miércoles, 5 de agosto de 2020

VIAJE AL NORTE EN LA HONDA CROSSRUNNER 800



Asturias, Cantabria y País Vasco una delícia para recorrer en verano
En el post anterior mostraba unas maletas que había encontrado por internet para mi Honda Crossrunner. No se suelen hacer muchas pruebas de valijas o alforjas de moto porque se supone que todas cumplen su cometido que es el de transportar las cosas que llevas contigo en un viaje. Pero estas “eran especiales”. Son estrechas, caben 25 litros, van fijas y además solo me han costado 111 €. El par. También me despedía en el artículo con la idea de irme de viaje a Asturias. Ya lo he hecho, pero antes de explicarlo dejarme que incida en el tema de las maletas. Que me han ido muy bien.
Queda claro que si viajamos acompañados necesitamos bastante espacio, pero cuando nos trasladamos solos ¿realmente necesitamos tanta parafernalia “maletera”?
Decía en el post que, habiendo tenido bastantes motos con las que he viajado lo largo de mi vida, al final me he vuelto minimalista -o a lo mejor lógico- en lo que respecta al tamaño de las maletas. Los motivos son de orden práctico, dinámico y estético.

Aquí no hay Coronavirus

Las maletas Shad o Givi standart de 35 litros sobresalen mucho de la moto y las originales previstas que tiene Honda para mi VFR X son muy voluminosas y grandes y cuestan unos 900 €. Si dejas instaladas este tipo de valijas en la moto en la calle al llegar, por ejemplo, a un hotel corren el peligro de que los amigos de lo ajeno “se interesen” demasiado en saber si dentro de ellas llevan casco o no y claro, para cerciorarse suelen acabar alguna vez metiendo mano. La rotura de las cerraduras de Honda son un problema además de, por la mala leche que se te queda, porque son caras y complicadas de conseguir.

Camino de Treviño
Unas maletas voluminosas -hay excepciones como las integradas de la Panaeuropean o Deauville- inciden en el flujo aerodinámico a cierta velocidad y sobre todo hacen a a moto torpe -te quedas clavado en un atasco- y muy poco ágil serpenteando ante el tráfico.
A alta velocidad surgen meneos nada simpáticos. Hay otro elemento...que no se suele tener en cuenta: Cuanto más grandes sean, más cosas caben- cosa que en un principio en la tienda nos alegra un montón- pero no hay que olvidar que una vez instaladas convertiremos la moto en un armario de verdad- sumando también el top-case- por el peso total de las maletas, los herrajes y lo que llevamos dentro. Y luego, mueve la moto en parado.
Comillas en Cantabria

Recuerdo el regreso de un viaje que hice con mi mujer a la Toscana en una VStrom cargada hasta los topes. Fue muy placentero... porque antes de partir de Italia para casa metimos todo lo que llevaba en las maletas y el top case -dejamos lo imprescindible- en una caja grande de una oficina de Correos de un pueblecito para que nos lo enviaran a casa, cosa que ocurrió a los 3 días de llegar nosotros. Costó unos 30 € y santas pascuas. Aquella moto se tragaba las autopistas a 150 y aligerada no se movía un pelo.
Tengo que decir que Shad y Givi disponen de unas maletas de 23 litros, como digo, un concepto que entra en mis preferencias. Pero el peso de esas maletas compradas por internet baratísimas es mínimo: 1.5kilos por maleta. En una le puse una bolsa rectangular de nylon que cabía ajustada donde llevaba dos pantalones, un jersey de lana- iba al norte-, tres camisetas, dos polos, ropa interior para cuatro días, un neceser completo y una bolsita repleta de diversos cachivaches además de sobres de Nescafé, poleo menta, azúcar minicubiertos y un tubo de resistencia que enchufado calienta líquidos (para el primer desayuno).
Entre Parres y Arriondas
En la otra llevaba un anorak fino de nylon, una mochila plegable, un jersey con el logo
de Norton que me acompaña desde hace 30 años, unos zapatos náuticos y un chaleco especial que se moja, se escurre y circulando te deja el cuerpo a 10 grados menos de temperatura ambiente- en BMW lo puedes encontrar-. (Se lleva debajo de la chaqueta con protecciones perforada).
En el top case, aparte de un par de guantes extra y una cazadora fina llevaba ...miles de cosas empezando por comida, tres mini botellines de agua, herramientas, comprobador de presión, mini mochila, calcetines de lana (prácticos ante una remojada imprevista), trapos, etc, etc...
Bajando por el parque natural de Redes
Todo bien cerrado y bajo llave a diferencia de unas alforjas.
La bolsa sobredepósito es fundamental y su interior aloja el Tom Tom, la bolsa de documentación personal, monedero, pequeña cámara de fotos (la verdad es que hice servir el móvil), un arrancador instantáneo de batería y cargador a la vez de lo que sea, botellín de agua, gafas extras de recambio, pañuelos y...mascarillas, juego de llaves Allen, brazalete porta móvil por si falla el navegador y algunas cosas más.
En esta ocasión me hice con una bolsa rulo con capacidad de 30 litros comprada en Decathlon que plegada ocupa ...como un librito fino pequeño. Es una buena idea por lo versátil que resulta ya que montada detrás del asiento llevaba dentro ...una de las dos chaquetas con protecciones con las que viajaba y que abultan lo suyo: la Dainese de cordura de invierno (nunca sabes si lloverá) o, dependiendo del tiempo, otra agujereada de verano también con protecciones. No solo cabía eso sino también los propios pantalones de moto con protecciones y hasta los zapatos. Una buena idea de menos de 10 €. Al llegar a un pueblo para visitarlo, le dejaba la bolsa al bar de turno. ¡Ah! bajo el asiento de la Crossrunner, siempre va un pantalón de agua y un chubasquero.
5 horas de moto...sin mascarilla!

La mejor manera de hacer frente al Coronavirus es viajar en moto. En la carretera ni está ni se le espera. Y encima te pegas una panzada de kilómetros sin mascarilla, por eso me apetecía este viaje a Asturias, Santander y País Vasco y porque allí, en Gijón, tengo a mi amigo Ismael que es bombero y muy motorista. De tomo y lomo, el tío.
La primera etapa la hice desde Barcelona hasta Lizarra -Estella- donde dormí en el hotel Chapitel. Un buen hotel moderno situado en la parte antigua, con muy buen trato y protocolo anti COVID de primer orden.
La etapa siguiente fue de cine ya que tomé una carreterita saliendo de Lizarra con dirección a Cabredo, Treviño y Miranda de Ebro. De allí a Santander por el puerto del Escudo, una carretera histórica muy bonita pero muy poco concurrida en la actualidad.
En Arriondas hice noche en el Hotel del Chicu donde nos dimos unos codazos con las amigas Cristina y Valentina, las responsables del establecimiento. Protocolo anticovid perfecto. Allí me esperaba Ismael y tras unas rutas por la zona nos desplazamos a Gijón. Caminata obligada por el paseo y comer...en El Planeta del puerto. (Sobre 25 €)
La siguiente jornada fue motorísticamente intensa. No sé por dónde me metió Ismael, pero al cabo de varias horas estábamos en lo alto de Riaño habiendo ascendido por sierras, macizos y cordilleras pasando por los parques naturales de Redes y Ponga, tocando los Picos de Europa.
Con una bajada impresionante de curvas hasta Pola de Lena aparecimos en Gijón a las 10 de la noche. El viernes 24 de Julio, más moto, subiendo al alto del Fitu, cerca de Arriondas.
Playas de Villaviciosa

Nos despedimos en Cantabria y me dirigí a Cubas (Santander) donde me esperaba mi mujer y unos amigos. Recomiendo un pequeño hotel familiar “Posada Río Cubas” (misma atención sobre la higiene anticovid), muy simpático y en medio de prados con ovejitas. Y cabritas. Si vais por ahí darle recuerdos al propietario Antonio y a su hija, de parte del “Nen de les fotos”. Ellos ya sabrán.
Hacer excursiones tranquilas por Santander tampoco es moco de pavo y así lo hicimos. La moto sirve para eso y lo hace muy bien. En San Sebastián te recomiendo el Hotel Avenida, que está al principio de la subida al monte Igueldo. Instalaciones modernas y con parking propio, un puntazo que no tiene precio en la ciudad de San Sebastián.
Fuimos a Irún a saludar a Marina y Unai, los propietarios de Boxes Norte, concesionario de Royal Enfield y después la Crossrunner 800 nos llevó a mi mujer y a mí por unas carreteritas increíbles por la zona de Astigarraga donde te rodean decenas de miles de manzanos. Y si hay manzanos ...hay sidrerías y de eso está llena la zona.
Entramos en una a través de una casi pista forestal asfaltada. Ponía en un rótulo: Mendizábal. Este blog es de motos, no de gastronomía, pero...joder ahí se come muy bien.
Guetaria
En Astigarraga con Donostia al fondo

El que os escribe y Carmen, mi mujer, en la zona interior de Irún.


Ismael deleitándose con la finura de la Honda Crossrunner 800
Para mitigar el calor del motor en los pies durante las etapas con altas
temperaturas cubrí con hojas de plástico los bajos y coloqué este “invento”,
-efectivamente chapucero -que consistió en colocar un
embudo de bazar chino adosado a un tubo .
La cosa funcionó porque el aire directo me refrescaba el pie izquierdo,
el lado más calentito de la Crossrunner.

Dos días después y para evitar los calores salí de San Sebastián a la 7 de la mañana en punto, pasé Pamplona a 17 grados, Huesca a 25, Lérida a 31, Igualada a 36, temperatura que no me dejó hasta llegar a casa. Menos mal que llevaba el chaleco húmedo especial debajo de la chaqueta ventilada de moto. Al menos no me desintegré. Salud.

POSTS RELACIONADOS :





8 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena entrada José Maria, muy apropiada y estimulante para estos días, das envidia de la sana.
Sigue así, animandonos y facilitándonos itinerarios tan sugerentes como los que siempre nos expones.
Por cierto estoy contigo al 100% en cuanto el tema de las maletas para viajar.
Saludos y buen verano para todos.

Fdo.

Anónimo dijo...

Una pena no haber podido saludas en Donosti! Buen viaje!

Anónimo dijo...

Muchas gracias José María por tu siemore interesante blog.
Sí que es verdad que muchas veces menos es más en muchas áreas de la vida.
En mi X-MAX 400 cabe de todo, y acabo llevando demasiado...
Estoy considerando cambiarme a una Honda Rebel 500, que con unas pequeñas maletas flexibles de nylon puede resolver la papeleta en algún viaje de 2/3 días, y sí no un rulo.
Y para el resto de los días viva la ligereza y llegar muy bien al suelo, sirve para casi lo mismo que una Sportster 883, a mitad de precio oiga je je

Ent dijo...

Qué buen viaje y que sana envidia! Aquí hay una moto similar en venta del 2012 y prometo que si no llega ser por este blog, jamás me habría fijado en ella. Pero, la verdad, solo le veo uso viajero. No me veo con 1,68 usándola en ciudad a diario. Es una lástima.

José María Alguersuari dijo...

Gracias a todos.Ent,atento al próximo post.Te puedes llevar una sorpresa.Salud.

Josep dijo...

Echábamos de menos tus escapadas. Gracias JM. Cuando vas a probar la atrocity de 300??? Tengo muchas ganas de leer tu opinión. Gracias figura!!!

Anónimo dijo...

Gracias por todos los articulos iii
Despues de leerte por casualidad,buscando informacion de la vfr800x,me has terminado
de convencer...ja,ja me cojo una de segunda mano 2019,negro mate,me parece una gran
moto.
Estaba mirando maletas y despues de ver las que llevas,me parecen una pasada,queria
preguntarte,como se enganchan al chasis y si es posible saber donde las conseguiste
he intentar comprarlas.
Poco mas...agradecerte mucho todos los comentarios de esta moto y de las demas,sin duda es una gran ayuda a la hora de comprar una moto.
Saludos iii

José María Alguersuari dijo...

Bueno amigo,gracias.Efectivamente la Crossrunner es una moto por su motor ...diferente a todas - y eso es mucho decir- ,debido al longevo ,espitoso y original V 4 que monta desde hace décadas.No se lo que mides pero si eres bajo te recomiendo que eches un vistazo al último post sobre las bieletas bajas que he publicado.
Las maletas son muy sencillas,no pesan nada ...pero funcionan.Yo las he montado sobre unas escuetas U de custom que tenía ( las hendiduras que lleva la moto facilitan su atornillado ).El problema es que como se abren desde dentro hacia afuera tocan con el agarramanos original cosa que no me ha afectado porque yo cambié el soporte del top case por un Givi cuyos tubos van más altos,( aún así tienes que hacer flexar las tapas algo para abrirlas ).Junto con las maletas viene ...un montón de tornillería y varios tirantes ( pesados) y piezas para ajustarlas a cualquier moto.Son unas Vramack Seven de 25 litros y las encuentras fácilmente por internet.Shad tiene unas de 23 litros también estrechas pero indudablemente mejor hechas.Van montadas sobre un soporte específico aunque para esta moto dicen que no encajan bien.( cambiando el paramanos por el Givi que llevo yo te digo que sí ) .
Claro que el precio es otro,unos 400 € en total más o menos.Saludos.