lunes, 30 de julio de 2018

PRUEBA PEUGEOT METRÓPOLIS 400 RX R: AHORA MUCHO MEJOR



La Peugeot Metrópolis 400 RX R es un producto Premium muy bien conseguido.

Hay motos -tampoco muchas, no creas- que me enamoran al momento. A otras las he tenido que darles algo más de tiempo para que me convencieran, por ejemplo esta Peugeot Metrópolis 400 RX R, que lo ha hecho plenamente en esta última y remozada versión. Y no me refiero a la estética, que la encuentro bonita y refinada.
Tengo que decir que esta prueba de la nueva versión 2018 ya la tenía hecha y guardada hace tiempo pero como el buen vino el concepto que tenía de los triciclos ha madurado y....muy positivamente y por eso la saco ahora. Muchos que me leéis ya sabéis que en mi pequeño parque móvil hay desde hace más de un año una Yamaha Tricity 125 con la que me he hecho con ella incluso algún viaje largo y dejado unas pruebas.
Si me lo pasé con ella teta yéndome a Asturias, imaginar lo bien que va en un uso diario, que es más lo suyo. Aquí se están moviendo cosas. Kymco tiene un triciclo 550 sport turístico a punto de salir, Yamaha ya ha anunciado que va a producir una Tricity con más cilindrada y potencia ampliando el área de movilidad rutera que será casi con toda seguridad una 300 y Piaggio acaba de presentar una MP3 350 que va mejor -lo digo con la boca pequeña- que sus hermanas de medio litro.
Bueno, el caso es que salí del concesionario Mataró Bikes con esta, para mí, bonita Peugeot Metropolis 400 RX R con la intención de compararla con el modelo anterior que publiqué en este blog y así os lo cuento. De entrada muy poco que ver entre ambas.
Ahora sí, con la experiencia que he adquirido circulando por todo tipo de asfaltos y ...caminos de tierra y encima tumbando sobre mojado con un tres ruedas creo firmemente en el futuro de este tipo de vehículos que son algo así como los SUV entre los coches. Tengo que decir, no obstante, que aunque el invento me gusta y sorprende mucho yo siempre tendré y no renunciaré nunca a las motos ...de dos ruedas .

En las curvas se comporta como una moto (es una moto) pero con mucha más seguridad y aplomo.
En recta tiene algo de la consistencia rutera de un coche.
Admite pistas en buen estado.

Dicho esto, este Peugeot Metrópolis 400 RX R es el regalo más grande que se podría permitir un conductor con carnet de coche porque eso es lo único que necesita para conducirlo !legalmente hasta un 500 cc ! aunque en Francia se exige un curso de 7 horas. Pero, y aunque a lo mejor no te lo creas, también es toda una nueva experiencia para los que nos encantan las motos porque tumbar en las curvas o viajar lejos es chulo pero mucho más si lo haces ... con el doble de seguridad. A este tipo de bicho lo has de mirar como un "aparato" con ruedas diferente y si te se ocurre probarlo sígueme el consejo: no te bajes de él a los dos metros de ponerlo en marcha porque esa cierta pesadez delantera que notarás desaparece inmediatamente en los 10 cms siguientes. Luego, tú mismo, vete de Madrid al Escorial, de Sanse a Bilbao por autopista o por donde ya sabes o de Barcelona a Toulouse y a ver si te convence. 

EL APARATO SUPREMO
Es un aparato ..."supremo" -en realidad la palabra que intentaba teclear en el iPad era la "superior" pero aparecía machaconamente  ésta  aunque me parece que también le encaja- y es que realmente esta versión está muy bien conseguida porque creo que es un triciclo algo más glamuroso y compacto que el MP 3 de Piaggio y que además raya la excelencia en acabados y gadgets. Desde luego, y a nivel de mecánica, no conozco ningún monocilíndrico excepto el X Max 300 y dicen que el 350 del nuevo Piaggio Mp3.
Completísimo cuadro de mandos de corte automovilístico.

En el cambio con el anterior modelo del Metrópolis ha perdido un par de cv (da 35 cv) porque se evaporaron un par de ellos con el paso por el Euro 4 pero mantiene un grado de finura ejemplar y con una progresión de potencia muy afinada y ganado mejor fluidez en recuperaciones. Anda muy bien y he conocido motores de cuatro cilindros más toscos de funcionamiento.

La total renovación de esta Metrópolis 2017 es más que evidente. Se han afinando y optimizado detalles que precisamente no eran sus mejores virtudes en el anterior modelo, reforzado puntos del chasis y rehecho completamente el tren delantero ahora con tarados diferentes que le otorgan más agilidad en los cambios de dirección ya que es más estrecho entre ruedas. Han aumentando el tamaño de sus llantas (de 12 a 13 pulgadas) y de sus discos (de 200 a 230 mm) además de incorporar el ABS a su sistema exclusivo de frenada SBC. 

Cuenta además con dos posibilidades de control de tracción desconectable TCS, Sport y Urban, lo que le convierte en un vehículo todavía más seguro incluso en las peores circunstancias climatológicas. No ha llovido mientras la he probado con lo cual no sé cómo va pero por poco que vaya ,...tiene que ir mejor que con nada. Si un triciclo patina suele hacerlo de atrás con lo que la adopción de ese apéndice tecnológico llega sin duda con toda clase de parabienes y aplausos.
Mantiene a través de un gráfico en el tablero digital el control de las presiones (TPMS) de sus tres neumáticos- uyyyyyy.....cómo me gusta eso...- y monta en esta versión un sistema automático que activa el  warning de emergencia ante una deceleración brusca. Una llave Smart  Key activa a distancia su puesta en marcha.


La plataforma plana, una gran ventaja

TODO NUEVO

Todo se ha hecho nuevo. Se ha reforzado y optimizado como digo su chasis y suspensiones -es muy confortable el tren trasero a pesar de su rueda de 13-  aunque un poquito menos el delantero porque las presiones de ruedas han pasado de 1.7 k a 2.0 k, pero ha mejorado la agilidad de los cambios de ritmo. El caso es que muestra más efectivo en la gestión de las curvas  y ahora lo hace con un tacto de dirección menos pesado, más ágil, menos cansado de conducción y más intuitivo en la gestión de curva. (Tiende a abrirse algo en ellas pero efectuando un leve toque de frenada con la manera izquierda se compensa la trazada. Un truquito que funciona). Aquí sigue yendo un poco por detrás de la mayor agilidad de los Piaggio.

Lo cierto es que las curvas, sean como sean, se las merienda sin pestañear. ¿Quieres saber la diferencia entre meterte en un terreno sinuoso  y complicado a toda castaña o con poca adherencia haciéndolo con una moto o con esta Metrópolis? Fácil: con la moto contienes la respiración durante la trazada y con la Metrópolis ,...aspiras y respiras relajadamente . 

El cambio en el tacto de la frenada con el anterior modelo me ha parecido la noche y el día porque no era precisamente ejemplar en eficiencia. Ahora los frenos funcionan muy bien, no rebotan nada tanto el que actúa compensado a través de la maneta izquierda o el propio delantero derecho que detiene sin contemplaciones los 257 kilos del aparato. Curiosamente, en el modelo antiguo la mejor frenada se obtenía presionando el pedal situado en la plataforma que repartía la presión de los frenos pero en esta versión lo mejor es olvidarse de ese apéndice -que obliga la legislación para poder conducirlo con carnet de coche- porque ni el tacto ni la progresión de la frenada no es ni la más efectiva ni la más buena.
El motor, que ha pasado -bastante bien- por la castración teórica del Euro 4, es cierto que no proporciona un prodigio de par, ni tampoco de velocidad punta ...no, pero es tan suave y con una sobresaliente progresión de su potencia que como además no vibra no te bajarías nunca  de esa nueva Metrópolis. Su velocidad punta, real GPS, está sobre los 140 km/h, lo que permite cruceros confortables entre 130 y 140 de marcador en autopista. Sin embargo, acusa los desniveles especialmente con dos plazas.
Dicen que han bajado el consumo  y ronda los 4 litros pero ...ponle algo más. La "moto de nieve de carretera " aporta además su sistema electrónico de "tente en pie", que se activa fácilmente por un botón si te detienes ante un semáforo o si te paras ...en medio de una riada. La verdad es que funciona muy bien...pero no hay que olvidar que son bichos -este y los Piaggio de 250 kilos-.
 Por cierto, su espacio de mantenimiento es de 10.000 kms con una revisión de control ocular a los 5.000. Me chivan que esa mini revisión no ha de superar los 20 o 30  €. Algunos pecados de juventud del anterior modelo -problemas con el escape- parecen estar resueltos.



Una buena ventaja es su plataforma plana, eso siempre se agradece y mucho  y de eso te das cuenta si vienes de una scooter con puente central. La moto es baja y ninguna talla va a tener problemas de poner pie a tierra, la pantalla es regulable y el asiento - de lujo- es muy confortable. Se abren bajo el mismo dos compartimentos amplios para poder alojar un par de cascos o lo que haga falta. Quizás lo peor es que su amortiguación en terrenos rugosos rebota demasiado.
Plagada de gadgets y con cierto diseño automovilista -es un producto Peugeot-, y eso se nota.
Desde luego, no me parece desorbitado su precio de 8.700 € si contamos con lo que ofrece y...lo que te da una moto de ese precio. Mañana por la mañana saldría de viaje con ella por el norte hacia Verín, que tengo que ver a un amigo y me ha invitado a comer el mejor pulpo "a feira". ¡Salud¡


Promete buenos viajes en carretera.



(Publica tu comentario aquí)








3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy a un paso de comprar uno de estos ,los he visto sobre mojado y van bien .Ademas en Bilbao y alrededores no se puede correr y si lo haces sales en la foto seguro.

Manel dijo...

Buena presentacion y mejor explicacion,como siempre.
No me apasionan los triciclos,pero cuando te planteas que sea un vehiculo" familiar",quiero decir,que lo pueda coger la mujer para recados y darse una vuelta,con garantias y mayor tranquilidad para ella,le das vueltas al tema.Me preocupa o mejor dicho,no lo veo muy de ciudad,no tiene las ventajas de la moto de dos ruedas,circular entre coches se me hace que sera mas dificil y tocara en muchas ocasiones,armarse de paciencia.
Cual es tu opinion o valoracion al respecto?
Esos 257 kg entre coches o a poca velocidad,penalizan?
Muchas gracias.

Un saludo

Manel

José María Alguersuari dijo...

Lo de la mujer...depende de la mujer.Hay féminas que conducen motos grandes o megascooters al estilo Burgman 650 o de la 400.Estas conductoras no tienen que tener más problemas llevando una Piaggio Mp3 o una Peugeot Metropolis que más o menos pesan igual.Incluso lo tienen mejor porque en estos dos casos la asistencia hidráulica que las pone “rígidas y tiesas” ante un semáforo no necesita de gente muy forzuda.Otra ventaja es que justamente en los momentos que estos triciclos están con el bloqueo puesto es cuando mejor los puedes mover ,por ej,empujándolos y metiéndolos en un aparcamiento entre dos motos muy juntas.O sacándolos.
Dicho esto ,a mi mujer que lleva a veces una Honda Scoopy 100 no la veo moviéndose con estos dos triciclos ,pero si lo ha hecho sin ninguna dificultad con mi Yamaha Tricity 125 que pesa unos 160 kilos y que no lleva ningún dispositivo de fijación vertical al estilo de los comentados.Ni lo necesita para nada por su poco peso.El nuevo Tricity 300 que tiene que aparecer muy pronto - se presentará en meses -intuyo casi seguro ,que tampoco lo llevará.Creo que no pasará de 200 kilos.
Pues Manel te equivocas en lo de la movilidad de la Peugeot circulando entre el tráfico .Se mueve muy bien incluso entre coches .Es un aparato de medidas muy ajustadas - más pequeño que un Piaggio Mp3 -y más compacto ,por ej ,que una Burgman AN 400 .Mira los vídeos que hay del Metrópolis 400 lidiando entre la selva motorizada de algunas ciudades.No más fácil o difícil que lo hacen la mayoría de los scooters.Ah,si llueve,va a distancia de todas.Saludos