domingo, 15 de marzo de 2015

YAMAHA T MAX 530 POR LAS CANARIAS. PRUEBA





La scooter deportiva de Yamaha T-Max 530, posando en la inequívoca Lanzarote
Apreciado amigo lector, si conoces este blog seguramente ya sabes de qué va la historia de este artículo. Si no es así y has entrado por primera vez tengo que explicarte que, aparte de las pruebas de las motos que vengo realizando y publicando aquí desde hace seis años -hechas lógicamente por las carreteras catalanas que son el hábitat natural donde vivo, últimamente y desde hace cinco me traslado durante unos días a las islas Canarias para gozar -y eso es un privilegio en invierno- de un clima perfecto y bien alejado de los fríos, heladas y desastres fluviales peninsulares que suelen acaecer en la mayoría de la península. Me parece que lo he explicado bien pero por si hiciera falta ampliar la información te diré que yo, en febrero, estoy hasta los cataplines, moño o como lo quieras llamar, del jodido frío que hace para ir en moto.

Los que vivimos en la costa mediterránea no nos podemos quejar mucho del clima pero si vives en Castrillo de la Vega, Boniches o Roperuelos del Páramo ya sabes que no estás ahora ni en el mejor lugar ni en la mejor  época para ir tirando cohetes encima de una moto. Por eso, buscando bien y con antelación los billetes aéreos y ofertas hoteleras que ofrece la red de internet y después de hacerme con una moto allí,-cosa cada vez más complicada que ya explicaré - acabo realizando una operación de lo más higiénica para el coco y mente en este tiempo, volando, otra vez al archipiélago. Mi fase laboral oficial ya terminó y ahora estoy en la de descuento y no pienso desaprovechar ni una. Queda claro que entiendo que tú, a lo mejor, por circunstancias personales -economía y currito ...o peor, por falta de él- no puedas hacer ese tipo de escapadas. Quién sabe, mañana te 

puede cambiar tu historia. Te lo deseo.


Mario Tur descendiendo con su Yamaha MT09 por un atajo vecinal hacia Las Palmas


MIS OTRAS ISLAS Y OTRAS MOTOS
Todos esos viajes –pruebas aparte- del sano garbeo motorero correspondiente han servido para testar y...tastar, año tras año, alguna burrita mecánica y están reflejados aquí, en el blog, desde el primero que hice, una estancia en Tenerife con una moto prestada por el concesionario Honda de la isla, una Honda Shadow 750 - yo tenía una igual-. Al año siguiente recorrí la isla de la Palma acompañado por los dinámicos y jóvenes moteros de la Peña Nube Negra, ¡saludos¡, con los que reseguimos  miles y miles de curvas: el 90 %, por lo menos, de lo que compone la red de carreteras de la alta y verde pero pequeña isla atlántica son curvas y más curvas. En esta ocasión, la moto fue una Honda Transalp 700 cedida por la concesionaria palmera de Honda y que pertenece a la flota de alquiler. Doce meses después, me di una vuelta al mundo con otra Transalp 700, recalando también en Tenerife, link muy celebrado por los seguidores del blog .Te sugiero su lectura pero sobretodo afina bien la vista porque te puedes perder algo importante. Ya sabes: "Vuelta  al mundo personal y a la carta con una Transalp".
El penúltimo viaje a las islas atlánticas fue a Gran Canaria, el pequeño continente como lo llaman algunos. Y ahí está: "En moto por Gran Canaria: La isla del tesoro." Mi amigo Manuel Sosa representante entonces de Guzzi me prestó una ligera y clásica Guzzi 750 para la ocasión.

Todo esto ha sido muy bonito pero el artífice de esta movida se la debo a una persona querida, Mauricio Sedó, un amigo entrañable que vive en las Canarias desde hace 40 años y que me ha acompañado siempre en todas estas rutas, siempre con su inseparable Guzzi Breva 1100 que sobrelleva 140.000 kms y sin ni una  avería destacable. Lo llamo el Rey de las islas por sus extensos conocimientos sobre ellas.



Aquí, el que os escribe
YAMAHA T MAX 530: LA OTRA OPCIÓN

En esta última ocasión - la primera semana de Marzo de este año -decidimos hacer un recorrido por Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote ya que por motivos logísticos resulta cómodo y puesto que se enlazan fácilmente por barco en una o dos horas de navegación.
La verdad es que no resulta fácil que te dejen una moto para varios días, por eso tengo que agradecer a Yamaha España y a Javier Oramas, del concesionario de Las Palmas Autoquality, que me prestarán la única moto de pruebas que tenían, una Yamaha T MAX 530 del 2015 con el rodaje casi hecho.
En principio, lo que entraba en mis planes era realizar mi excursión con una Yamaha 07, una moto ágil y divertida - las trail o semi trail son las mejores para el tipo de carreteras canarias - pero la que había, pocos días antes de mi llegada, se vendió. ¿Una T MAX para rodar por las islas?, bueno, ¿y por qué no?, al fin y al cabo una de mis dos motos es una megascooter ,-tengo una Burgman 650 - pero es que además ....tuve en el 2003 una T MAX 500 de carburación y poco después, la de inyección .
Aquellas  primeras scooters deportivas entonces causaron furor e incluso incredulidad entre los propios moteros por el alto grado de prestaciones que ofrecían y a lo largo del tiempo fueron evolucionando con cambios estéticos y mecánicos hasta llegar al actual modelo 530, que cuenta con los máximos refinamientos.


Las dunas de Corralejo en Fuerteventura

Está dotada de un chasis monocasco de aluminio, geometrías todavía más deportivas, una transmisión renovada y aligerada, y llantas de 15 en las dos ruedas. (Mis antiguas TMAX montaban de 14 y 15 pulgadas). El motor suma unos cuantos cv más -prácticamente cuarenta y seis y medio a 6750 rpm - cuando la mía daba entonces 39.7 a 7000 rpm.
Lo que no ha cambiado es el concepto y lo que se ha generado y establecido a lo largo de estos años es que se ha convertido en un mito. Ayer leía que es la quinta cosa con dos ruedas y un motor (entre las motos y scooters) más vendida en Europa.
La apariencia de esta megascooter de 530 cc. es la de un aparato muy compacto y incluso estrecho comparado con otros scooters, o, sin ir más lejos, mi Burgman , que ya avanzo luchan en batallas diferentes y en muchos sentidos hasta contrapuestas. Si mi otra moto, una Honda Vigor 650, en su día la bautizaron como urban-trail, la T MAX 530 es sin duda una scooter urban-sport ...e incluso racing.
Te sitúo en el terreno por si lo desconoces. Gran Canaria tiene un perímetro de poco más de 200 kms. Hay una autovía a nivel del mar que rodea sólo la mitad de la isla, desde el norte al sur por su lado derecho.Y aquí se acaba la historia “carreteril” cómoda....para un coche. Todo el relleno de la tarta son curvas y más curvas que suben y bajan y se entroncan y desentroncan como si se tratara de un torbellino “toboganero”.
Hay quien ha hecho 800 kms en moto sin pasar por el mismo lugar. Los neumáticos de los moteros de Gran Canaria, y de la isla de La Palma,-ésta tiene más de 20.000 curvas y además hay menos distancia entre una y otra y la única autopista que hay es la pista que aterrizan los aviones del aeropuerto-, cuando se cambian están nuevos del centro y hechos polvo de los flancos al revés que en la península.
La Gomera estaría entre medio de estas dos, todo curvas ascendentes y descendentes, aunque en Tenerife -también tiene una autovía norte -sur - hay más variedad en la red de carreteras y hasta existen tramos rectos, pero en el interior son de todo tipo y orden. Diría que es un terreno más parecido a la península.
Fuerteventura es larga y estrecha, con una arteria principal que te lleva al norte. Sin embargo, su mejor zona motera reside en el noreste.
Probablemente Dios existe pero lo que no es dogma de fe y sí demostrable y tangible es la Guardia Civil que suele aparecer, como en un milagro, especialmente en las rotondas y a veces detrás de alguna de esas miles de curvas de la orografía canaria.



Rodando por el Lanzarote lunar


LAS PRESIONES EN LA T MAX, EL PUNTO MÁS DELICADO.
Hay una cosita que llevo siempre encima y es un comprobador de presión de aire. Yo no doy un paso sobre unas ruedas con presiones equivocadas. Nunca. No sería la primera vez...ni la última que alguien hiciera una prueba y pusiera a parir una moto porque no es estable, no frena bien o va “mozarrona” de delante. Además, es bastante probable que más de uno se haga un lío entre el PSI medida en libras, o los BAR o Kilos -que vienen a ser lo mismo- cuando intenta poner aire en las ruedas y que suelen llevar alternativamente todos los medidores de aire. O...ni siquiera miran lo que llevan las ruedas tanto si falta como si sobra aire.
Avanzo algo y es que me hubiera gustado probar esta T MAX probada también con otros neumáticos, por ejemplo, unos Bridgestone, e inflada con nitrógeno que es lo que utilizó en mis vehículos. Con mis antiguas T MAX me deshice rápidamente de los Dunlops que llevaba porque su compuesto era duro como una roca y hacía la conducción insufrible. Los cambié por los Bridgestone del momento -los Michelin Pilote también iban bien- y noté un cambio muy sustancial incluso en el confort. (Eso nunca ha sido el fuerte de estas Yamahas). Por si te interesa échale un vistazo a la prueba que hice con nitrógeno. (Ver " Megascooters viajeros ¿mejor con nitrógeno?").Y además aprovecho la ocasión ahora para soltar una primicia a posteriori de ese artículo: los Bridgestone y eso que son “montas” diferentes -SC trasero y TH 01- me están durando 2000 kms más de vida en mi megascooter, no están tan deformados  -mantienen mejor la curvatura -y  para mí, sin duda, ese gas limpio tiene que ver en ello. No me muevo ni un pelo de lo que sostengo.


Alfredo y Mauricio en las dunas

La T MAX 530 que me dejaron llevaba en sus Dunlops Sportmax GPR 100, 2.35 k delante y 2.40 detrás. (2.25 y 2.50 indica la fábrica para un conductor) y de entrada los dejé así. Sin embargo, a lo largo de la prueba he ido variando, de más y menos en 200 grs, sus presiones y como en otras ocasiones encontrar el mejor equilibrio ...dependiendo del terreno y tus gustos de confort personales es importantísimo. Y ya lo creo que se nota. Lo siento, es como una obsesión, quiero la perfección en la pisada sin renunciar a un mínimo de comodidad.

EN MARCHA
Cuando me subí a ella por primera vez observé que quedaba sentado bastante alto -800 mm de altura de asiento- y curiosamente mis manos se apoyaban en el manillar algo inclinadas y bajas. Para alguien de mi estatura 175, yo, realizada la excursión y como consejo, intentaría subirlo al menos dos dedos. Seguro.
Como el sistema de arranque es el novedoso " llave guardada en el bolsillo" y las operaciones de ponerla en marcha, desconectarla, bloquear el manillar o levantar el asiento, se hacen mediante ondas tuve a bien filmar en video con el móvil  las indicaciones que me daba Javier Orama , como hice el otro día con el operario que me explicaba el funcionamiento de una caldera de gas en mi casa. Necesité visionarlas alguna vez y me alegré de que alguien hubiera inventado el cine.
Al ponerla en marcha, en el cuadro de información apareció el “téster digital” haciendo en tres segundos su trabajo, al tiempo que el grave sonido proveniente del escape de la nueva T MÁX, -qué bien conseguido para tratarse de un motor de medio litro- dejaba inequívocamente claro el modelo de máquina del que se trataba. Su particular ralentí se reconoce a cierta distancia. Es un icono sound.


Manjar de dioses en "La Caldereta". Cabra con papas.
Rodar por cualquier ciudad que no conoces mucho siempre resulta más fácil hacerlo en un vehículo automático ya que te permite estar más pendiente de las señales y del flujo circulatorio. Con la T MÁX es una tarea cómoda ...pero no te diré exactamente relajada porque incluso a 60 km/h la moto gira a ...4000 rpm (La foto de las dunas donde se ve el cuadro de la T MAX engaña por que está desacelerando) que es como si te estuviera diciendo continuamente que está dispuesta para el despegue inmediato. Puede que eso sea parte de su encanto para muchos pero yo prefiero, si vas poco a poco, sentir la relación de cambio descansado. Ya digo, esa es la marca de la casa -seguro que llevar un Ferrari a poca velocidad ofrece una sensación parecida –pero, para poner una comparación, a esa velocidad el cuentavueltas de la Burgman 650, marca entre 2500 rpm y 3000 rpm. Eso sí, con un sonido amuermado.
La T MAX, con su inmediata respuesta del motor, te va situando en un plis plas donde deseas. Ya digo, con una automática regulas mucho mejor tu adaptación a los límites de velocidad y no explicaré sus ventajas. Gas-freno, gas-freno, eso es suficiente.



El pueblo de Arrieta-Haría
Camino al hotel en Las Palmas (Fataga, -muy buena atención del personal -igual que el del El Parque, -en el que estás casi en familia -) esta Yamaha, como lo hicieran mis dos antiguas  -eso no ha cambiado- me mostraba el funcionamiento de su peculiar transmisión en forma de monomarcha infinita. No hay saltos perceptibles de las relaciones de cambio si no una progresión casi monolítica de la potencia. Liga un poco con lo anterior dicho, su variador CVT hace subir de vueltas al motor como si se tratara de una primera que no se acabara nunca. Bueno, la primera y segunda juntas de un Fórmula 1, en determinados circuitos, tienen menos velocidad punta que la de este scooter deportivo. Mmm....recuerdo que eso ya lo había dicho alguna vez.
En el baúl, bajo el asiento, cabe más de lo esperado y no menos de lo que me imaginaba. Por ejemplo, un integral y una cazadora de piel. Metí una mochila grande y bien repleta y coloqué sobre el puente mi Burgman la bolsa de viaje Givi, pensada para scooters y para ser instalada en ese lugar. Es una gran idea para aumentar el equipaje.
Acto seguido, me dirigí al puerto donde había quedado con mi amigo Mauricio Sedo y su Guzzi para tomar el Ferry Fred Olsen con destino Fuerteventura. Dos horitas cómodas en 

butacón.

Mauricio y su Guzzi Breva
FUERTEVENTURA ISLAND

Desembarcamos en la isla que, en 2009, la UNESCO declaró en su totalidad reserva de la biosfera. Desde luego, auténtica, lo es. Tiene 25 kms de ancho y 100 de largo y está a 97 kms de África. El barco nos dejó en el puerto de Morro Jable y tomamos la carretera hacia el norte en dirección hacia la zona turística de Corralejo. En la ruta dejamos a nuestra derecha la tira de playas, por ejemplo, la de Jandía, que es un referente para los surfistas .Todas son aptas para en nudismo.
La Guzzi bramaba delante mío y la T MÁX 530 la seguía con ese personal aullido bronco por una carretera, la más importante, que conecta el sur con el norte pero carente de belleza paisajistica. Monte semipelado o pelado a secas con matorrales bajos y de vez en cuando algunas cabras. !Ahhh.... lo que acabo de decir! ¡Qué descubrimiento¡ Ya veréis!. Encima, es el símbolo de la isla.
La verdad es que se hacía pesadita la ruta -la moto rebotaba más de lo deseado, uf ,esos Dunlop de "carreras"-, aunque he de decir que el asiento es cómodo. Pasamos la capital, Puerto Rosario, si más.


Ruta Norte-Sur de Fuerteventura

Desde qué salí por carretera observé que la pantalla de la T MAX en su parte superior me producía en el casco ruidos y rebufos provenientes de un  flujo de aire mal canalizado. Sin embargo, y curiosamente, no existían rebufos molestos en las piernas que vinieran de la parte baja del escudo y eso que es estrecho. En cambio, en mis viejas T MAX tuve que instalar unos deflectores porque sí existía el problema. A unas decenas de kilómetros de Corralejo ...nos moríamos de hambre. Alguien nos indicó el paraíso: “ La caldereta”.

Es un restaurante pequeñito y aislado en el pueblecito de La Oliva que "tiene billar y futbolín ", como reza un tablón de anuncios en la terraza, cosa que, como os podéis imaginar, es lo último a lo que hubiéramos enfrentado y Mauricio y servidor en esos angustiosos momentos de sobre vivencia. Afortunadamente el dueño, un simpático brasileño, nos colmó el apetito con unos platos típicos de la zona ,”osease” ,¡ Virgen del los Desamparados¡, soltándonos a los pocos minutos sobre el mantel un extraordinario guiso de carne de cabra, una  garbanzada y otro guiso de cordero aderezados con las típicas papas con salsa y regado todo el manjar  con vino del huerto de al lado, marca " El Apañao". !Diooosss...la cabraaaa, que delicia!. ¿Dónde venden esa carne  en la península?. Después del bendito ágape nos dirigimos al hotel Playa Park de Corralejo, que es uno de los mejores hoteles que podéis encontrar con sus piscinas interiores ,self service muy bueno y precios económicos.


Los pueblos inmaculados de Lanzarote

LANZAROTE, EN BLANCO Y AZUL

Pasamos en barco a Lanzarote temprano y al desembarcar reinstalé la pantalla de la Yamaha en su otra posición, la alta. Queridos, las pantallas y yo nos conocemos mucho y de esta forma la cosa,- el flujo del viento - cambió de dirección y ya por fin dispuse de un feeling aéreo dinámico más optimizado. Mejor que el  que ofrece de mi Burgman 650.
Cambio de isla, cambio de carreteras y ...otras cosas. La imagen de Lanzarote contrasta con la de Fuerteventura. Es una isla cuidada,- todo el mundo señala allí orgullosamente la autoría de César Manrique - con unos pueblos bellos teñidos de azul y blanco como si fueran extensiones de alguna isla griega o extraídos de ....algunos lugares de Ibiza. Sí, es la isla “pijeta” de las Canarias. Quizás rezuma una cierta artificialidad  en sus esmeradas construcciones. Se nota el dinero de mucha gente allí y el turismo que lo habita.

Carreteras impecables de asfalto, pequeñas y grandes, trazadas a veces como tiralíneas sobre la lava volcánica que forma ese paisaje lunar que personaliza a la original isla. Lo cierto es que el asfalto ofrece muy buen grip, lo que genera muy buenas sensaciones sobre la moto y que te invita a alegrarte más de la cuenta ...aunque con un alto grado de seguridad.
Jugando con la franja de las velocidades "establecidas " llegamos a un pueblo costero, que recuerda desde algún lugar estratégico fotográfico al turístico Sitges, situado en el litoral barcelonés. Se llama Arrieta-Haría y pertenece una zona llamada costa Mujeres.


Hay varios restaurantes y entre ellos y recomendado, apúntatelo, La NASA. Tiene vistas sobre el mar recibiéndonos nada más entrar en el establecimiento la amplia sonrisa de una gallega afincada en Lanzarote desde hace años. Nos puso un buen pescado fresco de la zona, una magnífica ensalada y un pastel de queso y mermelada, además de un vinito bueno de las zonas. Atención, he dicho La NASA, no Sol & Luna, establecimiento cercano a tope turístico del que tuvimos que marcharnos por la mala baba y peor educación de la persona que nos atendía y que por lo que parece y demostró no le gusta la gente que va en moto. Y eso que la ciudad de origen del personaje, en la península, es conocida por su gran concentración invernal motera ...con problemas últimamente. No vale la pena perder una palabra escrita más sobre esta persona.
Barco de vuelta al hotel de Fuerteventura y a la mañana siguiente...

DEPRISA, DEPRISA....

A la mañana siguiente, un motero de pro, italo-canario y moderador del blog de Guzzistas, Alfredo Tonino, nos guió a lomos de su Guzzi Nevada 750 -, siempre se me aparecen estas clásicas en las islas- en nuestro regreso al puerto de Morro Jable .Vive en Corralejo y es un gran conocedor de la mejor isla de las mejores cabras suculentas. Nos llevó por carreteras curvilíneas, en tirabuzón, en sifón y de tumbón, atravesando montes y descendiéndolos a toda castaña. Tú te creerás que exagero pero yo te digo que no mucho. Es alto, como su paisano Rossi , incluso, según y cómo,se parece a su paisano y eso sí, pilota como él.Ya me gustaría ver al querido y admirado campeón gestionar ese terreno con la Nevada de Alfredo.

Las magníficas playas del sur de Fuenteventura

La Breva roja de Mau siempre ha sido rápida, lleva 140.000 kms y la conoce bien, suena como los ángeles en las retenciones, galopa con músculo y sale de cada curva tumbada y catapultada por su gran par motor como lo hacían algunas que corrían las 24 horas de Montjuich en los años 60 en la curva de Vías. Yo corrí en el 68 y te aseguro que casi son las mismas. La T MAX a su lado es sideral con unas prestaciones incluso superiores a la italiana a pesar de contar con la mitad de cilindrada -sólo faltaría que la tecnología no pusiera las cosas en su sitio en 50 años - aunque el deportivo scooter japonés funcione a base de freno y gas.

¡Qué maravilla de tren delantero! Una horquilla  delantera invertida, anclajes radiales con  pinzas de freno monobloque de 267mm y 4 pistones, ¡y un disco de 282 detrás¡. Realmente, el trabajo realizado en el conjunto frenante es espectacular -ya lo quisiera para mi Burgman -. El bastidor de aluminio ofrece unos apoyos de mucha seguridad pero recordando siempre que estamos refiriéndonos a un bichito con ruedas de 15.
El recorrido que hicimos, telegráficamente, es este: saliendo del parque natural por las dunas de Corralejo,- espectaculares- Oliva, la montaña Tindaya del maestro Chillida, Llanos de la concepción y Valle de Santa Inés. Pasamos por Betancuría y después, Vega de Rio Palmas. Cruzamos Pájara hasta Tuineje para comer en Tiscamanita, en casa Luis. (Más cabra buena). Luego Tuineje , cruce gran Tarajal y al puerto.

SALIDAS MOTERAS EN GRAN CANARIA.


A pocos kms de La Aldea
Mauricio volvió a Tenerife y yo me quedé unos días en Las Palmas. La previsión era que yo saldría con un grupo el sábado, en el que formaban parte algunos motociclistas que conocí en mi anterior visita a gran Canaria, los del club "La Oficina", cuya sede era una mesa de un bar en el barrio de Triama que estaba fuera en plena calle  y que se tomó en su día como punto de reunión cervecera. Ahora la cosa se fastidió porque cerró el bar y el dueño, lógicamente, se llevó la mesa aunque creo que se han buscado otro lugar con más estabilidad y futuro. También había quedado con otra peña, los Moteros Montañeros, para una salida motera al día siguiente, el domingo, en el que también vendría Javier Orama, de Yamaha.


Desde mi posición en la T-Max, cerrando el escuadrón del "Comandante" Gómez

PARA PRUEBAS, MEJOR SOLO

Así que tuve un par de días para experimentar y probar la T MAX 530 a mi aire, sin compañía. Elegí algunas carreteras al azar y me marqué mi propio ritmo, que suele ser el mejor ritmo con el que puedes ir.
Cuando salgo en moto por los alrededores de Barcelona suelo escoger rutas interiores generalmente bien asfaltadas que discurren por zonas rurales y, por tanto, con poco tráfico. Mi ritmo, aparte de alguna puntual calentura, es del tipo "allegro ma non troppo", esto es, estableciendo una conducción fluida, rapidita, pero que también en muchos momentos permite disfrutar de la belleza paisajística, aunque  sea de refilón. Suelo salir sólo o con un amigo o dos, -generalmente con Jordi Bordas periodista y probador de motos y Joan Ventura que además de hacer otras muchas cosas también va en moto-, en perfecta sincronía y con la misma filosofía de conducción.
Nuestras trazadas suelen ser limpias y las trayectorias de paso en curva rara vez equivocadas. Vamos, que sientes como si bailaras un vals, eso sí, a cámara más rápida, y hasta te aplaudes a ti mismo cuando vas realizado tramos, puntuándolos 10 sobre 10.
Este sistema lo puse en práctica nada más salir de Las Palmas y  encontrarme con la primera herradura que se cerraba sobre sí misma, nada más comenzar la excursión. Disfruté pasando por la zona de Tafira, Hoya, San Gregorio,....aunque en el interior de la isla por cualquier sitio te lo pasas bien en moto. Paras, haces una foto y continúas. Te miras la T MAX y hasta el próximo stop. Esa es la cosa.
Realmente esta Yamaha, en esas condiciones, es superagradable, jugando a las aceleraciones y las recuperaciones inmediatas y contando con la estructura de su chasis que permite inclinaciones muy divertidas y cambios de ritmo sin movimientos extraños, aunque se noten rebotes de los dos trenes, delantero y trasero, a poco que cambie la ondulación del piso y pretendamos ir a saco. Podemos bajar presiones - 200 gr - y mejorar ese punto pero a cambio perderemos esa lograda rigidez de la que están tan orgullosos los ingenieros de la T MAX 530.



La peña "Moteros Montañeros"

"El club de la La Oficina"
MOTEROS POR AQUÍ, MOTEROS POR ALLÁ

El sábado, día señalado para la excursión, me vino a recoger al hotel mi amigo Manuel Sosa a bordo de su Victory y nos acercamos al punto de reunión establecido donde ya desayunaban otros motoristas, el restaurante Bentaiga. La variedad de motos en las islas me sorprende. El motero, motero, suele tener dos o tres motos. “Chico, ¿qué quieres que hagamos aquí si lo que nos gusta es esto?", me decía el amigo Víctor Padrón, que tiene dos Ducatis y una Honda CB 500 X.
A mí, los moteros canarios me recuerdan a los pilotos andorranos de rallyes y subidas cronometradas de los años 60. Eran buenísimos por dos razones: disponían entonces de buen material, buenos coches y conocían el asfalto de su territorio al centímetro, igual que conocen el suyo los canarios encima de sus motos. Pon un bebé en una plaza de toros, críalo allí, entre vaquillas, y verás el torero que sale.


Pues .... el interior de Gran Canaria es así

La ruta atravesaba la isla de oeste a este y saliendo de Tafira, pasaba por Santa Brigida, Cruz de Tejeda, Artenara, Las Presas y La Aldea donde, al menos yo, di cuenta de un sabroso pulpo recién pescado. En principio, me coloqué en la retaguardia con intención de parar de vez en cuando para tomar fotos. ¡Y un huevo¡.
Entre subidas, bajadas y curvas ciegas se formaron dos grupos de diferente aunque con poca diferencia de ritmo. En un momento dado, alguien se pasó de largo y me vi metido en la cuarta posición cerrando el escuadrón aéreo del comandante Carlos Gómez con su BMW 1200 GS , el ex piloto Quique Rapisarda, con una Guzzi 750, y Fernando Valverde, un torero-piloto con su BMW GS 1200. Estos ya se habían distanciado del resto y durante algunos kilómetros pude saber hasta dónde alcanzan las cotas de una TMAX retorciéndole las orejas buscando aceleraciones que intentaran neutralizar el conocimiento de quien las conduce y el “patadón” del par motor de esos mismos que me precedían. Sobrepasé  unos límites para los que no está pensada mientras intentaba  no despegarme de un trío muy rápido que intentaba desaparecer de mi vista por unas carreteras endiabladas. Al final pensé que si Rossi no corre con una T MAX ...será por algo, así que volví a mi mismo y paré para hacer una foto de un pantano.
No te lo vas a creer pero aproveché para hacer un pipí y en ese momento noté que me observaba alguien encaramado boca bajo en una roca. Era un pequeño lagarto que me miraba de refilón con su ojo abultado que parecía decirme: “A esos que pasan sí, pero a ti no te conozco, tú eres nuevo ¿no?”.
Se relamió un momento y desapareció aburridamente por detrás de la piedra. Cuando me disponía a salir a la estrecha y ya bacheada pista  apareció por ella un humano sobre una moto enorme y extraña girando por curvas imposibles. El humano se llama Lars Costa y la mole de moto, una Honda Walkyrie 1800. ¡Qué cosas tan raras pasan en el archipiélago¡...


Javier Oramas en el concesionario de Yamaha Autoquality de las Palmas
LA PEÑA MOTEROS MONTAÑEROS Y ...HASTA LA PRÓXIMA

El punto de reunión del grupo del domingo era el mismo que el del día anterior. Habia conocido a Juan Artigas -su padre formo parte a finales de los años 50 de la fundación de Mototrans, la fabrica Ducati española y además fue mecánico de carreras de los pilotos italianos y también de Ricardo Fargas - , Mario Tur ,Víctor Padrón , Pedro Morales y Francisco Javier Carreño unos días antes y ya formamos un conjunto amical muy consistente. Éstos vinieron a bordo de una Ducati Supermotard, una Yamaha MT 09, una Honda CB 500 X, una Suzuki 500 GS y una Honda Integra. Fue un recorrido circular por el norte enlazando poblaciones como La Vega de San Mateo, Hoya, Arucas, Moya, San José de Calderos, Artenara y San Francisco.
Si el nivel de los del día anterior era alto, éstos igualito. Me sorprendió, no obstante, un detalle y es que en general sus trazadas no invaden nunca el carril contrario ...ni siquiera cuando se presenta una zona zigzagueante con línea discontinua y con visibilidad .Curioso, pero esa era la ventaja que me permitía acortar distancias sobre algunos integrantes del grupo. La otra clave, bestial, de la T MAX es la frenada a muerte de la que dispone .! Quiero esos frenos para mis motos ¡

Es muy posible que quien se compre esta Yamaha lo haga porque necesite una moto limpia y con protección - en la autovía saca muy buena nota  - y que viva y se traslade de los extra radios a la gran ciudad pero que le va a servir además para quemar adrenalina los sábados o domingos perdiéndose  por los alrededores de París, Milán , Madrid o Barcelona ...o incluso los de tu ciudad.
Nos vemos en la isla de Hierro, que es la que nos queda , Mauricio, ¿no?. ¿Hay alguien ahí?





(PON AQUÍ TUS COMENTARIOS)





15 comentarios:

Anónimo dijo...

Pole!

Unknown dijo...

Cada fin de semana tenemos alguna anécdota, algo que nos recuerda que a la siguiente cita en moto no debemos faltar. En la que tuvimos ocasión de conocerte hubiese sido una pena no estar. Gracias y ha sido un placer.!...

Anónimo dijo...

Que suerte tienes ladron. Muchas gracias por la buena cronica, leyendola me parece que ya he estado en las islas.
En cuanto a la Tmax, me la pones a h....o, ya me gustava, ahira más, pero su precio, ya no gusta tanto, pero mientras haya tanta demanda de ella, no creo que se planteen rebajar su precio.
Felicidades, sigue ahi.

Javi

Anónimo dijo...

Hombre Jose en ElHirrro viven los Bimbaches que son los Guanches de esa isla.
Ya mismito me voy enterando deloque hay que comer alli. No sera cabra como en Fuerteventura pero seguro que estara igual de bueno....
Y de buen aasfalto poco trafico y menos civiles y abundancia de curvas no puedes dudar..
Para primeros de 2016 nos vamoz p'alla.Un abrazo
Mauricio y su Breva

Alfredo (Tioedo) dijo...

José Mª, ha sido un enorme placer compartir con ustedes este jueves en ruta, me alegro de que lo hayan pasado bien: para mi ha sido una muy grata experiencia.
Realmente un privilegio haberos hecho de "Cicerone" por Maxorata, os invito a que vuelvan pronto y para más días, la isla ofrece más secretos escondidos por ahí, la próxima vez iremos hacía La Pared-Costa Calma, ya lo verán. Y gracias por lo halagos -más viniendo de ti- sin embargo creo que Valentino Rossi y yo compartimos tan solo el 46: su mítico número y mi edad anagráfica ;-)
Lo dicho, un placer y hasta pronto.
Alfredo

Anónimo dijo...

Me gusta el concepto T-Max, pero casi 11.000 euros me parece una auténtica pasada.Una Honda Integra son 2.000 euros menos, con toda la calidad,acabado y finura Honda y un motor 750 cc.Y sin salirnos de Honda alguna de sus naked con cambio semiautomático cuestan otros 2000 euros menos.Y toda una Deauville con malates e incluso cardan también está más barata que ese T-Max.Oferta/demanda al fin y al cabo.

Anónimo dijo...

Hola José Maria, felicitarte por este estupendo blog, es la primera vez que te escribo, pero llevo mucho tiempo siguiendolo, me leido todas tus entradas y en esta no me queda claro tus gustos o preferencias con relación a la Tmax.
Tu dispones de una Suzuki Burgman 650. Y segun he podido enterner estas encantado con ella, pero en cambio con la prueba de esta Tmax, no me queda claro cuales son tus preferencias.
Si tuvieras una buena oferta de compra, cambiarias tu Burgman por esta Tmax?
Ya me contaras.
Saludos y felicidades por el blog.

Antonio B.

Anónimo dijo...

Pues imagina lo bien que nos lo hemos pasado Mauricio y yo,Tioedo.Gracias por la compañía.
Contesto a Antonio.
La Yamaha TMax 530 tiene como adversarias principalmente a la Aprilia SRV 850 que creo que es una megascooter equivocada de segmento y que deberían transformarla por peso y potencial en una gran tragamillas GT a tope de equipamiento.También lo es y directamente la BMW C 600 Sport ,más cercana en prestaciones y concepto deportivo.
Yo ,la Aprilia no la he probado pero si me he subido en la BMW 600 S,una scooter deportiva con algo mas velocidad punta que la Yamaha ,no tan fina,pero igual de seca en su amortiguación .
La Burgman 650 tiene menos punch que estas tres pero muestra un grado más de glamour en este sentido - el confort- superior a estas dos ultimas .En todo caso la Suzuki ha tenido más cercana en su concepto general durante años a la ya descatalogada Honda Silver. La Integra es una moto.
Todas ellas pertenecen al exclusivo grupo de las bicilíndricas.

Ya he explicado las virtudes de la T MÁX - la quinta moto más vendida en Europa quiere decir algo- que se resumen en un motor explosivo y una estabilidad extraordinaria a cambio ...de perder confort de marcha.Todo no puede ser.
El motor de la la Burgman 650 es exactamente la mitad del que monta la Suzuki Hayabusa 1300.En el corte se quedó con dos cilindros y con 56 cv y empuja muy bien aunque tiene que arrastrar mucho más peso que el de la T MÁX 530.
Eso marca ya diferencias de concepto .La Burgman goza de una gran capacidad de equipaje y es una megascooter de mayor volumen ,pero aunque no dispone de un motor tan inmediato en reacciones, la considero rápida y la última versión mejora mucho su parte dinámica .En cambio brilla especialmente sobre todas ellas por su gran confort de marcha y gracias pisada muy filtrada sobre las irregularidades del terreno .Eso se nota y mucho.Todo ello la convierte en una gran rutera.
Para mis efectos sensoriales son tan distintas la TMax y la Burgman como un Audi TT con llantas de 20 pulgadas y neumáticos con perfiles de 30 y un Mercedes clase E.
Seguro que el Audi en las curvas te agita hasta lo indecible el palpito de tu corazón y también hasta puedes ir con el de Barcelona a Estella pero ...es recomendable que pares antes de llegar en algunas áreas,para beber algo y caminar un poco que va bien para los riñones.
Yo lo hice con un Mercedes clase E en una ocasión y te aseguro que todo el viaje -non stop -fue una auténtica y silenciosa experiencia religiosa.Incluso ,sacamos la parte más deportiva al alemán en las curvas del alto de Muru ,que las atacó a toda castaña con decisión y buen agarre .La Suzuki se defiende también bien ahí ,aunque menos que la T MÁX.
A lo,largo de la vida van cambiando,las actitudes y necesidades de cada uno.Me gustan los frenos fantásticos , y la seguridad en curva de la Yamaha ...mmm ,pero para viajar y un poco de todo ,me quedo con el Clase E,...perdón,la Burgman 650.Saludos.José María Alguersuari

NOTA : ¿y porqué no una TMax con regulación electrónica de las suspensiones?..ahí me pillas...

Anónimo dijo...

Ok, aclarado el tema José M. Ya veo que el que este un poco de vueltas y busque comodidad, confort y disfrutar del viaje, escogeria la Burgman. En cambio la persona más, quiza joven, con más ganas de sesanciones fuertes, para salir a darse una vuelta o por ciudades con rondas o cinturones radiales, escojerian la Tmax.
Perfecto, así hay para todos.
Saludos y gracias por tu rapida respuesta.
Antonio B.

Anónimo dijo...

Felicidades por tu onomástica José Maria.
Que tengas un feliz dia.

Antonio Alberto Zapata Bosch dijo...

Hola Jose María. Leí, no sé dónde, que las primeras motos eran scuters. No sé si será cierto. Me ha gustado mucho, como siempre, leerte.
Quería hacerte una consulta como experto que eres en temas de adaptaciones para hacer más ergonómica la moto. Tengo desde hace algo más de un año una estupenda TRANSALP 600 en perfecto estado, con la que mi mujer y yo vamos haciendo viajes cada vez más larguitos y me gustaría que me asesorases de algún tapicero especializado en asientos ergonómicos, ya que por los años el material del asiento de la moto está un poco bajo y se nota en tiradas largas, lo que es una pena, porque la moto en lo demás es comodísima. No sé qué tipo de asiento ponerle. Muchas gracias de antemano, por tu atención.

José María Alguersuari dijo...

Pues no se de dónde eres Antonio .Si vivieras en Barcelona te recomendaría MOTOSILLÍN por ej,que son especialistas en asientos de moto.Hay una web muy buena de otros que te lo hacen - y envían- a medida :
topesellerie.es .
De todas formas un buen tapicero te recompone el asiento .Pregunta a algún taller o concesionario de motos quien les trabaja el tema si vives fuera.Suerte

Antonio Alberto Zapata Bosch dijo...

Gracias por tu respuesta Jose María. Miraré las direcciones que me dices. De todas formas te escribo desde Castilla la Mancha. Un abrazo y gracias por tu magnífico blog.

Anónimo dijo...

Muy cara....La mejor relacion calidad/precio la tiene Honda con su Integra 750 y cambio DCT....

Fernando P. dijo...

Que envidia, José María! Ya me gustaría poder hacer lo mismo, lástima que las responsabilidades familiares no me lo permitan. Por lo menos lo puedo vivir mediante tus relatos. Un abrazo.