lunes, 19 de diciembre de 2011

Y Y0 TAMBIÉN



TRUCO Y MÉTODO PARA OPTIMIZAR TU VIDA MOTERA O CÓMO CONSEGUIR REGALOS GRATIS

Uno de los videos de más éxito del programa de humor APM de la TV 3 - la televisión autonómica catalana- es el que protagonizan dos mujeres que aparecen hablando frente a la cámara. Son una madre y su hija y cada vez que esta última suelta una parrafada, la otra –su madre- asiente  a modo de loro enseñado con un: “Y yo también”.
La  escena, aunque resulta de lo más cómica, es, sin embargo, de lo más solidaria y da mucho juego porque la frase se puede adaptar a múltiples situaciones.

SI LO HUBIERA SABIDO ANTES…
  Hace unos años  tuve que fotografiar para la sección de la Contra de La Vanguardia– hice cientos de fotos para esa sección- a un escritor inglés ya mayor -muy amigo del histórico maestro fotógrafo Cartier Bresson- al que se le había hecho una entrevista.

Si eres médico,igual te regalan unas entradas para el circo.  ( En la foto Circo de Soleil)

He tenido suerte porque en todos los años de mi carrera profesional he logrado “seducir” a mis fotografiados logrando buenas fotos de retratos. Pero esa vez, no fue así. El caso es que cuando intenté hacerle un plano cenital de su cabeza, el tío se negó en redondo y a partir de ese momento la sesión se volvió áspera y desagradable. Diría que el pájaro aquel quería mantener un pulso conmigo hasta el extremo que corté la sesión y me despedí de la representante de su editorial, que era amiga mía. Yo no estuve durante la entrevista -el redactor había acabado ya- y la foto que se publicó en el diario era una de las dos o tres  que le había hecho al principio. Mi sorpresa fue que al leer la entrevista me enteré que el hobby mayor que tenía el personaje…eran las motos. Tenía una autentica colección y el tipo, los fines de semana, se enfundaba un Barbour y se largaba a hacer kilómetros por el condado donde vivía.
Todo hubiera cambiado de haber sabido los dos cuáles eran nuestras pasiones. Aparte de enrollarnos con anécdotas moteras, le hubiera hecho fotos cenitales, puntuales, divergentes y hasta esotéricas. El hombre no hubiera dicho ni pío y habría obtenido toda su colaboración. Seguro. Pero faltó que le dijera: ¡Y yo también!

Créditos a lo mejor no,pero bolis te llevarás un montón

Otra vez, hará unos 4 o 5 años, me paró la guardia civil en una carretera de Andalucía. Había cometido una infracción menor y cuando el guardia me pidió la documentación se me ocurrió decirle:
-Perdone pero apostaría que es usted un fijo en las concentraciones moteras de policías.
 El guardia me miró con cara de sorpresa y me preguntó que cómo lo sabía y si yo también era guardia.
-No, no-le dije. Es que tiene cara de motero.
Me la jugué – podía habérselo tomado peor y pensar que le estaba tomando el pelo pero acerté-, pero  al motero de uniforme le debió hacer gracia aquello y me dejó marchar sin denunciarme.
Porque en el fondo somos buena gente y somos el único colectivo que nos saludamos en ruta -vale, hay algunos camioneros que también-. lo que quiere decir que, quizá por la indefensión mayor de la moto frente al coche, estamos más dispuestos a ayudarnos. O sea, que fíjate tú, hay un montón de situaciones que hasta podríamos optimizarlas si supiéramos que el tipo que tenemos delante comparte nuestra afición motorística. (Puede ser  golfística, futbolística, etc, aunque en este caso la situación puede ser más jodidilla). Fijaros lo que me pasó:
Todos los hombres de 40 para arriba tenemos que hacernos revisiones obligadas,-macho tu también-, que aunque no son dolorosas, por la posición y postura del cuerpo en el momento de la exploración. Tampoco son muy estéticas, sobre todo a los ojos de la enfermera que observa cómo el jefe mete la mano en lo más hondo de ti mismo. (Hace años que me enteré que una ECO es no solo lo mismo, sino mejor que el tacto típico y así te ahorras el trago). 

Nunca se sabe si estos dos de las motos optimizarán tu vida

 En una primera visita en la que no conocía al especialista descubrí  mientras hablábamos en su despacho una foto enmarcada  en la que aquel doctor aparecía junto a otros tres, vestidos de futbolistas con el uniforme … !del club de futbol que simpatizo!. Nunca supe si la ponía para acojonar sádicamente a los pacientes en el caso que fueran de otro equipo rival o quién sabe, para tranquilizar a los que comulgaban con el equipo de sus colores. Lógicamente le  comenté mis inclinaciones deportivas y os puedo asegurar que el reconocimiento médico fue extraordinariamente sutil, delicado y supe profesional. Él era seguidor de aquel club de futbol….! Y yo también!
¿Que cuál es mi equipo? .Sí, hombre, te lo voy a decir. Yo qué sé si llevas bata blanca, trabajas en un hospital, operas los ojos, eres del Sevilla porque encima de la mesa hay un llavero con el escudo, y yo, es un decir, soy del Betis  y a lo mejor un día me tienes que trasplantar la córnea. Te crees que soy tonto, o qué.

MOTEROS: SALIR DEL ARMARIO
¡Ah, amiguete, como puede cambiar tu vida si te encuentras a un motero de verdad en el momento oportuno y en el lugar adecuado!

Sin ir mas lejos,el  cocinero de Casa Juanito,-San Carlos de la Rápita- que es motero,hará que te chupes los dedos.

 En cambio  este logo motero que hemos hecho a medias con mi amigo Manel Roig no compromete a nada, y lo tendrían que llevar en la bata colocado junto al  bordado  del Hospital de la Paz en Madrid, el Clínic de Barcelona, el Hospital Psiquiátrico Román Alberca de Murcia, etc etc,  todos los médicos cirujanos, enfermeras, dentistas, urólogos y personal de administración …que sean moteros . Y tú también, claro. El trato sería otra cosa, como de “compas”. Incluso con posible beneficio para ellos,…porque igual descubren que bajo tu chapa de “¡Y yo también!”,  eres representante del Circo de Soleil  y tienes entradas…y hablando, hablando…como sois “compas” de la ruta…a lo mejor les cae algo.

La idea la podemos ampliar a otros sectores, como por ejemplo:
Tú vas a un banco a pedir un crédito y el director de la sucursal te ve el logo de “Y yo también” y a lo mejor el crédito no te lo dará, bueno seguro que no te lo dará, pero es posible que te lleves una sorpresa, separe un poco la solapa de la americana y te enseñe tu misma enseña “Y yo también”. Si es así, puedes estar seguro que te irás de la oficina bancaria con dos calendarios, un puñado de bolígrafos y mira,…hasta es posible que te suelte mirando hacia otro lado, un reloj de marca rara, pero un reloj al fin y al cabo.
Te juro que yo conseguí algo más de descuento en un coche porque el vendedor era un loco de los viajes en moto. La clave es sencilla: se llama complicidad. ¿A ti no te ha pasado nunca?. No me lo creo.

Y yo también, en los hospitales. Que bonito... 

El filón puede ser infinito. Podrás conseguir mejores entradas si averiguas antes que la Fazer que hay aparcada en el teatro es la del taquillero. Ya sabes, pon en marcha el tema “¡Y yo también!” y enséñaselo.
Eso sí, no vayas con mi logo todo chulo por ahí, con un chándal cutre y un casco hecho polvo y sin pantalla, esperando que te curen mejor o que te caigan cosas gratis, porque…por ahí, vas mal, muy mal. Hay que ir honrando la afición motera, la tuya y la del de  enfrente, dignificándola en todo momento. Motero sí, pero limpito.

Ahí va la idea y buen año a todos...y esto no es broma

6 comentarios:

Manuel dijo...

Éste no es un comentario acerca de tu último post; pero me causa indignación la putada que le han hecho a tu sobrino, el chaval no merecía tal felonía. Se comprende que la F1 está llena de gente fría, sin honor, de auténticos hijos puta...
¡Dále, de mi parte, muchos ánimos y díle qué persevere!, ¡qué ha demostrado de sobras que vale para el oficio!

Saludos desde Tenerife.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Manuel, hay deportes que no tienen sentimientos y los aficionados deberiamos castigarlos con nuestra indiferencia y falta de seguimiento.
Animos Jaume, has demostrado sobradamente que sirves para esto, iniste en ello pues la realidad nadia puede ocultarla.

Jose Maria Alguersuari dijo...

Gracias a los dos por vuestro apoyo.Jaime esta fuerte mental y físicamente como una roca.!y tiene solo 21 años!.En la F1 eso, mas que básico, es fundamental.Hay mucho tiempo por delante.¿os suena aquello de "No hay mal que por bien no venga"?.Saludos

Anónimo dijo...

Y yo también...... opino lo mismo, en lo de Jaime y sobre tú post decir que en alguna ocasión me he encontrado con moteros sin "el traje de faena" puesto, como yo digo (casco, chupa y guantes), vamos de chaqueta y corbata, que al conocer de nuestra mutua pasión, no es que me hayan solucionado la vida pero si me han puesto las cosas más faciles.

Gracias por seguir escribiendo y por cierto, creo que te gusta un poco la fotografía.....anda!! y a mi también....

Felices Fiestas desde Córdoba.

Circu dijo...

Quien sabe lo que puede pasar con lo de " Y yo también" a lo mejor el de Ferrari tambien lo lleva dentro de la gorra... y le cae un puesto de piloto probador
Por cierto me sumo a lo de limpito y respetuosos.

Anónimo dijo...

En una oficina bancaria en la que trabajé a inicios de crisis no denegamos prestamos para motos si la operación era fiable, pero como fuera para otra cosa... El director era muy motero, "y yo tambien"