

Aquella moto fue la precursora de otras que le siguieron como la muy valorada en su día y en la actualidad Metralla MK2 de 250 cc , cinco marchas y 27 cv que apareció en 1966 ,también junto a la Impala 250 de 26 cv (4 y 5  velocidades).La historia de Bultaco en competición es casi inacabable y las versiones de las puras de carreras como las TSS tuvieron mucho que ver en ello, sin olvidarnos de que la marca estuvo presente en prácticamente todas las modalidades motorísticas con un currículo de títulos mundiales impresionante.


AHORA HACE…!50 AÑOS!

Las matemáticas no fallan y esos son los números. La Metralla 200 nació tal año como hoy y fue muy apreciada por los pilotos privados de la época porque era además una buena base para trucar  los motores y  ganarles algún caballito de más. Los integrantes del club Lambretta – yo era uno de ellos -mejorábamos nuestras scooters de 150 cc instalando el pistón de 200 cc de aquella Bultaco porque encajaba perfectamente.
El homenaje se lo ha ganado sobradamente y por eso se me ocurrió hacer esta comparativa tan especial contra una moto monocilíndrica actual que reuniera toda la tecnología del año 2012. Aunque lo de comparativa, comparativa…es un decir porque más que eso es una bocanada de sensaciones del presente contra el pasado.

Yo tengo un blog y explico mis vivencias personales y digo, cuando sale a cuento, que corrí las 24 horas de Montjuich del 68 ,acabé décimo , quinto del campeonato de España de resistencia -y encima sobre una Bultaco Metralla 250  o que gané una carrera con una Montesa Impala 250 en el 67 , cierto ,pero eso no quiere decir que sea el Lorenzo de la época porque lo que ocurre es que muchos pilotos de entonces con una gran trayectoria…no tienen blog y no pueden explicar nada de su rico historial excepto a sus nietos, cosa que yo no tengo. Mi respeto para ellos, y solo contando a una mínima parte de los que corrieron con  Bultaco en la década de los sesenta  especialmente para  Ginger Molley ,Tommy Roob, Barry Sheene, Paco Gonzalez, Ramón Torras, Pedro Alvarez, Juanjo Rodes, Marcelo Cama, Salvador Cañellas, Min Grau, José Medrano, Ramiro Blanco, mi hermano Jaime y muchos más.


Honda CBR 250 R


TALLERES ROMERO,UN TALLER DE AQUÍ TE ESPERO

Los Romero son una institución en el mundo de Bultaco .Junto con su hermano Pedro y su hijo Enrique , Jesús tiene en San Adrián del Besós una tienda especializada de la marca desde hace 29 años – tel 933814051- donde montan y reconstruyen TSS de carreras , Lobitos, Fronteras, Trallas y Metrallas y lo que haga falta, dominando las interioridades y secretos más recónditos de los motores de la marca del dedo rampante. La vista desde su taller es para él de lo mas nostálgica ya que donde ahora hay un parque antes estaba la fábrica Bultaco a tan solo 400 metros de su tienda y donde trabajó desde sus inicios hasta 1971.Jesús se ha traído desde los EEUU más de 100 Bultacos – se vendieron muchas en América-a lo largo de los últimos años para restáuralas y venderlas a coleccionistas. También tiene desde hace años la moto que buscaba para esta prueba…una Metralla plateada del 62.

EN BUSCA DE SPARRING PARA LA METRALLA

Encontrar una 250 monocilíndrica entre las modernas motos no resulta tarea difícil en principio –Daelim tiene una pero hay problemas para localizar una unidad y Yamaha dispone de una naked- pero la elegida tenía que ser una turismo sport brillante como lo fue esta Metralla 200 en su día. Y la preciosa Honda CBR 250 R encajaba perfectamente en el perfil.
Cuando apareció hace -¿un par de años?- me enamoró totalmente. Al lado de las motos que suelo tener grandes y lógicamente pesadas, me apetecía subirme en una 250 -¡esa cilindrada era la nuestra y nos marcó mucho en la década 60-70!-para volver a saborear la conducción intuitiva, fácil y divertida especialmente jugando con el cambio de marchas. Y ahora tenía la ocasión que ni pintada.

Un responsable del departamento de pruebas de Honda se quedó algo trasvasado cuando le pedí la pequeña CBR 250 para medirla…con una Bultaco de 50 años. Y algo más cuando le insinué con cara seria pero mirando hacia otro lado, si podría hacer uso de la pista de pruebas que Honda tiene dentro de la fábrica para testar ambas motos. Total, pensé, si el circuito de Suzuka es de Honda y se celebran competiciones ¿por qué no va a poder estar una vieja Bultaco en la pista de la sede de Barcelona?
No fue posible y supongo que tiene que ver con que…Honda en España es también…!Montesa Honda!. Tiene una cierta lógica desde ese punto de vista, pero no me digáis que no es bonito que la valoración a mi petición siendo seguramente la correcta, afecte en este caso a una marca ¡que desapareció hace 30 años! !Ese es su último triunfo, eso sí póstumo ,de una Bultaco deportiva de carretera!


Mi hermano Jaime 2º en las 24 horas de 1973 con la Bultaco 360

LA HONDA CBR 250 R

Cuando pusimos juntas las dos motos fue como si, en la presentación por el árbitro de los contendientes  de un combate de boxeo, fueran a darse leña un peso mosca y un peso Walter o medio. Las diferencias en este aspecto  y las dimensiones de ambas son tan notables que la CBR parece como mínimo una moto de medio litro – de frente pasa por una 600 cc - y la Bultaco, un ciclomotor de 50 cc  actual que, por ej, comparándola con una Yamaha TZR de 49 cc , pesa 17 kilos menos que esta. La Metralla se queda en…!97 kilos!, y  la de su “oponente” en esta prueba ,la Honda ,en 165 kilos contando el ABS.
La potencia de la CBR tiene su techo en 26,3 cv a 8.500 rpm y la Metralla 20 cv a 7000 rpm. ( varía algo en diferentes documentaciones). Cambio de seis marchas para la fina japo y de 4 para la preciosa Metralla. (cinco en la MK 2 de 1966 con 27 cv a 7500 rpm). Disco de freno delantero de 296 con pinza 3 pistones y disco 220 con pinza 1 pistón para la Honda y precioso tambor delantero ventilado de 160 mm,-un freno que solo se empleaba para las motos de competición -y de tambor  para la rueda trasera. Costaba 26.500 pesetas, unos…!160 euros!, ¡lo mismo que ganaba un maestro en 1960 al año!

Esta japonesa de dos y medio –fabricada en Tailandia- lleva neumáticos de 100-70-17” y 140-70-17”( una moderna Bonneville de 900 cc monta 130 atrás). Las llantas de la española son de 18” y sus gomas…de que te mueres de la risa, unos 2.75 delante y detrás. Pero es que esa medida era la habitual en las motos de 125, 175 y 250 de entonces. !La cantidad incontable de pilotos que compitieron en miles de carreras y que se la jugaron encima de estas grandotas “arandelas”de goma!Y ya no digamos las 50 de GP aquellos años que rodaban sobre neumáticos más estrechos que la mayoría de las bicis de MB. No hay que explicar qué moto lleva inyección PGM-FI .La otra,un carburador Mikuni con filtro tipo paella que entonces impresionaba mucho.
Jesús nos decía que va mucho más fino que el original Amal que se montaba en la moto. También me confesó que el embrague de su eterna rival, la Montesa, era mejor, superaba al de  la Bultaco ya que en la Impala iba por engranajes y en la Metralla por cadena primaria.


Diferentes estilos, diferentes tamaños.

¡HALA.TODOS A LA CALLE! O EL CABREO DE DON PACO

Visto lo visto me imagino en 1962 una escena de ciencia ficción cuando el Sr Bultó  abre la puerta del departamento de prototipos, y los responsables del mismo -uniformados siempre con  bata blanca y eso era verdad - le enseñan la última y revolucionaria creación. Una copia de esta CBR 250 a medio montar sobre un banco de trabajo.

Lo  primero que le ocurriría al insigne inventor es que le comenzaría a levitar sobre su cabeza su gorra inglesa a cuadros, al tiempo que le se iría inflando su elegante y prominente nariz mientras su ojo izquierdo iniciaría una descompensación continua en forma de parpadeos rítmicos y descontrolados. Lo que pasaría inmediatamente después es que cazando su protector capilar al vuelo, los echaría a todos a gorrazos de aquel santuario, que era el suyo.
-“…una moto que pesa como dos, de ¡cuatro tiempos! , con ruedas  de camioneta y enorme como un camión.!Los echo a todos!,…”se diría muy cabreado mientras dejaba atrás el barracón de los inventos y eso que en muchos diseños y soluciones tecnológicas se adelantó a su tiempo.
Situadas frente a frente, efectivamente y como veis en la foto , la Honda por tamaño se yergue como protagonista principal ,pero gracias a  las líneas fluidas de la Bultaco, muy avanzadas a su época –la Impala aguantó muchos años también en ese sentido-, no desmerece para nada y hasta podría ser una réplica actual moderna de aquel modelo del 62. Agrandándola de aquí y de allá un poco más mejoraría, sin duda.
Porque si decía que se ve pequeña, cuando te subes encima piensas que, o éramos todos enanos antes o ahora somos jugadores de la NBA !Madre mía qué juguete!
Pero las Ossas, y Montesas, Mymsas,y Ducatis,y Derbis , y todas las demás , eran de ese tallaje.

La Honda parece una 500 cc

 BULTACO METRALLA 62, ¡ACCIÓN!

Inconscientemente fui a buscar el botón de arranque y tardé al menos tres segundos en sonreír. Ya no me acordaba de la Metralla con la que corrí las 24 horas y que al repostar había que empujarla o pegarle una fuerte patada al pedal de arranque. Eso hice- coñi, tenía buena compresión-y al momento el escape emitió un sonido muy familiar. Como de pariente o amigo que no has visto en muchísimos años y lo encuentras igual.
Al acelerar en vacío se mezclan unas notables vibraciones del motor aderezadas con un fuerte ruido de admisión y aumentadas por las propias del escape. Pero ese… bangggggg, bannnngggggg…baannnngggggggggggg…tan característico de los motores de dos tiempos ,te hace recuperar de inmediato tus 20  años más velozmente que si viajaras en la máquina del tiempo. Y además y de momento la máquina del tiempo no existe.
Pones la primera y …ayyayaayy… la maneta de la que se supone que ha de tirar del  embrague te indica que si quieres arroz ,te lo vas a tener que ganar, porque realmente es dura, dura. No la recordaba tan indomable. ¿Cómo pudimos dar con mi compañero Castellví 578 vueltas a Montjuich en el 68 apretando cada  4 , 5 o 10 segundos aquella cosa?.( Jesús rápidamente y al quite me dijo que le iba a instalar un mando hidráulico en breve)
Ya en marcha y estirando la primera, se percibe un cierto ahogamiento tontorrón -debía ir grasa o gorda de gasolina- que al colocar la segunda y tercera mejoraba al entrar en buen terreno de su par sintiendo el motor ya más lleno, pero eso sí, siempre acompañado de un ruido metálico-un poco jaula de grillos- proveniente de la mecánica,  en realidad creo que más debida a la  transmisión.

Mi amigo Joan disfrutando con la Bultaco Metralla y además en  blanco y negro. 

Al encontrarnos ya embalados a cierta velocidad, como digo con gran acompañamiento musical, engrané la cuarta (esa es la directa) y fue en ese momento cuando por arte de magia desaparecieron todos los ruidos  encontrándome rodando a unos 110kmts - 120kmts, muy agradablemente.  Frenar, frena bien como lo hacía hace muchos años y en eso también era de las mejores, si no la mejor. Que más quieres, es suficiente para retener el más que liviano  peso de la moto. Ahora,… yo no sé lo que pesas tú. La versión de cinco marchas y 27 caballos de 1966 alcanzaba los 160 kmts hora. Esta podría rondar los 145 kph de verdad, pero muy ,muy ajustadita.
Si quieres prueba esto: coge un papel y un boli  tipo Bic, punta normalita. Dibuja un ocho. ¿ves cómo se desliza suavemente el trazo, cómo es posible rectificar el mismo en cualquier momento y por eso has de ir con fino cuidado para que el ocho te salga redondo? Pues esa es la sensación que te da en las curvas la Metralla con sus  delgados neumáticos. Te lo pone fácil, entra en la curva sola, pero has de mantener la atención.

LA OTRA JOYITA

Sí lo es. Es bella aunque algo maciza, y muy, pero que muy bien acabada,- ¿qué?, ¿qué pasa con Tailandia?- con un peso pluma eso sí de…2012, divertida, con un motor de cuatro tiempos que es un mechero, que cuesta 4499 euros con ABS –ver promociones-y que corre mucho. No sé cuánto pero cruceros de 125-135kmh los veo posibles.
Esa sería mi moto….mmmm…si tuviera cuatro. O sería a lo mejor la tuya si te encantaran las motos y si no te hiciera absolutamente falta un scooter. O si tuviera el A2 para empezar como moto escuela. Porque para uno es más que suficiente, te da un plus de diversión y tiene un mantenimiento y gasto exiguo.
Me gusta, me gusta, y no para hacer carreras con otros sino para hacerlas contra mí mismo, disfrutando en una carretera de curvas y enlazando generales, pilotando con cambios seguidos y cómodamente. Tampoco renunciaría a los viajecitos de cierta distancia. Y la tendría, si pudiera, en lugar de la mesita de noche, al lado de la cama. ¿Qué te parece la presentación?


La Bultaco llevaba el escudo de la ciudad de Barcelona 

Al  sentarte encima crees estar haciéndolo en una 600. La posición es muy correcta, apoyando peso delante pero con las manos bien situadas y el cuerpo algo erguido. Las piernas quedan recogidas pero no muy forzadas. Aquí sí que hay botón de arranque y el motor cobra vida suaaaaavveeeeeemente, quizás demasiado .El embrague-¡Dios mío de mi corazón!-no tiene nada que ver con la tranca para hombres duros de la Metralla. Es tan exquisito que resulta insultante. Lo mismo referente al cambio y sus vibraciones (sin comprobar a altas velocidades pero apunta lo mismo ).
Es que yo ya  obviaría  las referencias a la dulzura ,ergonomía, cambio, y embrague cuando nos referimos a los modelos de la marca del ala dorada ,porque rozan la perfección .Con decir que es una Honda, asunto acabado y no perdamos más tiempo.
Otra cosa es que  la marca –es una opinión personal, eh- tiene fallos en planificación y estudio de mercados y a veces en diseños, que ponen a muchos la cara del Sr Bultó cuando le presentaron virtualmente hace 50 años en un banco el esqueleto de la CBR 250 . Ahora esa moto es  magnífica, pero encima de aquel banco en aquella época “no tocaba”.   Por eso pienso que a  veces aparecen modelos que encajarían a lo mejor dentro de unos cuantos años más. (No me hagáis la broma fácil de que hubiera pasado si de “verdad” hubiera existido entonces esa CBR y no en el cuento virtual. Lo sabemos todos)

Bien aposentado encima de ella estiras las marchas y todo desprende suavidad. Pero cuando digo que las estiras es que ese motorcito sube y sube que da gusto y hasta le cambia el sonido que hasta ese momento-sobre las 4000 rpm- era muy discreto convirtiéndolo a partir de ahí,en un tono deportivo que encrespa agradablemente al que la conduce.A Ricardo Fargas le hubiera encantado.

Entras en una curva y… ¿tenéis el papel y el boli? Cambiad el bolígrafo por un rotulador  de esos permanentes tipos lengüeta ancha de un par de centímetros y dibujad otro ocho. Ahora el trazo es amplio y su apoyo más seguro pero  algo más lento si  quieres cambiar de dirección rápidamente  enderezando el  trazo. Esa es la sensación en curva de la CBR 250.El boli de Bic es mejor en eso, como las ruedas de la Metralla.
Frenos de primer orden, casi de carreras, y una suspensión bastante rígida teniendo en cuenta que su recorrido no es de los más cortos. Aquí sí que el asiento de la Bultaco es mucho más cómodo y por supuesto mejor para dos personas que el de esta Honda pero queda compensado en lo malo, porque sus suspensiones son de kart. Lo que canta más a mi entender en la Hondita es ese supermegáfono “atencióncompañerosmaniplazaespañaalassiete”. O sea, me refiero al escape que es grande y feucho.

Los hermanos Romero con un invento.

LA HORA DE LA VERDAD

Mi curiosidad en el fondo residía desde que me planteé esta “comparativa imposible…o no” en comprobar y medir las prestaciones de las dos motos. Un mundo pasado contra otro presente.   Suelo llevar conduciendo la moto un reloj Casio de esos de 20 euros que no molesta en la muñeca y que además tiene cronómetro.Suficiente para la labor encomendada.
Así que el momento más anhelado de la sesión consistía en cronometrar dos intentos de aceleración en salida parada  –tampoco me pidas cuánto medía el tramo exactamente, pero supongo que estaría sobre los 300 y algo metros- aunque como dato técnico a añadir para los puristas ,(datos de un iPhone) es que hacía un calor sofocante de 32 grados con humedad del 63%, y ya sabéis que eso influye en la toma de datos. Sudas mucho.

Al movimiento muy visual de una camiseta agitada con frenesí por Jesús desde la línea de meta, su hijo Enrique-piloto de clásicas-inició la primera salida a bordo de la Metralla 200 en medio de ruidosas  revoluciones y quejidos del embrague hasta poder engranar una tras otra la tercera marcha de las cuatro que lleva la Bultaco. El Casio clavó digitalmente la cifra de 12” 46 s. En el segundo intento y tras retocar no sé qué del aire, Enrique, agachado literalmente sobre el largo y plateado depósito del buen producto de la compañía Cemoto pisó la línea virtual de llegada transcurridos exactamente 11”71s.
Tocó inmediatamente  el turno a la  representante de las motos modernas, la Honda. Al contrario de la Bultaco, la CBR arrancó sin titubeos acompañada de un sonido grave que se rompía tan solo con un gruñido rabioso  cuando llegaba al último tercio de sus revoluciones. Enrique voló sobre el asfalto dejando una marca de…11”.30s. En la siguiente y última pasada, siempre en cuarta marcha, cerró el cronómetro en 11”,17s.

La CBR 250 R venció pero…!no está nada mal!, ¡qué digo!, ¡es superextraordinario que la vieja pero laureada Bultaco con medio siglo a sus espaldas, con dos marchas menos y un cubicaje de solo 200cc quedase a nada,  de la vencedora. Si la prueba se hubiera hecho con la MKII de 250cc, cinco marchas y 27cv se hubiera llevado el laurel seguro y con margen.
Pero eso tiene truco, si existiera esa Bultaco moderna hoy en día,¿Te crees que Honda dejaría que le ganasen tan fácilmente? Y un pepino colorao.
Al devolver la CBR ya saliendo de la fábrica, Jesús me dijo:
-Sabes…Honda estuvo a punto de quedarse Bultaco cuando la fábrica ya estaba tocada. Había un problema fundamental que frenó la operación: De los 525 trabajadores que había en 1978 tenían que quedar 180.De haberse realizado la operación, ahora sería: Bultaco-Honda.
¿Fue así? En todo caso sí que hay una cosa que unen a estas dos unidades que probé: Las dos montan neumáticos chinos. La vida.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Fantástica prueba, como disfruto leyéndote las anécdotas del nuestro reciente pasado, este blog se está convirtiendo en la biblia del motorista.
Gracias y Felicidades, no lo abandones, supongo que somos muchos que te seguimos fielmente con la esperanza de que publiques lo más continuamente posible.
Saludos,
JV

Mariano González dijo...

Eres la pera, José María!!!!, me parece una comparativa genial que a nadie se le hubiese ocurrido, he disfrutado esta entrada del blog, saludos!
Mariano.

Anónimo dijo...

Felicidades José María, otra prueba fantática.Me has hecho recordar el nervio de mi Ossa SuperPioneer 250 de finales de los 70.tenía apenas 23 cv,sus siempre fáciles levantadas de rueda en 1ª y 2ª,sus largas derrapadas en caminos,sus rebotones amortiguadores,sus consumos de 9 litros y sus grandes vibraciones que rompían todos los anclajes del enorme tubo de escape.
También me acuerdo mucho y para bien de una Bultaco Alpina 250 de 1976,su fiabilidad y magnífica calidad de fabricación, con su ancho manillar hacías lo que querías con aquella moto.Lástima haberla vendido.
Si os gustan las clásicas hay un estupendo Museo de la Moto en el pueblo de Hervás,seguro que os encanta.
Voy a buscar tiempo para restaurar una Lambretta 125 del 62 que ha llegado a mis manos....
Saludos

Anónimo dijo...

Fenomenal artículo, Jose María, he disfutado un montón leyéndolo. Tengo algo intermedio entre estas dos motos, una RD 350 del 87. Te cae un poco lejos (Guipuzcoa), pero si pasas por estos lares la tienes a tu disposición. Un saludo, a la espera ya del próximo artículo. Ernesto.

Toy folloso dijo...

Yo también he imaginado algo intermedio, un "morphing" entre las dos, y me sale una...
...!Ducati 24 horas¡.

Neticola dijo...

Un ariculo fantastico,...como siempre. Da gusto leerte Jose María.

Fernando P dijo...

Muy buena comparativa, sobre todo por lo imaginativo. Son este tipo de ideas las que echo en falta en las revistas de motos actuales. Me recuerda al programa de TV dedicado a los coches Top Gear, esos tíos también derrochan un montón de imaginación. Un 10 José María

Anónimo dijo...

Fenomenal artículo, pero...... Por qué no utilizaste una mkll para la prueba? Hubiera sido mucho más justo y seguro que los Romero tienen más de una disponible




Jose Maria Alguersuari dijo...

Porque por encima de cifras el motivo importante de la prueba era recordar el cincuentenario de la salida de la primera Metralla.Esta 200 apareció en 1962 y la fantástica MK2, cuatro años después,en el 66. Ráfagas.

antonio salas "Bene" dijo...

una maravilla señor alguersuari.poseo varias motos,pero cuando quiero sensaciones y quemadas de las que una vez metidos te arrepientes y piensas "que pinto yo en este fregao....uuuiii...uuiiii..me paso me paso...no lllegoo no llegoooo....ufffft ya no lo hago mas!!!!".....lo hago con mi Bultaco Metralla Mk2. asique el proximo pique me apunto...con Castrol of course

peewee dijo...

Hoy he descubierto tu Blog, y no tengo nada mas que decir que...Felicidades!, estupenda comparativa, ahora me pregunto si serias capaz de transmitir esta misma pasión a los periodistas de hoy en día, Estoy seguro la revista SOLO MOTO ganaría muchos adeptos.
Hoy has ganado un seguidor.

Donkey Motorbikes dijo...

He disfrutado como un niño pequeño con la comparativa.

Mi más sincera enhorabuena!!

Silas Ginn dijo...

WOW what an awesome specimen of Bultaco! I love the pic of the Endurance racer, with the bigger 4ls racing drum etc. Now that's one thing the CBR will never have, is the COOL FACTOR which the Bultaco has in spades.

Alas, I doubt I'll ever find one 'round these parts. But I'll tell you what - IF I ever find a 400cc-ish Japanese "too-smoke" dirt-bike from the '70s, say ... a PE400 or IT400, anything with a big air-cooled head all covered in fins, I'd love to rebuild it as some type of "pseudo-replica", in the general vein of the Bultaco Metralla racers, or as close to it as can be mustered with the weird dirt-bike frames & their monoshock rear suspension etc.

There's really nothing cooler in the too-smoke world, IMHO. (Though I'm also very fond of my FOUR-stroke bikes as well, such as my DOHC-4 Honda "CB900K0 Bol Bomber", my Daughter's "KZ440LOL", & a few others besides.)

If there's anything lacking in the new small-bore CBR's right now, it's that they don't pay homage to their vintage roots. They might do well to stick some wire-spoke rims on the things, a nice bubble fairing, etc. Not quite the same thing, but it'd be a good start!

-Sigh.