miércoles, 21 de marzo de 2012

¿GUANTES MALOS?... !TENGO LAS MANOS CONGELADAS!



Homenaje a mi Yamaha 500 bicilíndrica 8 valvulas y a un día frío de 1977

YO SE POR QUÉ TIENES FRÍO EN LAS MANOS
No me acuerdo de cuántos Barbours o chaquetas de moto he tenido pero si tuviera que recordar con cuál de ellos me he sentido mejor en invierno diría que fue con una que compré en Andorra de la marca Motomod hace al menos 30 años. Estaba realizada en polyamida  dura, su forro era muy acolchado y su material era de laminado metálico. Si pegaba el frio de verdad me colocaba debajo un auténtico jersey marinero Dalmar que me regalaron en la Bretaña francesa …en 1975 y listo. Ya podía soplar la tramontana a 200 por hora.
Todavía los conservo y están como nuevos los dos, la chaqueta y el jersey, el problema era y es que si durante un viaje se relajaba el tiempo y dejaba de hacer frío, como la chaqueta no transpiraba, sudabas como un tocino. Entonces no se comercializaba el Gorotex ni las fibras parecidas y tuvieron que pasar algunos años para disponer de esos materiales transpirables pero cada vez que me dispongo a ponerme una moderna Clover  –excelente chaqueta motera con múltiples aberturas que auto regulan el aire a discreción- o la Dainese última generación, por supuesto con fibras Gorotex , si hace frío, frío, no dejo de mirarme de reojo la Motomod que permanece colgada en un lugar preferente del armario. Y encima no pesa nada y tengo que confesar que eso me puede.
Pero si miro hacia atrás intentando recuperar a mi memoria unos guantes mágicos que me hayan preservado de las duras inclemencias meteorológicas en mis salidas y viajes…pues no me aparecen por ningún lado y en cambio sí suelo acordarme de que he pasado más frío que Carracuca. Incluso cuando decidí hace años adquirir unos Dainese con el Gore famoso que eran el no va a más, me decepcionaron rapidísimamente hasta tal punto que los envié a la fábrica de Italia para ver si tenían algún problema .Como estaban en garantía…
Pero no. Eran así y así tenían que ser, me dijeron .Y después de probar otros de otra marca y de ver como  mi amigo Manel se le quedan los dedos chungos de frío con unos guantes BMW – no le ocurre solo a él- he llegado a la conclusión de que quizá los fabricantes lleven razón y que el problema pueda ser que nosotros les exijamos demasiado a unos productos que tienen su límite de actuación. O sea, por ejemplo, que su ámbito óptimo de protección se encuentre a temperaturas medias de no menos de10 grados. A 5, a 4 o a 0 grados, búscate la vida. ¿Esto es  así o influyen decididamente otras cosas en las prestaciones de unos guantes – a veces de muy alto precio- incluso de marca reconocida?

Chaqueta North Face de Primaloft


Vamos a situarnos, por un poner…, que estamos en una tienda especializada del centro de Madrid y otra de Barcelona. Manolo sale del comercio madrileño con unos magníficos guantes de moto que se acaba de comprar, se los enfunda y se dirige a su casa en Alcobendas. En la calle, el termómetro marca 7º. Pep se compra otros iguales de la misma marca y modelo y se va en su moto a Premiá de Mar, población limítrofe a Barcelona, a, más o menos, la misma distancia. El termómetro indica también 7º.
Conclusión nº 1: A Pep le llegará mas sensación de frío en las manos que a Manolo porque la zona de costa en general es más húmeda que la del centro de España y esa sensación desagradable se irá apoderando de sus manos diabólica y proporcionalmente cuanto más kilómetros realice. Incluso Manolo probablemente mantendría las manos en buenas condiciones con 2 o 3º menos, ambientales.

 LA CHAQUETA MILAGROSA
Antes que nada voy a introducir un detalle que quiero resaltar y que para mí ha sido todo un descubrimiento y además tiene que ver con esta historia de guantes.
Cuando viajamos en moto, aparte de la chaqueta o barbour puesto, solemos llevar muchos en la maleta una segunda cazadora más de calle que utilizamos al final de viaje para pasear y a veces también empleándola como un plus de  abrigo debajo de la técnica con protecciones. Esa chaqueta excelente que abrigue y que no abulte plegada y que no pese, la encontré al fin, durante una excursión a Girona en una tienda especializada de montaña de buen rollo -el dueño ex motero y su hijo campeón de España no sé cuántas veces de montaña-.
Es un anorak  que recuerda a las del tipo pluma. Es bastante ajustada, se comprime en su mismo bolsillo -buena para viajar- y goza de un auténtico peso de campeón: 550 gr. Pero lo extraordinario es que descubrí que esa The North Face es en realidad un forro como lo indican sus gomas en las muñequeras y tiene en su composición una fibra llamada Primaloft que increíblemente mantiene el cuerpo súper confortable hasta llevando –una camisa- poca ropa debajo. Se diseñó para los alpinistas de alta montaña  –ya sabéis, los que se cuelgan de los glaciares-  y también la incorporó en su equipo Albert Bosch, el deportista que en solitario ha realizado la travesía por el Polo Sur caminando 1.152 kilómetros. No sé si quedan ya esta temporada pero os atenderán fantásticamente en : esportsnabes.blogspot.com  tel- 972202146  Girona.

 North Face Primaloft

Unik H 11

GUANTES DE MOTO CONTRA GUANTES DE NIEVE-ALTA MONTAÑA
Tiene que ver esto de la chaqueta por que la semana pasada adquirí unos guantes de moto marca Unik por 65 euros, realizados en piel de vacuno y con un sistema ya visto que consiste prácticamente en alojar un guante o membrana de goma en el interior de su piel. El acabado es correcto, el guante es algo mazacote pero agradable al tacto de la mano y la sensación general  es que es bastante gomoso. Me recuerda a los pollos esos de juguete de material sintético que se escurren cuando los coges. Y no va en descrédito: a mí esos pollos me gustan.
El chico que me atendía en la tienda me confesó que un compañero suyo iba probando todos los guantes en esta época de frío aprovechando el viaje a su casa, fuera de Barcelona. Y esos le gustaron. Este texto está escrito hace más o menos un mes, que fue justo cuando tuvimos en toda España y en Europa temperaturas de lo más gélidas. Precisamente por eso mi prueba particular en esas condiciones me pareció muy oportuna.
El día que los compre era  húmedo y bastante frio -de hecho ya era de noche- y me dispuse a probarlos  sin más dilación durante un recorrido  de una treintena de kilómetros que hay hasta mi casa con temperaturas que oscilaban entre los 2º y los 7 º. Arranqué en pleno centro de Barcelona -mis manos desde luego no estaban calientes-, y no pasaron ni dos minutos para  que se quedaran ya de entrada congeladas. El helor crecía y crecía a gran velocidad por todas mis extremidades táctiles. Llegué a casa en paupérrimas condiciones y sin ningún tacto sobre las manetas del freno y embrague. Tras la gran desilusión pensé: ¿Eran tan malos aquellos guantes? Desde luego, en aquel momento no tenía dudas.

El frío es siempre mal amigo de la moto.

TECNOLOGÍA PRIMALOFT
Con la experiencia ya conocida de los Dainese de Gorotex en el que el problema había sido el mismo, intenté probar con otra tecnología. Lo cierto es que al día siguiente se me ocurrió la idea, visto lo visto con el éxito de la chaqueta montañera, de preguntar a la tienda de Girona si existían  guantes de alta montaña que llevaran la misma fibra “mágica” de Primaloft…y me encontraron unos, los últimos, de oferta a 85 euros. (130 precio original). Me tiré a la piscina arriesgándome en busca de la salvación de mis manos. Eran unos The North Face Impact Globe, mezcla de Gorotex, piel y Primaloft y con espuma contra impactos  –un material semi blando que se endurece en milésimas de segundo- en los dedos y parte superior de la palma con garantía de por vida. (Hace pocos días descubrí unos Dainese con esa fibra)
Tenía ahora la posibilidad de comparar unos guantes concebidos para moto contra otros diseñados para la dureza de la alta montaña. Y eso hice. Primero, probando los Impact Glove como probé en el recorrido con los Unik. También salí con las manos frías pero aunque en el primer momento el tacto interior de los dedos resultaba más acolchado y acogedor, lo cierto es que lentamente las manos …se me fueron anestesiando hasta un llegar a un punto de falta de tacto desagradable al cabo de unos 6 o 7 kilómetros.

Una solución calefactable un poco liada.

SI SALES CON LAS MANOS FRÍAS, EL “CONGELE” ESTÁ ASEGURADO
Ese fue el primer fallo y lección, ya que partiendo con las manos frías, la recuperación simplemente no existe. La segunda prueba la realicé a la ida con un guante diferente en cada mano y esta vez con las extremidades previamente atemperadas. El Unik se mostraba cómodo en un principio con los dedos bastante sueltos pero poco a poco la funda-guante de latex interior que en principio tendría que hacer de aislante se nota demasiado fría  y no logró detener la humedad exterior. También la piel que cubre el dedo grueso resultaba insuficiente generándose allí una zona donde la baja temperatura exterior iba haciendo mella. (La prueba la hice el domingo 5 de Febrero, en plena bajada de temperaturas continentales en un recorrido por la costa, sobre 2º.)
La mano embutida en el The North Face, ahora sí, conseguía mantenerse en un punto neutro –el Gorotex no genera calor pero evita que entre un frío relativo - y me imagino que el Primaloft hacía su trabajo, que me recordó al que produce en la cama un edredón sobre tu cuerpo en el punto justo en el que no pasas calor pero estás a gusto.
Hice un recorrido con los North Face y otro al final con los Unik. Hubo un momento que paré para hacer una foto y durante el minuto que tuve la mano fuera del guante montañero fue suficiente para que bajara el nivel calorífico de los dedos y ya no volviera a tener ese grado amable de temperatura. Aún así, opté por cambiar de guantes introduciendo uno soto guante de seda dentro de los Unik y acto seguido mejoró el confort de los mismos muy positivamente.
Una cosa está clara: Esa es la aplicación que les daré directamente  ya que al ser de talla holgada no se deforman con los soto guantes. Los Unik  son como mi vieja chaqueta Motomod, que bien embutida calentaba pero con menos frío no transpiraba, y mejor que no lloviera. No es el caso, pero cuando eso ocurre algunos huelen a podrido.
Los Impact Glove son originales y de una tecnología muy currada que aunque no son de moto -su caña es estrecha- hacen un buen papel ante  temperaturas “razonables” y, eso sí, muy preparados para los diluvios.

Guantes de montaña del Ejército

OTROS FACTORES
Ya hemos dicho que hay factores que hacen variar las características de un producto. Seguramente en los guantes también ocurre eso. Por ejemplo,  las personas también somos diferentes, una de otra. Al margen que Manolo siente menos el frío en Madrid porque la capital tiene un clima seco y Pep, a la misma temperatura, lo sufre más en Barcelona porque su clima es húmedo, puede haber otras diferencias constitucionales entre ambos. No todos tenemos el mismo riego sanguíneo y tu también estás en el saco. O sea que lee y ya verás.

 A LO MEJOR TIENES EL SÍNDROME DE RAYNAUD…
El padre del vendedor de la tienda de ropa de montaña que es un experto excursionista y esquiador me confesó que una semana antes de comprarle los guantes había estado esquiando y de repente se vio sorprendido por un ataque de frío intenso en sus manos. El helor fue tan insoportable que tuvo que salir de las pistas y meterse  urgentemente en un refugio  acondicionado. Se acabó el esquí para él ese día.
Mi cuñado Tino, que es traumatólogo, y mi amigo Juanma,  que es médico -ambos van en moto-, me explicaron algo interesante sobre otras causas y efectos que acaban fastidiando una salida invernal en moto. Mi interpretación es esta:

El sistema vegetativo del cuerpo humano actúa como un termostato y regula el calibre de las arterias dependiendo de la temperatura que recibe el cuerpo. Ese es el circuito periférico. Así, hay personas más sensibles que otras en los que sus vasos sanguíneos se contraen diferentemente ante situaciones extremas  de frío o calor. Lo primero que preserva el cuerpo de un humano ante una agresión climatológica extrema es la cabeza –un importantísimo elemento en contacto directo en el exterior- protegiéndola de los elementos  peligrosos como las bajas o también altas temperaturas que podrían provocar por una falta de protección natural en ese aspecto incluso un síncope o la muerte. Mientras, el flujo sanguíneo intenta circular por todo el cuerpo nutriendo como lo harían las canalizaciones de un radiador, refrigerando como una bomba de calor, las partes vitales como el corazón y pulmones, etc .
Pero, ¡ah amigos!, el circuito no es perfecto y en muchas personas eso se nota más dejando sin atender las partes más alejadas del cuerpo: las extremidades de manos y pies. En determinadas circunstancias de frío, por ejemplo, se cierran las arterias de esas partes (las manos) para economizar, mientras se ocupa del resto del cuerpo. O sea que ahí no llega el bombeo. Igualito que lo que pasa en el cuarto piso de una casa donde apenas llega la presión del agua o se cierran  los radiadores de esa planta para calentar mejor los pisos inferiores. Y ya le puedes poner una manta encima de un radiador apagado o unos guantes a una mano que ya está tiesa, que no sirve para nada.
Lo que le pasó al vendedor -probablemente sea una persona especialmente sensible a las bajas temperaturas, yo también lo soy– fue que sus vasos sanguíneos de las extremidades se contrajeron  súbitamente debido al frío reinante cerrando el flujo necesario de sangre que las regaba, y sus manos se quedaron más tiesas que un palo mientras su maquinaria de bombeo de urgencias se ponía en marcha para proteger el resto del cuerpo. La hipersensibilidad en este aspecto y en grado superior se llama Síndrome  de Raynaud.
Pero incluso existen más ramificaciones: lo que le pasó al vendedor -palidez, dolor- lo catalogaríamos como “fenómeno”. Luego tenemos el “Síndrome” que son aquellos casos que el fenómeno se presenta secundario a otra patología-hiperreactividad del sistema nervioso simpático, incluso leucemia, artritis, o también traumas vibratorios. Esto lo sufren especialmente los músicos -pianistas y guitarristas- y…los motoristas. Y por último, está la “enfermedad” de Raynaud, casos que el fenómeno se presenta por las bravas sin aparente causa etiológica y cuyos desencadenantes serían…los cambios de temperatura.

Al final lo mejor es esto

Así que ya tenemos algo más. Probé al final incluso unos enormes guantes del Ejército con forro polar independiente incorporado –no me preguntéis de donde los saqué- que al cabo de una par de kilómetros en moto fallaban por las costuras frontales de los dedos y los enfriaban rápidamente. Quizá para hacer guardias sirvan…
A lo mejor, esos guantes, los Unik y los Face Impac Glove, calientan más dependiendo … de quien se los ponga, sobre todo si el que los lleva no sufre ni el fenómeno, ni el síndrome, ni la enfermedad de Raynaud. En mi caso, lo que puedo decir es que su rango de temperatura ideal estaría entre los fríos 8-10 grados y los templados 20º, aunque a esta temperatura mis manos, en los Unik, comienzan a sudar.

LA DIFERENCIA ENTRE UNOS GUANTES DE 60    Y OTROS DE 130 €… ES QUE EL FRÍO TARDA ALGO MÁS EN LLEGAR
Esa frase me la regaló un vendedor de una tienda especializada de ropa moto y seguramente tiene razón. Hay otras vías, como los puños calefactables, buena idea aunque me comentan que acaba enfriándose una parte de la mano o los guantes eléctricos enchufados en la batería de la moto...con largos cables enmarañados. Estos merecen por sí solos otra comparativa o estudio. Aunque  el mismo vendedor me soltó que tenía algún cliente que le había comprado unos y que después de probarlos le dijo que “en la tienda calientan, pero en la carretera no matan”.
Hay también sobrecitos químicos que intercalados en los calcetines de los pies funcionan potablemente. También lo he probado y luego existen remedios caseros para poner a tono las manos frías, tipo remedios de la abuela como tomar infusiones de la planta ginko biloba que tiene cualidades dilatadoras. Los baños alternativos de agua caliente y fría desde luego no van mal para reactivar tus extremidades heladas. ¡Ah! otra cosa que funciona es aplaudirte mucho cuando estás aterrado de frío en medio de una estepa helada …pero es recomendable que pares la moto antes. Y la última, toda una clásica, es meter tus manos debajo de tu culito sentado en una silla.
 Pero al final, al final de todo, hay que decir que la solución, pero solución buena de las buenas, es simplemente instalar unas manoplas como las que llevan los carteros. Viejo método, comprobado e infalible. Mi amigo Xavier Bertral, que es todo un especialista en los Elefantes, se ríe de ellos colocando sus manoplas carteriles, puños calefactables que le permiten llevar guantes medios con buen tacto. En nuestro país, tus manos las tendrás calentitas hasta con guantes de verano.
………..?………
…¿y  a ti qué más te da?  Ande yo caliente……

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante lo que explicas, como siempre, haber cuando podemos volver a soborear una nueva comparativa o prueba de las últimas novedades del mercado motero.
Gracias por mantener este sitio, cada vez más concurrido.

J.V.

Toy folloso dijo...

A mí lo primero que se me enfría son los riñones. El resto de extremidades se solidarizan con ellos en pocos minutos. La faja es imprescindible en invierno.
Y después, como tenemos dos ojos para ver mejor que con uno solo, calzo unos gruesos calcetines de pastor, de lana pura, y debajo, otros de medio tiempo, mitad algodón mitad fibra.
Para las manos, también rebuscando por el baúl de los recuerdos, y cuando tenía una cabra de más cilindrada, unos guantes normales de moto por arriba y debajo ¡los de jurar bandera!.
Y el barbour de grasa, claro.

Anónimo dijo...

Lo primero, felicitaciones por el Blog, lo descubrí por casualidad pero ahora ansío cada uno de los post.

Yo me paso los inviernos penando por el frío en las manos.

Ahora llevo guantes de invierno, deflectores de puños y puños calefactables y, si bien no son perfectos, he conseguido hacer una ruta Madrid-Córdoba a una media de 4 ó 5 grados y llegar con las manos aún "vivas".

V'sss

Fernando P dijo...

Eres un pozo de sabiduría, José María. Estoy contigo, lo mejor es una combinación de todo lo que está mas que probado, las manoplas, puños calefactados y guantes que no pierdas toda la sensibilidad. En mi caso, el talón de Aquiles son los pies, por una no muy buena circulación, cuando llego al bar puedo utilizar el dedo gordo para enfriar la Coca Cola. Un abrazo

Anónimo dijo...

Lo primero, quitar el aire para evitar el efecto "sensación térmica".
Lo más eficaz, unas manoplas, después los protectores de manetas.
Saludos.
Rauk

agusti carbonell dijo...

Jose,hay manoplas para la BMW 1200gs?

Anónimo dijo...

Buenos días José María.
Me llamo José Angel y soy de la isla de La Palma, esa que has visitado recientemente.
Por favor, necesitaría ponerme en contacto contigo por email.
El mío es a-fuego-lento@hotmail.com

Muchas gracias.

Ramón dijo...

Eso me ocurría a mí antes. Ahora disfruto de unos puños calefactados y utilizo los guantes de verano.
Por el momento no he pasado del nivel 2 de los varios que tiene la moto (HD Electra Glide Ultra).

El problema de los pies se mitiga un poco con el uso de buena ropa térmica (calcetines y ropa interior) que se puede encontrar en las grandes superficies del deporte de nuestro alrededor.

P.D: gracias por mantener un blog tan interesante.

Angel Mir Roy dijo...

Soy apenas un mero imitador amateur de su obra. Mi mas humilde admiración por su trabajo.

A su disposición.

dutopunky

http://motopunky.blogspot.com.es/

Anónimo dijo...

Muy sobraos de pasta vais, si señor. 130 €urazos por unos guantes ¡madre mía!.
¿habeis probado a poneros debajo de los guantes unos de plastico de gasolinera o sanitarios. Cuando hace frío de verdad son mano santa, aunque las manos te sudan que no veas.

Saludos por tu fantastico blog motero

Un admirador

Dorita/Alh. dijo...

Hola Jose, me gusta tu blog, es muy util.Sobre manos frias, me he comprado manoplas para mi Vespa. Aunque en Andalucia no hace tanto frio, se me quedaron las manos muertas. Completamente sin sentir lo que tocaba. Blancos los dedos. No puedo con guantes, aprieto mas fuerte y entonces peor. Las manoplas son TUCANOURBANO, y me pongo guantes de tela como los que llevan en Semana Santa en las procesiones porque no aprietan, son suaves. Para calentar las manos, nada mas notar que se estan enfriando,paro un momento y me los pongo en el cuello, se recuperan enseguida. Si te sientas encima, estrangula, y no se calientan. Sé de que hablo, porque soy Holandesa, y alli si que hace frio!
Un cordial saludo.

Slow Rider dijo...

Mi experiencia es la misma, lo mejor las manoplas de cartero.. yo uso debajo guantes de verano en pleno invierno.. hay que cortar el viento, si no no hay nada que hacer...
Gracias por el Blog ;)

Neticola dijo...

Me encanta como escribes, mejor, como cuentas las cosas, hasta me fastidia cuando se termina la entrada ;-) Mi enhorabuena una vez mas José María.

Raúl Arévalo.-

Anónimo dijo...

Hola,

Yo estuve en Marzo en Suecia practicando Moto de nieve en los bosques, y me lleve mis guantes de Piel de Levior con goretex, y yo pensaba que pasaria frio, pero aun por la noche, con temperaturas de bajo cero, y los propios puños calefactables de las Yamaha Adventure, no sufri nada de entumecimiento debido al frio...

Quizas es que iba muy caliente de la emocion, por que mas que deslizar por la nieve fue casi trial por la poca nieve que habia.

Rafagas

Anónimo dijo...

"Aterrado" de frío en medio de una estepa? Supongo que te refieres a "aterido":
Aterido: Adj. Rígido, paralizado, pasmado de frío:
estar o quedarse aterido.

Ráfagas

Jose Maria Alguersuari dijo...

Bueno,cuando digo aterrado me refiero al participio del verbo aterrar.Aterrado es algo así como espantado o "acojonado".Pero también vale el tuyo.Saludos

Anónimo dijo...

Aqui un fan de las manoplas! Desde luego el único modo de ir cómodo em invierno!

José Miguel dijo...

Doy fe que las manoplas tipo cartero son lo mejor que hay, los he llevado en un viaje por la sierra de Gredos estas pacuas, con bastante frío y mucha lluvia, y con unos guantes de entretiempo iba más que cómodo, con las manos calentitas y secas. La única pega que tienen es que si tienes que soltar la mano del manillar en marcha (por ejemplo para subir o bajarte la visera), volver a coger el manillar no es tan rápido como sería necesario en caso de, por ejemplo, frenada de emergencia, así que hau que elegir bien el momento en que lo hacemos para evitar sorpresas.

Anónimo dijo...

Recuerdo de niño, en invierno por las carreteras de Soria y alla por mediados de los 70, ver pasar a la Guardia Civil en sus motos Sanglas provistos de cubre manetas (las que decis de los carteros) y de un faldon como de plastico asido con corchetes a la moto que les cubrian las piernas hasta la cintura. Si entonces eran capaces de patrullar asi las inospitas carreteras, hoy nos quejamos de vicio. Un saludo y gracias por la comparativa y consejos.

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias por el artículo, José María. Me acaban de diagnosticar enfermedad de Raynaud y ando como loco intentando paliar los síntomas. Es horrible, se duermen los dedos hasta la insensibilidad absoluta, imagina para frenar o desembragar. Quizás por montar en bici y moto durante más de 30 años, quizás por una asepsis hace un par de años que casi me lleva p´alante....

Lo dicho un artículo para enmarcarlo y gracias otra vez.

José María Alguersuari dijo...

Una putada amigo.Creo que podrías probar de llevar unos guantes calefactados de la marca Klan ,tienen varios modelos.Da la casualidad que el importador es Comof y es el mismo que trae el chaleco refrigerante ,y del que hice la prueba.Búscalos en la web que esta colgada en mi blog en la parte de la derecha.Yo creo que tienen que funcionar.Suerte

MrFloyd dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MrFloyd dijo...

Lo mejor para alargar la sensación de confort en las manos mientras se conduce a baja temperatura son unos sotoguantes, debajo de unos buenos guantes.

Anónimo dijo...

Volviendo de Cabo Norte, 5 dias de lluvia. Era por Noruega por ahí arriba, arriba. Llevaba 3 pares de guantes en las maletas que iba cambiando y tambien una manoplas cubriendo el guante... y las manos heladas. Estuve buscando tiendas en los pueblos por donde pasaba. Pasé a una tienda multi-sport con cosas de Montaña, nieve, motos, quads. etc. Pedi unos guantes para el frio y me sacaron guantes de frio "normales para ellos". A mi me parecian poco, le dije al dependiente que me tocara las manos (como me vería que se fué disparado al almacen) ... y me sacó unos RUKKA. Pues señores FUERON COJONUDOS, para hacerles la ola. Más aprecio que al ORO los tengo guardados bajo llave. Aguantaron más de 8 horas bajo la lluvia durante 5 dias. Recuerda FRIO-GUANTES: RUKKA. (el precio noruego no te lo digo).

Anónimo dijo...

Gracias por la información .JMA