sábado, 14 de mayo de 2022

NEUMÁTICOS BRIDGESTONE T 32 PARA MI HONDA NC 750 X

 

 

La NC 750 con los Bridgestone Battlax T 32
Con el original Metzeler Tourance Next

Creo que el neumático bueno es aquel que no se hace notar mientras tú vas a lo tuyo disfrutando de un paseo, tandita de curvas o viajecito en moto.

En cambio, los neumáticos malos o incluso mediocres chirrían por algún lado ya sea manifestándote imprecisiones en plena curva, negándote información de lo que van pisando, deslizando cuando no deben o simplemente creando una vida a bordo poco confortable.

 

A lo largo de los años, y perdona la vanidad amigo, he desarrollado un sexto sentido para entender lo que me van diciendo las gomas mientras van rodando.

Les pido que me ofrezcan buen feeling de tacto en su pisada y sobre todo que sean lo suficientemente “gomosos” y sobre todo también sentirme cómodo mientras conduzco. Una R o una Sport están hechas para hacer curvas con perfecta precisión y si quieres con rodilla en tierra y allá tú, pero otra cosa es viajar y hacer kilómetros con motos más turísticas como esta última versión de la Honda NC 750 que tengo desde hace pocos meses, donde lo importante es que tu culo vaya confortable y contento durante un montón de kilómetros y cuantos más, mejor.


Mi ex Honda Crossrunner con los anteriores Bridgestone T 31


LA HONDA NC 750 X, UNA MOTO COMPLETA CON NEUMÁTICOS …EQUIVOCADOS


La última versión de la NC 750 X es para mí, probablemente, la mejor moto media y la más completa - la V Strom es una buena competidora pero es más larga y se siente más pesada- de las decenas de motos que he tenido en mi vida. Una auténtica dos plazas bastante ligera, robusta, bien hecha, que corre lo suficiente y que recupera a bajas vueltas divinamente. Cuenta con control de tracción, gasta poco, sus revisiones son espaciosas y cuesta casi la mitad que una, por ejemplo, BMW 850 GS equipada. En todo caso y para sacarle un punto negativo a la moto es que la sexta marcha queda demasiado desmultiplicada lo que muchas veces es un incordio.

El motor, un bicilíndrico paralelo que suena como un V2 va muy bien pero su confort y tacto rodando con los Metzeler Tourance Next que lleva puede mejorar y mucho, simplemente sustituyendo los neumáticos originales que montan por otros más asfálticos. Estas gomas de medidas 120-70-17 y 160-60-17 también las llevan las anteriores versiones de las NCX, que son unas motos más altas y con un mayor recorrido de suspensiones (137 mm delante y 150 mm detrás). La versión 2022, la mía, ha visto rebajada la altura de sus muelles a 120 milímetros, con el beneficio que representa en seguridad (tocas muy bien a tierra) para las tallas medias o bajas, pero al mantener los mismos neumáticos la moto queda viciada en ese cambio porque su finura de conducción, pisada y confort general queda mermada y explico el por qué.

 

Apenas hay diferencias de peso entre los 
Bridgestone T 32 y Metzeler Next.

Unos neumáticos semi trail como estos Next están fabricados con carcasa muy dura porque se supone que han de trabajar en condiciones severas ante fuertes impactos circulando en tierra o por terrenos pedregosos. Ese es el error, porque las NC por su envergadura y profusión de fibras y a pesar de su estética nunca han sido motos todoterreno o trail y menos en esta versión 2022 de suspensiones cortas y con el chasis bajo. Vaya, que no pisan la tierra y si lo hacen lo harían igual que mi Benelli Imperiale, una moto 100 por cien de carretera. Aún así, en las versiones anteriores de las NC el efecto de la dureza de estos Next queda mejor maquillado gracias al recorrido más largo de sus suspensiones. Los modelos anteriores pesaban 6 kilos más además de los 10 extra de la versión con cambio DCT ( 230 kilos) .

Pero especialmente en la nueva NC X 2022 sin cambio automático como la mía (solo 214 kilos llena) estos Next producen una conducción tosca y rebotona del tren delantero. Me han recordado al tacto de pisada de los Dunlop Scoot Smart que llevaba en origen mi ex Yamaha XMax 300, unas gomas duras como una piedra que, eso sí, te metía en la curva como un patinete de los de ahora pero sin darte ninguna información del terreno y sin comodidad alguna.

Algo así ocurre con los Next porque en terrenos sinuosos asfálticos hace ir a la moto como por un raíl… pero llegándote continuamente rebotes duros del neumático delantero que te acababa tocando, y bien, las cervicales.

 

Cuando a mi Yamaha X Max 300 le puse unos Bridgestone SC convencionales - no radiales -…todo cambió. Eran de tacto más suave y gomoso que los Dunlop y ofrecían una conducción más dulce y confortable. Este tipo que os escribe podía ser un incondicional de Michelín, de Pirelli o de otra marca, pero la vida es así, lo soy de Bridgestone. Desde hace años he montado en mis motos, especialmente el Battlax BT 45 - hay que rascarse algo más el bolsillo porque sí, son caros- en varias clásicas como mi Bonneville, Royal Classic 500, Interceptor 650 o Benelli Imperiale 400 por su buenísima pisada y gran agarre. Dicho esto, también tuve un fracaso -y está escrito aquí en un post- con unos SC1 montados en una Burgman 650 hace años que sustituyeron a unos magníficos TH 01 de toda la vida. Los SC1 estaban hechos para la T Max pero no para la Burgman.


Con mis amigos Pedro, Andoni y Pablo en los alrededores de Bermeo.

BRIDGESTONE T 32, OTRA MOTO

 

Hace 3 años tuve una Honda Crossrunner 800. Iba calzada de origen con unos Bridgestone Adventure, unas gomas semi trail parecidas a estas Metzeler Next. Pero, al igual que las NC, aquella moto con pinta de trail nunca lo fue ni de broma, era muy pesada (243 kilos más los extras) pero sí en cambio una excelente moto de carretera. Los Adventure hacían la conducción algo mazacota, mermaban la agilidad de la moto, tenían demasiada huella y mis manos iban duras sobre los puños. Los cambié por unos T31 GT, unos neumáticos de puro asfalto   y …hale hop…cambió la conducción de la moto por completo. Ahora he hecho la misma operación con los nuevos T 32 pero en su versión normal, no reforzada, más adecuados para esta Honda que los GT construidos para motos más pesadas, de 225 kilos en adelante. Mi intuición me ha dado la razón y la mejoría en los cambios son notables.

Los Bridgestone Battlax T 32 son unas gomas de última generación que no me han sorprendido en su comportamiento porque, como digo, tengo la referencia del anterior modelo. Y ya era muy bueno. Se les pide que se comporten con un buen agarre en mojado, que sean ágiles en curvas y que duren lo máximo. En húmedo he circulado poco pero las sensaciones son buenas. Lo de la vida larga no lo sé y tendré que comprobar cómo están a partir a los 7000 kms en adelante.

Si te digo que están diseñados bajo las directrices de la tecnología Pulse Groove te quedarás -como me pasa a mi- con cara de pato pero si te explico que eso significa que han aplicado en la banda de rodadura unos surcos ondulados buscando canalizar mejor el drenaje en mojado para hacer la conducción más fluida y segura, eso lo entendemos mejor. Esos surcos o refuerzos laterales también optimizan los fuertes apoyos en frenada intensa. Por curiosidad puse en la balanza los T 32 y los Next y apenas hay unos pocos gramos de diferencia entre las dos marcas y contando que los traseros pesan sobre 7 kilos y los delanteros sobre 4. Apuntar que el trasero del Bridgestone pesa unos gramos más y el delantero unos menos que su competidor. Sí parece que los Bridgestone son un poco menos ruidosos.


Sin palabras...

Las gomas de los T 32 han ganado en mayor superficie de contacto, el neumático trasero (sobre un 13 % más que el anterior T 31), en cambio la huella del delantero es parecida a la del anterior modelo, cosa que me alegro porque aquel iba de cine con un comportamiento en el cambio de dirección muy rápido y eso quiere decir que la agilidad está asegurada.

El neumático delantero está fabricado con un solo compuesto mientras la rueda trasera recibe una mezcla doble con las bandas de rodadura laterales más blandas con el fin de adaptarse mejor al terreno. La central es más dura para que la goma…dure más. Polimero RC, Silica Rich, Nano Pro Tech, MS Belt o Htspc son nomenclaturas de Bridgestone de diversos compuestos y tecnologías que hasta pueden impresionar a un determinado comprador pero a ti y ya mí lo que nos interesa: es simplemente cómo va este neumático Battlax T 32. Y va así.

UN VIAJE PRUEBA

 

Recién cambiados los neumáticos y casi inmediatamente me monté un viajecito desde Barcelona a Bermeo donde tengo unos amigos muy moteros. En realidad, y desde hace unos años, el viaje en moto no es para probar la moto sino para probarme a mí y a ver al paso de los años cómo lo aguanto físicamente. Por eso le concedo tanta importancia a las pantallas altas y deflectores que llevo siempre incorporadas que me protegen, por ejemplo, de los dolores cervicales.

Nada más subirme a la moto, equipado con bastante equipaje, con dirección a Bermeo me di cuenta que el tacto que percibes en la pisada de los T32 es el de una sensación gomosa, agradable y todavía más que el de los anteriores T31. Los Metzeler Next quedaron rápidamente en el olvido.


El Next y el Battlax vistos desde atrás

Estos T32 pisan el terreno más dulcemente, absorbiendo mejor filtrados las irregularidades del suelo y, de paso, ofreciéndote mayor información. Es como si de repente te hubieran cambiado el tarado de las suspensiones de esta Honda porque de la sequedad, dureza y el corto hundimiento de las barras de antes, con los T32 notas con una pisada más dulce.

La moto se vuelve más intuitiva, con un cómodo guiado y la caída de la rueda en curva es rápida y ágil pero siempre tienes sensación de seguridad. Todo esto tiene su lógica, hemos pasado de unas gomas con la carcasa sobre reforzada- absurdo para esta NC- y pensadas para un mayor peso, a otras con vocación de puro asfalto.

En la autovía Barcelona-Lleida-Huesca- rodaba muy cómodo y aplomado. Desde allí tomé el tramo de fantásticas curvas de “moto-moto” pasando por Riglos hasta Berdun y lo disfruté a tope. A la menor insinuación, la Honda tumbaba facilísimamente.

Seguramente existen modelos de Michelin, Pirelli o de otras marcas con un comportamiento parecido pero yo no los he probado.

Seguí hacia Pamplona, Vitoria y Bilbao. En Bermeo pasé unos días con mis amigos rodando por los alrededores y después volví a mi casa en un trayecto directo. Salí a las 10 de la mañana de Bermeo y llegué a casa a las 7.30 de la tarde con una horita de descanso por el medio, igual que había hecho en el trayecto de ida.

Si con el Metzeler Next mis cervicales me producían pinchazos en una salida de 80 -100 kms producidos por los duros rebotes de una carcasa muy rígida, al final del recorrido de los casi 700 kms hechos de un tirón, mi body estaba al final inmaculado como de un tío de 20 años y así lo cuento amigo.


Regreso; 9 horas de moto. STOP.
Viaje agradable. STOP.
Estado físico…como un toro. Stop.




Te agradezco tus comentarios.