lunes, 12 de abril de 2021

BUSCANDO UNA SCOOTER PARA VIAJAR

 

Burgman 400 de 2016. Un Scooter bonito, completo y válido despues de 20 años de su presentación.
 
Kymco XCiting 400 TCS de 2021, una de las mejores alternativas de compra por precio y tecnolígia.

Un día del siglo V antes de Cristo, el filósofo Diógenes caminaba a plena luz del sol con un candil encendido. Cuando le preguntaban los estupefactos ciudadanos por qué lo hacía, el sabio les decía: 

-Busco un hombre honesto.

Pues a mí me está pasando lo mismo. Cuando desde hace unas semanas he comenzado a interesarme cómo anda el mercado de scooters con la idea de hacer un cambio de mi Burgman 400, me miro al espejo y me digo:

- Eso es, busco una scooter honesta.

Y cuando digo honesta me refiero a que debe de cumplir una serie de requisitos. Necesito que sea lo máximo de intachable circulando por carretera, que es el hábitat donde me muevo al menos un 90 % de las veces. Y no creas que es tan fácil encontrarla porque casi todas las scooters se fabrican para darles un uso casi estrictamente ciudadano.

 

La Suzuki VStrom 650, es una buenísima rutera y muy cómoda para sus dos ocupantes, características que mantiéne también después de dos décadas del modelo en activo.

Si sigues mi blog ya sabes lo que me gustan las motos. Estoy loco por ellas. La mayoría de las muchas que he tenido las he preparado a conciencia (pantallas altas de protección, he mejorado los sillines, buenas suspensiones, maletas y topcase, etc) para poder afrontar con las mínimas condiciones exigibles algún viajecito o salida de algunos días.

Hoy por hoy, si voy solo o con amigos, suelo utilizar la Interceptor 650 (! qué divertida es!) o la Benelli Imperiale 400 (! qué fina va en carretera a 100 -120!). Son motos ligeras que están pensadas para ir en solitario si has de hacer muchos kilómetros. La Royal Enfield, no obstante, la he mejorado mucho en este aspecto haciéndole los cambios que te acabo de comentar. Ha quedado francamente habitable para un pasajero, eso sí, ...hasta cierto punto y kilómetros. La Benelli puede acoger en todo caso dos plazas si se trata solo de algún paseíto.

La VStrom 650 fue de las motos que he tenido (fue mía a finales de los 2000) más ruteras. Todo lo que le falla en términos de maniobrabilidad en parado por su excesivo volumen, peso y largura (es muy extrema entre ejes) la convierte por otro lado en magnífica aliada para circular por vías rápidas donde su piloto notará una pisada excelente y un confort (gracias a sus largas suspensiones de 150 mm en ambos trenes) de 10 con estrella. Y muy importante: el pasajero viaja amplio y muy cómodo tal y como me lo recuerda mi mujer de vez en cuando.

- Es la mejor moto que hemos tenido para viajaaaaar,... queridooo...

Y eso no ha cambiado nada de nada porque una VStrom actual es idéntica (no hay mal que por bien no venga) en sus cualidades dinámicas que la que tuve hace 14 años. Lo que ocurre es que el “tilín” me ha desaparecido.

 
El que os escribe, con la Lambretta 150, en un viaje a Mónaco de 1964.

La última grande que he tenido y que bordaba la finura de marcha y para nada el cansancio fue una Honda Crossrunner 800 ya que dispone de una divinidad de motor de cuatro cilindros en V y una suavidad de marcha encomiable. Recientemente la he vendido después de hacerle 12.500 kms y algunos viajes, especialmente uno al norte de España con una vuelta Donosti -Barcelona directa muy reconfortante el pasado año. Deseo al nuevo poseedor que la disfrute como se merece.

 MOTOS PARA VIAJAR,...SCOOTERS PARA VIAJAR.

En mi vida motorística ha habido motos y scooters. Desde siempre. La primera, una Lambretta 150 en 1963 y la más reciente una Burgman 400, la última de la versión que ha durado 21 años y que compré con 1.500 kms en febrero de 2018. Entre algunas decenas de motos que he tenido han pasado por mis manos dos Lambrettas, una Montesita 65 cc, una Vespa 160 Sport, dos Yamaha TMAX 500, una Aprilia Scarabeo 175, una Piaggio Beverly 250, una Honda Innova 125, una Burgman 650, una Yamaha X Max 300, una Peugeot Metropolis, una Yamaha Tricity 125 y una Burgman 400. Creo que están todas.

 

 Mi Yamaha TMax 500 de 2001...

 No reproduciré las motos porque hoy no toca, pero diré que he viajado casi tanto con los scooters como con las motos. Incluso en los últimos a la par. Y eso tiene una explicación.

Mi mujer ha ocupado el asiento de atrás de un aparato con ruedas, motos o scooters, desde 1982. Han transcurrido 39 años desde que la invité a dar una vuelta - lo primero que le pregunté al conocerla fue si le gustaban las motos - y lo sigue haciendo, pero como la que le gustaba, la VStrom, pasó a la historia no he tenido otro remedio, para viajar con ella, que echar mano de maxiscooters tan o más espaciosos que aquella Suzuki, mucho más protectores ante las inclemencias del tiempo y desde luego incomparablemente mejor dotados de capacidad de carga que los de la buena Suzuki alta. He ganado todo eso, que no es poco, te lo pasas bien ruteando por curvas, aunque, es cierto, he perdido algo del equilibrio dinámico y las sensaciones puras de la aceleración con cambios de marcha de una moto. Pero se lo debía por tantos años de fidelidad motera. Si venía conmigo tenía que ser muy cómodamente.

La verdad es que hace apenas tres años di la vuelta a España con la Suzuki Burgman 650 y mi mujer me acompañó durante la mitad del recorrido. Antes había hecho otro viajecito a Asturias en solitario con mi Yamaha Tricity 125, un viaje inolvidable de una semana. En el 2018, esta vez con la Burgman 400 y con Carmen detrás hicimos la ruta Barcelona-Galicia con días por delante y relajadamente. En realidad hubo otros viajes, solo o acompañado (Francia, Italia y nuestra costa mediterránea,) a bordo de todas estas scooters.

 

Con la Burgman 4000, en el Pirineo...

...Y en Mónaco 50 años después de hacerlo con la Lambretta.
 

Quiero creer que estamos...saliendo...de la pandemia y me niego a no hacer planes para dentro de un par de meses. Confío en que nos darán carta libre porque el país lo necesita y porque ya tendremos buena masa vacunada. Y ni se te ocurra decirme que eso no ocurrirá.

La Burgman 400 se ha mostrado como una buena aliada para mis viajes por lo dicho. Es grande, amplia, cómoda, capaz y relativamente rápida, no tanto por su velocidad punta, que puede ser en un momento dado alta (más de 140 kmh) sino que gracias a su buena aerodinámica y a su buen crucero de marcha cargada y con dos plazas puede mantener unos 120 kmh. No está mal para los buenos 34 cv salidos de un motor que básicamente proviene de una tecnología de hace 20 años. En esas condiciones de crucero mejora los datos de una Honda CB 500. 

Lo asombroso es que hay detalles del diseño de la Burgman que sorprenden teniendo en cuenta tanto su edad de su diseño, como su bajo centro de gravedad, sus más que buenos frenos y su facilidad de marcha y sobre todo por un asiento bajísimo al que contribuyen sin duda la calidad de marcha que transmiten los buenos recorridos de suspensión en una scooter  (110 mm delante y 100 mm detrás) gracias especialmente al amortiguador trasero acostado horizontalmente sobre una  bieleta marca de la casa y que convierte a las dos Burgman - la nueva 400 2017  y la clásica de toda la vida  400 hasta 2016- en las mejores maxiscooters  del mercado. Todo un puntazo no superado hoy en día que hace cerrar las bocas de los scooters de más cilindrada con precios estratosféricos.

Lo de la capacidad de carga es sorprendente. En la Burgman 400 “vieja” caben en el cofre 62 litros y en sus guanteras unos pocos más. Si le añadimos el top case de 47 litros que llevo ahora podemos guardar bien cerraditos más de 110 litros de carga (dos terceras partes de la capacidad de carga de un MINI actual que es de 160 litros). Eso es lo que más me gusta: ver el Burgman limpio y con todo el equipaje dentro. Alicia Sornosa, Miquel Silvestre o Carlitos Sinewan alucinarían, no lo dudes, al ver una moto casi con todo lo que llevan ellos dando vueltas por el mundo y que parece dispuesta, vista por fuera, para ...ir a dar un paseo.

La SYM 600 monocilindrica, toda una copia estética de las Burgman 400 y 650.
 

Ni siquiera el actual y nuevo Burgman 400 dispone de ese baúl (solo caben 42 litros) ni tampoco, un fallo garrafal, no haber actualizado la medida del neumático trasero (sigue siendo de 13 pulgadas) y bajar incomprensiblemente la potencia. (34 cv del mio contra 29 cv del nuevo euro 5). Es cierto, en la versión de 2021, que sale con control de tracción pero, aparte de ser más pequeño, lejos queda del confort de marcha y de la protección del anterior Burgman. Primer eliminado en mi libreta de posibles compras.

 

LA VIEJA BURGMAN CONTRA LAS NUEVAS GENERACIONES DE SCOOTERS: SYM 400 2021, YAMAHA XMAX 300, SUZUKI 400 2021, SYM 500 TL, BMW C 400 GT, KYMCO XCITING S TCS 2021...Y ALGUNAS VIEJAS GUERRERAS

 La tengo hace 3 años y como las motos me duran poco me pica el gusanillo para intentar cambiarla. La “futura” nueva ha de mantener simplemente todo lo bueno de la vieja Suzuki y mejorarla si cabe, por ejemplo, en potencia que nunca viene mal en carretera. Mmm....pues qué quieres que te diga, he encontrado poca cosa en los catálogos de 2021. 

A medida que la he ido comparando con los nuevos modelos me he ido dando cuenta de que o todo es más de lo mismo (scooters enfocadas a la urbe) y nada o poco de lo que más me interesa a mí, (utilización por carretera) sin pagar cifras superiores a 10.000 € .

 

  Con la Peugeot Metropolis 400, en Valencia.

 LA X MAX 300, LA X MAX 400 Y LA BURGMAN 400

 Eliminada la elección de las 300 (que son las mejores en ciudad y sus alrededores, aunque tampoco digo que no sirvan para realizar viajes esporádicos) mi búsqueda se ha centrado en las maxiscooters de cilindrada superior. Las de 400.

A ver. La X Max 300 que tuve es posiblemente una de las más tecnológicas. Un motor finísimo que al lado del carrasposo y ruidoso de la Suzuki (el sonido es lo peor de mi Burgman) parece venido de otro planeta. Pero en honor a la verdad es una moto corta de ejes (su lado buenísimo es su agilidad ratonera) pero dicho esto comparándola con la Burgman no tienen nada que ver sus distintas pisadas en autovía, ni su protección aerodinámica, ni su confort de marcha ni siquiera su posición sentado: en alto, tipo silla, relativamente más encogido de piernas y más expuesto al aire en la Yamaha y situado muy bajo, más confortable, muy estirado de piernas y perfectamente protegido por un escudo más ancho y una pantalla larga y muy próxima  a ti. Pero, además, la Suzuki antigua tiene unas suspensiones dulces (ya digo que el sistema de suspensión trasera es un puntazo) en contra de las de la Yamaha que son más cortas de recorrido y sumamente duras. Otra diferencia importante es la diferencia de par motor - la capacidad de soltar sus bajos- donde la diferencia también es notable (36,3 Nm a 5800 rpm por 29 Nm a 5750 rpm) debido a la diferencia de cilindrada. Las distancias entre ejes (responsables de la mejor pisada en carretera) marcan constantemente mi comparación con las demás que he estudiado y no es para nada una apreciación banal como ocurría con la VStrom.

Por ejemplo, la XMax dispone de 1.540 mm y la Burgman 400 mía, 1590 mm, o sea es 5 cms más larga.

La Yamaha XMax 300

Alguien me podría decir que por qué no la comparo con la XMax 400. Y mi respuesta es que así como la Yamaha 300 es totalmente nueva tecnológicamente, y eso se nota especialmente con su hermana mayor, ésta, aunque ha sufrido ligeros retoques de motor aparte de los estéticos, basa su propulsor en el veterano 400 que al fin y al cabo han ido de la mano a través de los años con el de la Burgman, manteniendo los dos los traqueteos típicos de antaño. Por lo demás, no gano nada o poco (bueno sí, en todo caso, y eso lo considero importante, su control de tracción) aparte de eso, sus potencias son parecidas al igual que las cifras de su par motor. Su posición es igual que en la 300, sentado como en una silla (es cierto que se maniobra mejor así) y a mucha distancia del método-sofá de la Burgman que previene con gran acierto del cansancio de los kilómetros.

Tuve dos T Max 500 hace 20 años. Primero, la versión de carburación en 2001 y en 2003 la de inyección. Aquel scooter deportivo de 2 cilindros fue una revolución y yo sucumbí a ello.

Cuando los vendí apareció el Honda Silver 600 y tengo que decir que me enamoró su dulce motor y sobre todo su filosofía menos deportiva y más viajera y utilitaria a pesar de sus problemas de estabilidad. Ojalá siguiera teniendo Honda aquel propulsor montado en una scooter con la filosofía de la Burgman porque me haría con una seguro, te lo juro por la cruz bendita.

 

LA SYM 500 TL, LA SYM 600 Y LA T MAX 

Tenía los ojos puestos en el nuevo SYM 500 TL Un scooter nuevo a caballo de los monocilíndricos de 400 y bicilíndricos como el T Max 560, BMW 650, Honda Forza 750 o Kymco 550 que, aparte de su buen precio, ofrecía 40 cv. Justo lo que necesitaba.

SYM 500 TL.

Sin embargo, había una cosa que me molestaba a la vista. No es bien, bien, una copia de la T Max pero se parece mucho. En realidad, se parecen mucho entre ellos todos los scooters bicilíndricos exceptuando el raro -depende de donde lo mires- Forza 750. Tengo una Interceptor que se parece a pocas motos y una Benelli Imperiale que también. Y las Burgman solo se parecen a ...otras Burgman. Son diseños suaves de líneas, redondos, grandes y ampulosos como los de un Jaguar MK2 de 1959. Qué coche más bello, único e icónico. Ahora también hay Jaguar modernos que forman parte de un tipo de vehículo más estandarizado como hay scooters modernos que se parecen mucho  ...menos las Burgman. Bueno, solo hay un modelo de una marca conocida que se asemeja a mi Suzuki. ¡Qué leches!... Es una copia clavada a una Burgman 400 o 650.Y a mí no me parece mal. Son las SYM 400 y 600 monocilíndricas de hace 10 años.

Diré antes que nada que le enseñé a Carmen una foto de la SYM 600 y ...coló. Se creyó que era una Burgman, puso cara de no entender nada y siguió con la restauración de una mesa camilla que estaba haciendo.

He comentado que tenía los ojos puestos en la SYM 500 TL. Y a pesar de las líneas compartidas con todos los scooters deportivos la fui a probar. Me gustó su peso contenido, su ordenador de a bordo a la última -aunque me sobraban funciones- sus frenos y, como digo, el precio. No me gustó el funcionamiento del motor, que era finísimo, pero igualito al de las T Max que tuve. Es que ya ves que soy raro, no me gusta la marcha única -parece que su motor funcione con una primera inacabable- en los TMAX. Sí, ya sé que es lo que pone al personal que la compra pero a mí ...te soy sincero...nada. En el blog tenéis la prueba que hice de la 530 en Gran Canaria. No me imagino ir a Pamplona por autovía en primera y a 150 kmh. 

 SYM 400 TCS 2021.

 
 El “viaje” en scooter es otra cosa y otras sensaciones.

Cuando devolví la 500 TL la vi pequeña, pero a su lado había plantificada una 600 monocilíndrica nueva.

Recuerdo que la probamos con mi amigo Joan hace unos años cuando yo todavía tenía la Burgman 650. Y ...nos encantó.

Aquella gran Burgman 650 era muy capaz, gran viajera, pero pesaba un quintal, 270 kilos llenos aunque en marcha no se notaban los kilos tanto. La SYM, (238 kilos...en vacío) pesaba menos, pero los kilos estaban ahí a pesar de un centro de gravedad bastante bajo pero menor que el de la Burgman 400. En cambio, lo que nos gustó fue el tacto sólido y el empuje de su motor de 560 cc sin apenas vibraciones. Daba y da 45 buenos caballos y he estado ...a punto de comprarla porque su precio actual es toda una incitación: 7000 €. Además, porque con ella casi ... no hacía cambio de moto por su gran parecido con la Burgman. La Suzuki -se fabricaba en Japón- es tan bonita que no me canso de mirarla y le hago fotos cada dos por tres y sin venir a cuento.

El motor de la SYM 500 bicilíndrica gustará a todos los que suspiran por una TMax con sabor a carreras, pero a mí me encantan sin dudarlo más las sensaciones enérgicas pero muy dosificables del gran mono de 560cc...y que han pasado desapercibidas para el gran público.

Monta las mismas ruedas que la Burgman 650, 14 y 15 pulgadas (aunque no son baratas), dispone de una capacidad enorme de equipaje y de verdaderos butacones. Lo que no me ha decidido a su compra ha sido su falta de control de tracción, su peso sobre 250 kilos completos, su relojería anticuada y sus cortas suspensiones (88 mm la delantera y 89 mm la trasera) comparadas con las de la Burgman 400 K 8 de 2016, la mía. Sin embargo ...ahí estoy todavía dándole vueltas.

 

LA SYM 400 2021, LA BMW C 400 GT Y LA KYMCO XCITING 400 TCS 2021

Apenas a unos metros de la gran mono estaba expuesta la totalmente nueva y recién llegada SYM 400 de 2021.

Se ve a primera vista que no tiene nada que ver con la 400, hermana de la veterana 600. Es un scooter corto y más compacto, más “chato”. El conjunto está bien, al estilo de la X Max 300 que es la principal contendiente contra la que tendrá que luchar. Y también con la nueva Kymco XCiting S TCS que se presenta técnicamente con las mejores armas.

La nueva SYM 400 2021, que cuesta prácticamente igual que la Kymco TCS , 6300 €, lleva buen equipo, como el control de tracción TCS, ruedas de 15 y 14 pulgadas, motor euro 5 de 32,5 a 6.500 rpm, un par motor de 37,8 Nm a 6000 rpm, un buen cofre de 45 litros con capacidad para dos cascos, una distancia entre ejes de 1.555 mm, un centímetro más larga que la XMax 300 ...pero 3.5 cms más corta que la Burgman 400 veterana. El par de amortiguadores montados en vertical no pronostican una maravilla de confort, aunque lo que menos me ha gustado es su colorista tablero de relojes que parece salido del departamento de Walt Disney en sus mejores tiempos. Bienvenida esta nueva scooter que entrará sin duda con buen pie en el mercado de la city sin duda pensada para desplazamientos cercanos a las ciudades aunque no la veo a priori para grandes viajes, que no quiere decir que no los pueda acometer ...

¿Pero hay alguna más aparte de las más pesadas Forza 750 o la BMW 650? Creo que son dos buenos ejemplos que elimino de entrada por sus altos precios e idem pesos.

Puede que las haya.

 

La BMW C 400 GT, mantiene la filosofía de la "antigua" Burgman 400, una de las pocas Scooters de media cilindrada, con grandes actitudes ruteras. Bien: casi todo. Regular: velocidad punta algo justa. Mal: precio.

En una escala inferior coloco en la lista de posibles viajeras a la BMW C400 GT y a la recién presentada Kymco X Citing TCS 2021.

La BMW es una moto larga y con un diseño peculiar, quizás demasiado ...peculiar. Su distancia entre ejes se acerca a la de la Burgman 400, 156.5 mm. Pesa, pese a su apariencia, poco, 212 kilos. Sus asientos son del estilo de la Burgman, muy habitables y el del conductor queda del suelo a casi la misma distancia de la Burgman,775 mm. ¿He dicho que lo que me encandila más es poder situar los pies planos sentado en una moto baja? Pues lo digo ahora. En la BMW se viaja con las piernas relajadísimas por delante porque otra de las cosas que ha copiado BMW en esta C400 GT de las Burgman es su particular ergonomía donde, a diferencia de la posición silla de la mayoría de las scooters, el conductor va sentado hacia atrás apoyado en una zona del sillín que hace de riñonera. Es la única solución para acoger a las diversas tallas del mercado: sentado bajo y con las extremidades inferiores estiradas hacia delante. Así llegas silbando hasta Burgos pasando por Albacete.

El motor de la BMW C 400 GT lo fabrica Loncin en sus fábricas de China. Y eso, aunque lo dudes, es una garantía de primera porque este fabricante hace también los motores de 800 y 900 de BMW. Cuesta 9000 € de los de verdad.

El propulsor de 350  ofrece  34 cv a 7500 rpm  y da un par maximo de 35 Nm a 5750 rpm . Lleva control de tracción ASC. El baúl utiliza el sistema Flexcase, un hueco modular flexible que puede albergar dos cascos en parado. Aplica la tecnología TFT con numerosas opciones disponibles, entre ellas conectar nuestro smartphone mediante una aplicación o interconectar datos de audio si llevamos intercomunicadores. Sus suspensiones son de 110 de recorrido delantero y 110 en el tren trasero. Sin embargo, y otra vez, la lógica me dice que estos dos amortiguadores verticales no pueden mejorar el funcionamiento suave del único horizontal de la Burgman. Por cierto, y aunque la mayoría de propietarios lo desconoce, se puede regular la dureza en 7 posiciones (aunque es incómodo) con lo que se adecúa mejor la geometría de marcha dependiendo de la carga. Por todo lo demás, una scooter de las más preparadas para rutear.

 

Bonito diseño virtual de la desaparecida Aprilia SRV 850. Dan ganas de comprar una para pintarla así.

Teniendo en cuenta el precio y el equipamiento que trae la Kymco XCiting S 400 TCS, con los números y datos en la mano es probablemente la mejor opción de compra. Lo es para los amantes de la filosofía Sport que quieren un poco de filosofía T Max pero que no quieren pagar lo que cuesta su hermana la AK 550. El precio de la XCiting es buenísimo: 6.499 €. Los 35,53 cv a 7500 rpm y un par motor de 38,4 a 6500 rpm son muy buenas cifras y si le añadimos que monta un control de tracción muy desarrollado (el TCS trabaja en combinación con el ABS ofreciendo un plus de seguridad máximo) tendremos una scooter top de gama. El motor es un Euro 5 con emisiones por debajo de lo legal. El ordenador de a bordo permite la conectividad con el móvil con un navegador integrado en el cuadro permitiendo almacenar rutas .

Sus suspensiones casi calcan a la larga BMW C 400 y ...la más larga Burgman 400.

Una horquilla hidráulica telescópica de 41 mm y 110 de recorrido y un doble amortiguador de 107 mm. Sus neumáticos son de 120-70- 15 y 150/70/ 14 pulgadas. Su distancia entre ejes es de 1.570 mm y su peso en orden de marcha es de 213 kilos. La altura de asiento se queda en 805 mm, una medida de compromiso para todas las tallas...aunque parece que toda la estructura del chasis es alta.

Hay que reconocer que esta scooter está algún punto por encima de la competencia. Es elegante, deportiva y creo que puede ser una buena moto -perdón, scooter- para viajar.

Siempre me quedé con las ganas de probar una Aprilia 850 SRV. Estoy seguro que, aparte de su excesivo peso (249 kilos en vacío), su motor de 75 cv era perfecto para viajar. Me encantaba su línea porque no se parecía a ninguna maxiscooter. No digo que de esta agua no beberé pero quizás algún día me compre una y la pinte exactamente con este color de la foto. De rojo Ferrari.

 

Con Carmen y la Burgman 400 en Colunga, Asturias, hace dos años. Visto lo visto en el mercado de las Scooters de media cilindrada, esta Suzuki... creo que tendrá todavía recorrido.

DE MOMENTO ME QUEDO CON LO PUESTO 

Mmm...confrontándola con todas las demás 400, mi Burgman creo que aguanta bien los envites, especialmente en lo referente a la capacidad de carga, al confort de marcha y hasta en prestaciones puras. Eso sí, seguramente es la peor en ruidos y sonido de motor. Acelera bien pero a cambio suelta chasquidos y quejidos producidos por una tecnología antigua o quizás ...emitidos por el tubo de escape. Puede que lo cambie por un Mivv Urban y a ver qué ocurre.

- ¿Que vamos a hacer con nuestro viaje al norte? ¿Cómoooo lo haremoooos y en quééé?´- me preguntó anoche mi mujer con cierto rintintín sabiendo que yo de la moto no me despego ni para ir a hacer pipí.

No sé lo que haremos o cómo lo haremos todavía. Lo que sé es que en Asturias o en Santander o en el País Vasco, durante unos días, habrá una Interceptor 650 y durante otros ,...una Burgman 400.

Una me la llevaré puesta y la otra me la haré traer por los amigos de transportes LVT.

(Nota: no he puesto en este listado a la Forza 350 por su justa potencia, (28,8 cv,) y su par más limitado 31,5 a 5.750 rpm, lo que la aparta algo de mis necesidades de moto habitual de carretera. La X Max 300 la pongo como referencia ya que fui poseedor de una)