miércoles, 27 de junio de 2012

TRIUMPH BONNEVILLE 865cc T 100. LA MEJOR BONNY.

                                  PRUEBA



La Bonneville continúa en forma


Tengo un gran cuadro colgado en la habitación que enmarca un “colage” de fotos de una gran parte de las motos que he tenido en mi vida. No están todas pero las que aparecen guardan cada una de ellas recuerdos de épocas y momentos inolvidables. Todo hay que decirlo, unas más que otras, ya que durante esa larga vivencia motociclista ha habido en cada elección aciertos y también algunas decepciones, generalmente debido a que el perfil de la moto que acababa de adquirir, no habiéndola probado antes, no encajaba con mis necesidades reales. Cuando se da este caso, el error lo pagas hasta que te desprendes de ella, a no ser que estés dispuesto a perder bastante dinero de un día para otro si es nueva cambiándola por otra.
Repasando foto a foto, sin embargo, cada vez que las miro aparecen algunas máquinas que me provocan una sonrisa de complacencia por los buenos recuerdos y los servicios prestados. Especialmente una roja Montesa Impala 250 de 1965; mi Sanglas blanca 400 – con el chasis nº 2-prácticamente un prototipo del 69; la ligera Ducati Sport 750 del 76 y la BMW GS 1000 del 90, además de  otras que marcaron mi vida especialmente.
Pero si tengo que decir cuáles fueron las que más ilusión me hicieron, tengo que señalar a mi Norton Comando 850 de la última serie del 78 y una cromadísima Triumph 900 Thunderbird , de mediados de los noventa, ambas naturalmente inglesas. Conducir la primera, incluso con sus notables vibraciones al ralentí y el sentir de su gran motor a bajas vueltas, fue, sin duda, toda una experiencia imborrable. Después, y unos años más tarde, también me encantó aquella Triumph tricilíndrica que de tanto mirar sus brillos casi me producía escozor en los ojos. Pero mi recuerdos de ella fueron  agridulces porque al chasis de aquella moto le pasaba algo ya que se movía alarmantemente a mas de 110 kph y no mejoró ni cambiándole la horquilla y ni los amortiguadores traseros. De todas formas, continúa gustándome cuando miro la foto a pesar que ahora la veo demasiado alta.
 Ahora que lo pienso, las camisetas que más me han gustado llevar, aun conduciendo una Honda VF, una BMW R 100o una Yamaha XVS, por ejemplo, han sido las que muestran el logo de Norton y Triumph. Todo un acierto estético de estilo de letra. (Por cierto, en el caso de Triumph el rabillo de la R abrazando la H final ha sufrido no menos de 10 variaciones y retoque estéticos desde 1902).

La Triumph de Buckmaster-Kinsella 2ª en las 24 horas de Montjuich de 1968

El ala dorada de Honda es bonita, pero Triumph le lleva muchos años de historia a los japoneses y eso creo que también le confiere un plus de solera. Será por su belleza y equilibrio clásico o  por sus connotaciones históricas deportivas  pero ese logo ha atraído sobre todo a los veteranos motociclistas de todo el mundo como también en su día los tuvieron  Velocette,  BSA, Matchless –el diseño de nuestra Sanglas se inspiró en ella- -y otras. Aquí y fuera de nuestro país, lo lograron  Montesa y el dedo rampante de Bultaco.

QUÉ NOCHE LA DE AQUEL DÍA
Pero existen más motivos personales que me acercan hacia Triumph. Conservo la única foto de mi abuelo que le hicieron en 1919 sentado sobre su Triumph modelo H y también he fijado en mi memoria las miles de motos y motoristas que se concentraban y aparcaban cada año en los alrededores de la plaza España de Barcelona para seguir las evoluciones de la carrera de resistencia más importante de Europa: Las 24 horas de Montjüic.
Quien lo haya podido vivir sabe que lo que digo es cierto, porque el viejo parque y su circuito urbano ha sido el más bonito de cuantas pruebas de este tipo se han celebrado… y también ha sido probablemente uno de los más peligrosos. (Tuvieron lugar allí durante decenas y decenas de años competiciones internacionales de GP de motos y también al final de F1, que 1975 acabó con un fatal desenlace con varios muertos y con un testigo directo que es éste que os escribe).
De esas motos aparcadas en las aceras adyacentes al parque en los años sesenta se podían observar matrículas holandesas, francesas, italianas, alemanas y de de la Gran Bretaña, que portaban  principalmente las grandes BMW, también  Guzzi  y algunas marcas inglesas ya desaparecidas pero también muchas Triumph. No había mucho más para elegir en los años sesenta .Normalmente, ¡cómo no diferentes ellos!, las inglesas solían marcar su territorio con un charquito de aceite.
En 1968, yo tomé parte con una Bultaco 250 de serie –mi hermano Jaime quedó en muy buenos lugares y segundo en más de una ocasión- y turnándonos en relevos con mi compañero Castellvi logramos acabar en la décima posición y la cuarta de la categoría de los 250. Siempre se corría mezclado con máquinas de más cilindrada y ese año participaron siete Triumph de entre 500 y 650 aunque  solo tres se situaron delante nuestro: la de Buckmaster y Kinsella -unos habituales a la prueba- consiguió el segundo lugar y la pareja española JUANJO y Fargas, con una Norton 750, ganaron la prueba con 635 v al circuito. (JUANJO fue después importador de la marca en España con éxito a diferencia de Triumph que apenas se vieron en este país).

La Triumph del equipo Redfert-Hopes detrás de mi Bultaco en las 24 horas 1968

En plena carrera sabías quién tenías pegado a ti por el sonido del motor. Una dos tiempos te avisaba que te iba a pasar porque su “tubarro” petardeaba como un avispa borracha detrás de ti; una Ducati 250 sonaba ronca cazalla a través de su megáfono –todavía faltaban 5 o 6 años para que aparecieran las temibles e invictas 750-, pero me acordaré de cuando mi Bultaco Kit América, algo descafeinada eso sí y por eso acabamos, andaba detrás de una Triumph bajando por la Font del Gat negociando la redondez de la curva manteniendo como era obligado en aquel lugar un pelo de gas con la segunda colocada. Ahí, las retenciones de los escapes de las inglesas Norton y de las Triumph Bonneville sonaban poderosas y  burbujeantes, emitiendo sus dos pistones un característico sonido –subían y bajaban los dos a la vez-, típico de la configuración de un motor a 360º. Creo que dejé pasar a más de una para escucharlos…
Han transcurrido 44 años desde aquel día y aquella noche, pero cada vez que escucho esa música en una Triumph bicilindrica contemporánea os podéis imaginar el gusto que me da. Encima, la que fabrican ahora, la Bonneville ,es muy parecida a la que corrieron  Buckmaster y Kinsella en aquellas viejas 24 horas ,tanto que no creo que su moto tuviera entonces más potencia que la que da ahora una Bonneville.67 CV.

Los carters son como un espejo

VAYA,VAYA, QUÉ BUEN MAQUILLAJE…
Cuando los amigos de www burras.eu me facilitaron una preciosa Triumph Bonneville T 100, de hace dos años con 3700 kms y en estado inmaculado, lo primero que hice – ya te lo puedes imaginar, chato- fue dirigirme al viejo parque y ex circuito de Montjuich  (así, con su antiguo nombre acabado en ch), escenario mudo de tantas epopeyas gloriosas en la historia del motociclismo. El trazado del circuito es exactamente el mismo con su corta recta donde se ubicaban los animados boxes -debajo de las fuentes-,su primera curva a izquierdas – esa que estoy en la foto- del restaurante de La Pérgola, su subida al Pueblo Español, su amplia curva a derechas de Sant Jordi, la recta del estadio, la curva del ángulo, la ciega, la preciosa curva de La Rosaleda con peralte a favor,…uuuahhuuuuuuuuuuuuu…,la bajada de la Font del Gat, la curva del Teatro Griego, la curva de Vías y la entrada en la recta de boxes de La Guardia Urbana. En fin nada ha cambiado excepto que si corres a más de 40 en algún tramo te empapelan. Yo creo que no me van a decir nada si pongo que en algún momento “por necesidades del guión” superé esta “gran” velocidad. Quizá alcancé los 50km/h.

INTRODÚCETE EN LA MÁQUINA DEL TIEMPO, AMIGO
 Te invito a que hagas una prueba. Acércate al parque de Montjüic. Una vez allí, ojea unas fotos de la época de unas impresoras que te habrás hecho antes, -el Ipad también vale para eso-, ponte un casco jet, - va a ser complicado que encuentres un Cromwell auténtico- ,le quitas la visera y encástrate unas gafas de esas clásicas de moto que alguien te habrá dejado. Sitúate en la recta donde estaban los boxes y estaciona la moto allí mismo, en diagonal a la acera. Acuérdate, tiene que ser justo donde comienzan las escaleras de las fuentes.
Colócate a continuación en el otro extremo de la calle frente a la moto vigilando que no te vea nadie porque pensará que estás loco, cuenta inversamente de 10 a 0 y, zas,… corre todo lo rápido que puedas hacia ella. (La salida se hacía de esta forma). Arráncala y sal en dirección hacia la primera curva de la Pérgola que inicia el ascenso al parque. A continuación completa el trazado.
No hace falta que corras, ni que traces en plan carreras porque te la puedes dar con un autobús pero ya te garantizo que te impregnarás del espíritu Montjuich. Verás cómo lo notas.
Y…mmmm…hazlo de noche…sííí…porque la única iluminación que había era las de las pobrecitas farolas y la de tu propio faro. Te va a gustar la experiencia, si te gustan las clásicas. Te lo garantizo.

La T 100 una señora moto

LA BONNY T 100 DE AHORA
Las de ahora, las modernas, ya llevan muchos años con nosotros. Es ya una clásica de las clásicas. Es muy bonita, estarás de acuerdo. Y también mucho más cuidada en los acabados que las de antes, porque sus materiales son nobles y los cromados aparecen con gran profusión. Las tapas del carter brillan tanto que te puedes afeitar mejor que en el baño de tu casa. La vista, subido encima, domina  su depósito abombado y sus relojes erguidos en ángulo perfecto y destilan el mismo clasicismo que la original de los años sesenta y solo un motero miope sin gafas de aquella época se rascaría la cabeza intentado adivinar  por qué esta moto le gusta más que la suya si es una Bonneville.
El cuatro ojos, sin embargo, haría un gesto de desaprobación al arrancarla y escuchar el demasiado discreto sonido que emiten los dos escapes. La suya atronaba, te lo digo yo. Se bajaría de la moto y pensaría que otra vez el bromista de su amigo John, un loco de su BSA, le había metido dos trapos en el orificio de los escapes. Y es que en 1966 o por ahí, las leyes anti polución harían desternillarse a toda la parroquia motera que se estaba tomando una ginebra a pelo en el bar del tío Graham , no muy lejos de la fábrica de Meriden.
Él no notaría lo duros que son los amortiguadores traseros …pero yo sí. Y como he tenido permiso para realizar unos cambios -en este caso no quiero arriesgar una posible compra- y como además me han aparecido por el arte de babalá unos Bitubo con regulación de hidráulico y muelle, la Bonneville T 100 de www.Burras.eu, de la noche a la mañana, se ha convertido en una moto confortable, mejor preparada para dos y más segura en carretera. Gracias a la pantalla alta –que parece más grande  de lo que es- circular es un placer y el que se crea que estas motos son para adorno o para coleccionistas pasivos va equivocado porque su radio de acción, así equipada, puede ser muy amplio. Clásica por los años que lleva esta versión moderna o neoclásica si sus referencias son las de la Bonny de 1963, lo cierto es que el cambio de marchas es dulce como un pastís, el embrague lo podría firmar Honda y el motor aparece siempre como un prodigio de suavidad. A velocidades lentas con un pelo de gas a 2000 rpm, esta Triumph es mas suavita que el motor de una VStrom , ¡qué ya es decir!.
Cuando estiras las marchas, el motor ruge y corre pero, como digo, las sensaciones podrían ser mejores y con aquel punto racing que te acercaría más a la moto de los pilotos Buckmaster y Kinsella -sonaría igual, no lo dudes, con escapes libres- si los silenciadores fueran algo más abiertos. (Ya, los Arrow que ofrece Triumph como accesorio suenan bien en la carretera y… en el bolsillo, ya me entiendes). Llevar esta moto que equipa ruedas de diámetro grande,100x90x19 y 130x80x17, implica una conducción algo especial si el que viene que eres tú está acostumbrado a las standart de 17 pulgadas.



Esta Triumph entra fina si tú eres fino, como lo harías mismamente con una Impala gorda. Gestionas  mucho la trazada con apoyos de tu propio cuerpo, buscando siempre el mejor punto del centro de gravedad de la moto, como lo hacía Ángel Nieto con las Derbi o Agostini con las MV en los 60 y 70. Esa peculiaridad de conducción o estilo tiene que ver también con la delgadez de sus neumáticos que aunque no te dan la sensación de aplomo de las anchas gomas de 120 y 160 de las 600 actuales, en cambio, como digo, te hace sentir particularmente habilidoso y fino. Recuerda a la conducción de las trail en ese sentido, pero con menos margen de seguridad.
Yo tengo la sensación que te aplauden las propias curvas cuando sales de ellas. En mojado, como es natural, poca virguería y lejos de las brusquedades. En cambio, encarando una autovía o autopista, la parte delantera mantiene la moto firme como una roca.
Si le hemos ganado confort con sus nuevas suspensiones –tampoco los Bitubo son lo más de lo más, y atención a los Ohllins, que han bajado precios-, la mejora es muy notable. El punto más negativo lo encontramos en el asiento. Yo he probado tres diferentes. El original, que es ese  de repliegues, tiene buena pinta pero te das cuenta encima y al momento que es duro como una piedra, aparte de estrecho. (Eso tiene una ventaja y es que prácticamente escondes tus muslos debajo del depósito). Hay una versión de gel en la que te sientes  mejor …algunos kilómetros. Y el más confortable y todavía lo hacen -lo llevaba en mi Thunderbird - aunque es un poco estilo rococó es el King & Queen, que hasta botones tiene. Pero si viajas, no lo dudes: el que buscas es éste.
La posición en esta moto puede variar según tu morfología anatómica. Requiere cargar algo los brazos hacia delante – media del piloto 1,75- y aunque no vas muy mal, lo suyo sería alzar el manillar un par o tres de dedos, desde luego si el asiento que llevas es el más alto. Y aquí viene el lio inglés: se encuentran en el mercado alzas para manillares de tubo 22 y también de 28…pero esta Triumph lo tiene de 25. !y no hay forma de localizarlos!. Haríais un gran favor al personal si alguno sabe cómo conseguirlos. Abajo están los comentarios.
Otro fallo garrafal es que las estriberas del pasajero quedan muy retrasadas y estarían mejor dispuestas avanzándolas un palmito, pero es que además -esta moto las llevaba- las preciosas maletas de piel impiden por ese motivo que …no pueda viajar nadie atrás porque no hay espacio para los pies. Las Bonnys con carburador no solían tener problema con las baterías y éstas de inyección parece que han sufrido bastantes. El problema es que la batería es pequeña –no cabe otra mayor –y la parte eléctrica chupa demasiado y en muchos casos – es el caso de coleccionistas que apenas las ponen en marcha- cuando lo intentan “ná de ná”. Esto parece ya solucionado con un pequeño decalage eléctrico – un reset “City”- del que se ocupan los servicios oficiales en las revisiones.


Nada que decir del espacio trasero. Es amplio y poco agobiante para el acompañante. Es la diferencia más notable con su competidora natural, la Kawasaki 800 W, también una bonita neoclásica, -ver la prueba en este blog- que por peso y dimensiones ha salido más parecida a la vieja Triumph Bonneville que esta “copia” de la propia marca original. La Kawa tiene también menos potencia, 48 cv.
Esta Bonny moderna es más pesada y larga – 1.500mm entre ejes-, por ello no es especialmente rápida de reacciones pero, a cambio, ofrece más espacio a sus ocupantes. Y quiero decir una cosa que suelo leer en pruebas por ahí. Esta Triumph aparece catalogada como moto “grande” y voluminosa. Yo lo que digo es …¿respecto a qué?.¿A una KTM Duke?.
Si un camionero se baja de su DAF y se sube a un largo Wolkswagen Passat  se encontrará dentro de un coche… de los caballitos de feria. A mí me ha pasado lo mismo. Si me bajo de una Yamaha XVS 1300 o incluso de la Transalp 700  y me siento en esta Bonneville ,  moviéndola además en parado, la sensación que tengo es la de una moto muy, muy manejable y hasta pequeña. Hacía tiempo que no me resultaba tan fácil pasar la pierna por encima, arrancar y salir a dar una vuelta a buscar el pan. Lo antipático reside en que cuando paramos e intentamos bloquear con seguridad la moto, primero hemos de sacar las llaves que están incrustadas en el mismísimo faro. Segundo buscar las del cierre del clausor que bloquea la dirección, que está mezclada con la llave del tapón de la gasolina, y que a veces se pone tonta. La tercera, y por si las moscas, hay que agacharse y ponerle un bloqueador al freno de disco, (310 y 255) que, por cierto y no lo había dicho, cumple muy bien lo mismo que el trasero. Luego hay que deshacer, cuando vuelves a la moto, todo eso.
Ya digo, la moto es un prodigio de suavidad -quién lo iba a decir hace la tira-, gasta mucho menos que la de carburador, sobre 5 litros, y por encima de todo es …extraordinariamente bonita. Tanto, que sería de las pocas decisiones equivocadas –aquellas en las que el corazón manda  sobre la cabeza- que …serías capaz de  perdonarte si ves que, en realidad, lo que necesitas es un scooter. ¿Quién te va a quitar a ti la ilusión de tener una de las motos que son historia aunque la cojas poco? Además, si la encuentras de segunda mano y bien de precio, no perderás demasiado el día que la cambies. Los errores consentidos…son menos. Y diré otra cosa.

Buena capacidad y excelente acabado de las maletas de piel

UNA MOTO PICASSO
El diseño futurista disparatado de algunos modelos fabricados por la competencia ha hecho realzar todavía más la belleza de líneas de esta Triumph neoclásica. Ahora, gracias a las pifias de ellos -en muchos casos lo están pagando caro con ventas inexistentes y no todo se debe a  la crisis-han convertido a la Bonneville  más bella que hace 10 años. Para mí,  una VF 800 siempre será una bonita  moto…. pero muchas otras recién presentadas en el mercado, no.
 Si te gusta cabalgar a  caballo, quieres un caballo y creo que si se pudiera modificar la genética de los equinos y generar un raza de caballos como el que pintó Picasso en el cuadro de Guernika , igual lo compraría a lo mejor un friki o dos, pero desde luego creo que la familia Peralta huiría despavorida nada más verlo.
Hay motos picassianas  y tú sabes cuáles son. Yo como ejemplo te mencionaré una marca, dos noticias y dos modelos. La buena es que Kawasaki tiene una preciosa Tourer como la Vulcan 1700 GT  y la mala, siempre bajo mi visión personal, ¿eh?, ese horror roboconiano lleno de aristas que es la Versys 1000.! Dios mío, quién ha podido hacer eso! ! Es como el caballo de Guernika!.
 Permítanme  llegados aquí, queridos amigos y tertulianos de mi blog, humildemente, dar a los diseñadores una pista -la frase es mía- para mejorar sus diseños. Si es muy fácil…
“Todo lo que tiene curvas y redondeces suele ser bueno y bello.”
Shakira es la clara prueba y demostración .¿A que te la miras?. Como a la Bonneville T 100.


Detalle del Bitubo regulable por muelle e hidráulico


23 comentarios:

Anónimo dijo...

Preciosa y liturgica prueba, solo tu puedes transmitirnos esas sesaciones que muchos sentimos y no sabemos expresar.
Gracias per ello y gran moto la Bonny, si no existiera alguien deberia inventarla.
Felicidades.
Joan.

Anónimo dijo...

Gran moto la Bonneville, aunque tengo mis dudas si puede ser una buena moto para viajar, para este menester, pregunto: se debería modificar su actual equipación que viene de fabrica? O con simplemente una pantalla, seria suficiente??
Una vez más, gran relato J.M.
Te animo a que nos cuentes y aprovechando las próximas 24 horas, algunas historias de las míticas 24 h. de Montjuic o si lo prefieres de las actuales 24 h. de Montmelo, equipos maquinas, motores. Seria muy costoso a un equipo particular poder participar en una de estas clásicas? Y con que moto te animarías en la actualidad a salir en la prueba.?

Saludos.

Pedro E.

Jon dijo...

Excelente entrada, estoy enganchadisimo, muchas gracias jose maria!
Ademas esta es la moto de mis sueños, asi que aprovecho para preguntarte sobre el pasajero, posicion de estriberas, mullido de los diferentes asientos, posibles modificaciones que le harias para viajar a duo...
Tengo que convencer a la parienta como sea!
Muchisimas gracias de nuevo por estos lujazos de lecturas con las que nos deleitas.

Anónimo dijo...

Muchas gracias Jose Maria una vez más por este excelente texto. Buena visión de la moto, completa y real, fuera de los tópicos que tanto abundan sobre ella. Ya estamos impacientes para la próxima, un saludo. Ernesto.

Anónimo dijo...

José María gracias por tu magnífica prueba,la he disfrutado muchísimo, al igual que la Bonneville T-100 2008 que tuve 3 años.Agil,preciosa,motor superelástico y cambio finísimos,potencia siempre suficiente,averías cero,postura de conducción erguida y muy natural,consumo muy ajustado.El chasis es agil e increíble llegué a rozar estriberas en el suelo sin que se descompusiera la trazada nada, ha sorprendido a muchos compañeros de salidas moteras lo bien que va incluso en un terreno que no es el mejor para ella.Puntos a mejorar la amortiguación trasera pero sólo si vas a ir saco en puertos de montaña,yo nunca los eché demasiadop de menos....Otra ventaja es que es una moto intemporal con muy buen valor de reventa.Te cóstará dinero sólo si le pones muchas chuches que hay un aftermarket increíble para ella.En color verde forest es preciosa.Esa moto me hizo feliz.Elegante y bella,retro y actual por cuanto no da ni un problema, y lleva 11 años en producción sin apenas cambios,toda una clásica ya.
La cambié por una Duke 690 2011 que va de cine y cada vez que veo una Bonneville aparcada me paro un buen rato a mirarla,que bonita y que bien iba.
La Guzzi V 750 no se me quita de la cabeza...ni de la oreja,qué precioso sonido de escape.

Anónimo dijo...

Gracias a todos por vuestro seguimiento del blog.A la primera pregunta,claro que se puede viajar con esta Bonny,67 cv no están nada mal y suficientes para encarar un viajecito. Son los que tiene una V Strom.Desde luego -y ya se que hay detractores- lo primero es colocarle una pantalla para evitar los bichos de este tiempo... y el frío...y el agua.Se trata de viajar lejos si quieres pero también cómodo,¿no?.Y unas maletas de piel que hagan juego con la T 100, por supuesto.
Si echáis un ojo a los capítulos "Mis queridos fantasmas" de este blog también cuento algunas anécdotas de las míticas 24 horas que se corrían en el viejo parque de Montjuich.Comparar, Montmeló con Montjuich" no es posible,seria algo así como hacerlo entre un Iphone y una maquina de escribir Olivetti. Montmelo puede ser emocionante pero la exclusividad de la magia la retiene el viejo circuito del parque de Montjuich.Estaban ungidos los que corrían y también los que iban a verlos.Nada que ver con los "tiempos modernos".
Jon,esta moto es muy valida y especialmente espaciosa para circular a dúo.Aunque ,claro,no hay que comparar su estabilidad ni su chasis con el de una Street Triple u otras nakeds.Viene de otro mundo, no olvidemos que hablamos de casi una clásica.Lo que sí hay que tener en cuenta es que conviene cambiar los amortiguadores traseros por otros con mas solvencia y que sean regulables.Existen unos Öhlins, perfectos, por unos 500 e,-hay promociones-y también unos Bitubo que "cumplen",siendo estos mas económicos.El tema de los sillines es personal- cada culo,es cada culo-,pero el que mas me ha gustado para largos desplazamientos es el modelo King,aunque el plano con reborde blanco,tampoco esta mal para el día a día.En caso de hacerte uno para ganar confort hay un antiguo truco y es vaciar algo uno o dos centímetros -así se hacían antes-la goma espuma por su parte baja en algunos puntos determinados.Los sillines de ciclista anatómicos te indican aproximadamente por donde.Pero te la juegas si fallas...
Saludos JOSE MARIA ALGUERSUARI

Anónimo dijo...

Muchas gracias José Mª por tus aclaraciones, siempre positivas, pero cuentanos tus experiencias en las 24 H. de Montjuic, seria posible hoy y factible poder participar en las de Montmelo con un equipo no profesional.? y con que moto te aventurarias en caso positivo.

Jose Maria Alguersuari dijo...

Dani Carrau que ha participado en mas de una docena de veces y ganador en dos ocasiones de la categoría Supersport contesta a tu pregunta.A ver si te sirve:
Como mínimo para la preparación de la moto -frenos,amortiguadores,luces, etc,prepara 6000e,mas gasolina, neumáticos,inscripción,mantenimiento en la carrera otros 6000 o 8000 euros más.Hay que sacar una licencia y a correr.Lo mejor es que todo el gasto se reparte entre cuatro pilotos.Una buena opción ganadora para Dani es la Kawa 1000 ZXR y otra muy solvente,la Honda CBR 1000 RR.Saludos

Joan morell dijo...

Se pueden hacer viajes y "viajes" con esta moto.

por ejemplo se puede irse uno a hacer el cabra en marruecos --> http://elclubtriumph.es/viewtopic.php?f=6&t=53055

Pero visto lo visto ir dos personas cargado con maletas y viaje largo terminas molido a los 150km, eso si el motor es lo mejor que he probado en finura y par motor.

Jose Maria Alguersuari dijo...

He podido hacerle mas kilómetros a la Bonneville.Como dices bien Joan hay viajes y viajes.Para los de verdad,verdad esa bonita moto queda lejos de una referencia como es una nada sofisticada V Strom.Su horquilla es demasiado rudimentaria a nivel de confort y sus amortiguadores son muy toscos,cortos de recorrido y duros.Ahora bien,eso se puede mejorar y mucho.Unos Ohlins o como minimo Bitubo regulables cambian bastante mejor el panorama de atrás,y sobre todo el acojedor asiento King-Queen (lo llevé en una Thunderbird de los 90- que filtra tus riñones de los baches notablemente).Los originales no son para nada óptimos.Es la teoría de ,o largas suspensiones o largo....mullido.
Ahí esta el truco de las Harleys cruiser que incluso tienen la cuarta parte de recorrido en sus suspensiones traseras que las de la Bonny.Y nadie se queja. También influyen otros aspectos como la propia ergonomia de la moto y la de de los que van encima- problemas de espalda y cervicales-.Hay que bajar algo las presiones para encontrar ese punto especial entre morbidez y confort .Ese manillar queda demasiado lejano ,bajo y cerrado y se puede subir un par de centímetros con unas arandelas y tornillos de tija mas largos...que no se encuentran, con lo que hay que limar la cabeza del tornillo de 10 para adaptarla al puente de la tija.Se trata de adaptar una moto bonita para tí y tus circunstancias.¿Llevabas pantalla alta Joan? Yo no la llevé en 1964 cuando me fuí a Montecarlo en una Lambretta...pero entonces tenia 18 años.Ahora no salgo sin ella ni al bar de al lado.Salut

Jose Maria Alguersuari dijo...

Quiero decir:...una cuarta parte de recorrido"menos".

Jon dijo...

Muchisimas gracias por responderme Jose Maria, lo apunto todo, espero ponerlo pronto en practica.
Y Joan Morell, creo que se quien eres, he leido tus cronicas y estoy enamorado de tu bonnie.
Un saludo a todos.

Jon.

Fernando P dijo...

Muy buen artículo. Te deberían hacer fijo en SoloMoto. La Triumph es muy bonita pero yo me decantaría mas por la ducati gt 1000, con un motor de mas fuelle y mejor parte ciclo. Claro que para viajar tampoco creo que sea una maravilla. Un saludo

Joaquin dijo...

Hola Jose Maria, me tiene enganchado tu blog.. y mas ahora que estoy en pleno proceso de compra de moto.. tras haber aprobado el A2 hace un mes.

Mi dudas se acrecientan... ahora mismo y despues de lo que te he podido leer tanto la Bonneville T100 Black como la Honda NC700X.. ( si ya se que son conceptos diferentes) son las dos candidatas a una inversion en una moto que espero me dure mucho años, y que espero utilizar a diario para ir al trabajo (25 km diarios en Madrid.. y en mi viajes de fin de semana)

Estoy pendiente de poder probar ambas.. pero en tu humilde opinion.. ante dos motos tan distintas y apetecibles cual seria una eleccion inteligente?

Y asumo que esto de la moto.. el corazon y el sentimiento a veces manda mas..

Jose Maria Alguersuari dijo...

Estoy seguro Joaquín que la repuesta...la conoces,porque antepones en primer lugar lo de la "elección inteligente" y después y casi como coletilla lo que te pueda pedir tu sentimiento personal.
Ya sabes,una ,la NC 700,es una herramienta de ultima generación,que no consume casi,-la Triumph un poco más-,con un buen chasis y alto confort ,que dispone además de un motor moderno, fino y capaz...hecho por Honda.
La Triumph te enamora por lo que es pero también por lo que ha sido y hasta probándola te la sientas mas a gusto, porque a pesar de que pesan las dos casi lo mismo,
es mas pequeña.Pero si comparas ,uno a uno, detalles como la calidad de suspensiones,de las horquillas,la estabilidad,y algunas cosas más,queda en desventaja con la japonesa.
Pero amigo,pocos se giran para ver pasar una NC 700 y lo hace mucha gente cuando pasa una Bonneville.Y el que va encima , sonríe, que es una buena manera de amortizarla.
Yo lo veo así: Casi todos los fotógrafos profesionales que has podido ver en las olimpiadas armados con los enormes teleobjetivos y cámaras digitales ,tienen o han deseado tener
una clásica -y carísisma-Leica analógica .¿sabes porque? .Porque cuando la llevas encima te sientes ungido por la historia de la fotografía y te inspira de que manera.Yo lo sé.

Joaquin dijo...

Jose Maria.. muchas gracias por tu respuesta.

Lastima no tener ni dinero ni espacio para ambas...:-)

Ayer estuve en el concesionario de Honda viendo las NC700s y NC700X ....hasta la S me parecio una moto mucho mas comoda de manejar es logico teniendo en cuenta que llevo 6 años con una Kawasaki Eliminator 125, pero ambas me parecieron muy bien acabas y que daban buena impresion general, al menos para el tipo de cliente que soy yo...conductor tranquilo que disfruta de la moto y como dije en el anterior mensaje, usa la moto a diario.. y que ahora desea dar un paso mas a un uso para fin de semana, pero sin locuras ni grandes velocidades.. y que ademas buscar un consumo racional...


Hoy ire al concesionario de Triump a sentir la Bonneville.. y bueno con todo sobre la mesa.. a tomar decisiones....

Vicent dijo...

Hola! Como siempre me ha gustado tu prueba de la moto, muy sincera. Además particularmente me ha gustado porque soy el feliz poseedor de una Bonnie T100 desde 2007, con carburadores... El tema de las suspensiones es algo en lo que antes o después meteré mano. Te quería hacer una pregunta, la T100 tiene unas suspensiones de 340 mm, estoy pensando en cambiarlas por 360 mm. Piensas que es buena idea desde tu punto de vista? Ganará agilidad o crees que será un cambio que no merece la pena, pues los ingenieros de Triumph sabrán más que yo, pero la Scrambler lleva esas medidas... Qué opinas?? Gracias!!

Jose Maria Alguersuari dijo...

Los ingenieros de Triumph puede que sepan mas que tu Vicent,pero ellos saben que están limitados por costos en el nivel de sofistificación de muchos componentes de la moto.Por ejemplo ,los amortiguadores.
No tiene nada que ver la largura si no la calidad de los mismos. Cámbialos por unos de marca cuando puedas que tengan reglajes de muelle y sobretodo de hidráulico.Y pon en las barras delanteras un aceite más denso.Escribiré pronto sobre eso.Saludos

Vicent dijo...

Gracias José María! Estaré atento entonces y ahorrando "si nos dejan"... Abrazo
Por cierto que viajé este verano con novia, camping etc por norte de España y estuvo espectacular aunque algún gelocatil tomé para el dolor de espalda jejeje

Anónimo dijo...

Montjuich...
Lo primero que hice al comprar mi Monster900 fue dar una vuelta por el parque.
No soy muy mayor,pero me acuerdo de las ultimas 24h, viendo los entrenos al salir del cole.

Un pequeño comenterio, la curva larga de despues de Sant Jordi creo que no es de derechas... Es una larga de izquierdas.

Ciao.Fantastico blog!

Jose Maria Alguersuari dijo...

Gracias,me encanta que te guste el blog. Quizas no me he explicado bien ,lo mejor es ver un plano...e imaginarte las trazadas.Yo corrí allí varias veces,me gane ademas la vida en muchas ocasiones haciendo fotos de las carreras y así lo recuerdo.Ascendiendo por el Pueblo Español y pasado este, ya en la fuente de San Jordi, te esperaba una larga curva a izquierdas que te obligaba a mantenerte pegado en ese lado hasta poco antes de su salida donde cambiabas suavemente tu trazada hacia la derecha para encarar la "recta" del estadio. Allí se encontraba la linea de meta utilizada en los históricos Grandes Premios de motos y también de coches ,por ej de F1. Traspasada esta, la tendencia era la de volver a la izquierda para pasar el alto del estadio,y abrirte otra vez a la derecha para buscar el mejor inicio de trazada del complicado "angulo".Saludos

Edu dijo...

Buenas tardes Jose María.
Hace tiempo que me estoy pensando de comprar una moto, mi primera moto. Tengo carnet desde los 18 pero ahora con 36 tengo el dinero para hacerlo.
Mi experiencia con las motos es nula, solo utilicé hasta los 25 una Yamaha Jog para desplazarme por la ciudad.

Me encanta la Bony i también la BMW G650 ( tengo claro que son distintos tipos ) pero por estilo me tiraría de cabeza a la Triumph.

Seria decisión sabia entrar en el mundo de las dos ruedas con esta moto ??

Gracias y felicidades por el blog.

Saludos

Eduard

José María Alguersuari dijo...

La Bonneville no es una moto difícil de llevar,es bajita ,tiene un motor dulce y como primera moto puede valer.Se inserta bien en las curvas pero pide que las trazadas sean limpias y nada improvisadas como buena clásica que es.Su peso no la hace especialmente ligera pero en cambio por ello tiene una buena pisada y una más que correcta estabilidad en recta.Es algo dura de conducción donde siempre se siente mucho metal en el conjunto general de la moto.La Bonny se amortiza solo mirándola,eso es verdad.
La BMW G 650 GS tiene un abanico más amplio de posibilidades para los no expertos ya que se maneja mejor gracias a su mayor ligereza - 30 kilos menos- y a su parte ciclo que es más elástica ,lo que quiere decir que permite errores de conducción difíciles de salvar con una moto de corte más tradicional .
Es una trail ,y un contra manillar a tiempo en plena curva te puede evitar un disgusto.También fatiga menos en trayectos largos gracias a sus largas suspensiones .En realidad es una moto polivalente ya que acepta varios usos ,desde circular por caminos con cierta seguridad ,realizar viajes - siempre teniendo en cuenta sus limitaciones de potencia-o moverla por ciudad en la que es especialmente hábil entre el tráfico o salvando bordillos cosa que hace mejor que nadie.El sonido de la Triumph - mejor con los escapes abiertos de origen-es música celestial y los de la BMW ...no.Sobretodo al ralentí.
Hoy me ha llamado mi cuñado Tino que tiene como primera moto desde hace un año una veterana GS monocilíndrica del 2003, y me dicho que cambia de moto y que se compra...la nueva G 650 GS monocilíndrica del 2015. Cosas del amor.Saludos Edu y suerte en tu elección.