viernes, 22 de abril de 2011

AVENTUREROS EN MOTO: MIQUEL SILVESTRE

(ENTREVISTA)

Si en tu vida no hay desafíos personales, no vives, sólo respiras. Si no tienes curiosidad por lo que te rodea ,vegetas. Si asumes riesgos es que no estás muerto, palpitas. Y si sientes que tu cuerpo fluye, vibrante, hacia delante cortando el viento, lo más probable es que vayas encima de una moto.


Como miles de moteros hambrientos de destinos inciertos, Miquel Silvestre lleva mucho tiempo en busca de su arca perdida aunque intuyo que le da igual si no la encuentra porque donde se lo pasa bien realmente, es buscándola entre las peñas ,bosques y desiertos de esos mundos a lomos de su querida Princesa. Además el día que se le aparezca, se jodió el invento. Porque…¿Qué hará después?.

Miquel nació en Denia en 1968.Es escritor y registrador de la propiedad en excedencia. Le dedica a Mercedes, su novia madrileña , este libro. Según él es muy crítica , exigente y amante de la literatura, aunque le encanta viajar en moto e incluso le ha acompañado en algunos tramos de sus viajes. Su último libro “Un millón de piedras” que explica sus experiencias por 14 países africanos que ha recorrido en moto, ya lleva dos ediciones vendidas.


“VIAJO EN MOTO PORQUE DE NIÑO ME GUSTABAN LOS HÉROES”

¿De qué escapas, pájaro?

-Del techo de la ilusión. Según te vas haciendo mayor, el techo se acerca a medida que vas alcanzando metas. Un día tienes un trabajo, una familia, unos hijos, un círculo social, unas aficiones. Y entonces de pronto te das cuenta de que ya no hay nada más, que va a ser así el resto de tu vida, que lo que queda es repetirte cada día, envejecer y morir. Has llegado al techo. Ya no hay ilusiones. Yo escapo de ese techo con la literatura y los viajes. Cada nueva mañana persiste la ilusión de escribir mejor y de llegar más lejos.

Tú sí que te montas tus viajes a la carta…pero de verdad y encima ,sin demasiados preparativos. Avión barato mezclado con la BMW…

-El viaje low cost y moto fue un empeño de verano sin vacaciones para recorrer Europa y los Balcanes. Cogía la moto durante el fin de semana y la aparcaba el domingo o el lunes por la mañana en un aeropuerto. Luego regresaba el siguiente fin de semana para llevarla hasta otro aeropuerto europeo distante 1000 kilómetros. Pero mis travesías verdaderas por África, Asia u Oriente Medio requieren de meses. Y la verdad es que no preparo nada, a veces ni los visados. Simplemente salgo y pienso que ya resolveré los problemas según se vayan presentando. Es imposible predecir lo que durarán esas etapas. A veces 100 kilómetros, a veces 800. Depende de la climatología, la dureza del terreno o mi humor.

Dices que no tienes ni idea de mecánica. Un problema menos ¿no?

-Efectivamente. No sé de mecánica salvo el mantenimiento mínimo. Yo soy escritor, entiendo de palabras, no de bielas. Tampoco entiendo de electrónica, pero sé como encender y usar un ordenador. Lo importante no es tener todas las herramientas y todos los saberes, sino saber encontrar a quien las tiene. Y en África están los mejores mecánicos del mundo. Allí no se tira nada ni se cambian piezas, se reparan. Las averías forman parte de la aventura, de la incertidumbre, y resolver esos problemas es también una buena historia.

¿Cuantas leches y chichones llevas contabilizados?

-Uff. Demasiados. Siempre son demasiados. Una moto es una máquina que tarde o temprano se accidenta. Lesiones leves, muchas, y huesos rotos, el peroné, el tobillo y la cabeza del radio en tres golpes diferentes y con motos distintas. Un resbalón en Huelva con una Suzuki GS 500, culpa de los adoquines y la cera derretida de las procesiones de Semana Santa. Un golpe contra el guardarraíl en Sudáfrica con la R80 GS por culpa de una distracción mía. Y un brusco cambio de dirección de un taxista en Madrid cuando yo pilotaba una Harley Night Rod.

Llevas 60 países recorridos. ¿No serás de los que se hacen firmar el sello en la aduana ,la traspasan 50 metros y se dan la vuelta?

-Sin comentarios…, sería como jugar al golf contra ti mismo y hacerte trampas.

¿A qué huele Barcelona? ¿ … y África?

Barcelona huele a moto. Es la ciudad española con más motos que he visto. Prefiero Madrid para vivir y alternar, pero sus enlatados son estúpidos e insensibles. En Barcelona tienen más respeto por las motos, están más acostumbrados a ellas. De África destaco dos ciudades por su cercanía y radical diferencia. Nouakchott, en Mauritania, una urbe polvorienta, triste, apagada, y Saint Louis, en Senegal, un Nueva Orleans africano lleno de vida, alegría y color.

¿Qué es lo más importante de todo lo que llevas encima cuando viajas?

-Un par de zapatillas de correr, un ordenador portátil, la cámara de fotos y mi pasaporte.

¿Cuánta pasta en metálico hay que llevar para sobornar al personal que te espera en la línea divisoria, frotándose las manos?.

Yo llevo siempre dinero en efectivo por si tengo que escapar con lo puesto. Unos 2000 dólares escondidos. Para gastos llevo unos 500 en billetes de un dólar. El dólar es el rey y es una medida universal de valor. Los billetes pequeños ayudan mucho en las pequeñas compras. Luego llevo un par de tarjetas para ir sacando de los cajeros, que los hay en todo el mundo. En cuanto a sobornos, recuerdo que cuando quise entrar en Zimbabwe, el oficial de policía responsable me atendió en un cuarto cerrado. Estábamos solos. Explicó que mis documentos de la moto no servían. Con la insolencia del desesperado, insistí en mi propósito de llegar hasta Ciudad del Cabo. El agente cambió de lado el palillo de dientes y me observó desde el otro lado de la mesa. Por fin masculló que dejarme pasar le resultaba muy difícil.

—Tal vez si usted me ayuda, yo pueda ayudarle a usted—sugerí esperanzado.

El tipo me escrutó desde el fondo de la penumbra de sus ojos enrojecidos. Un brillo casi luciferino se asomó a ellos. Él también la había cogido al vuelo.

—¿De cuánto es la ayuda de la que estamos hablando?

Cincuenta dólares fueron suficiente ayuda para él.

El miedo, de repente, va y aparece. Pavor tuve cuando me escapé, como sabes, de unos ladrones que me perseguían en" Nepal", en mi “especial” vuelta al mundo.

-Yo pasé mucho miedo en Mauritania. Atravesé el país durante la crisis de los secuestros y me quedé sin gasolina en el tramo donde se produjo el asalto. Salí bien de pura casualidad porque te aseguro que me di cuenta de que me estaban preparando una mala jugada. El suceso está contado en una película colgada en http://www.exploramoto.com/ .

Seguro que te habrás dicho más de una vez ¡ Qué coño hago aquí ¡ ¡Este es el último viaje que hago!.

Eso lo pienso todos los días, del mismo modo que también pienso que me encanta lo que hago. Pero cuando de verdad me dije qué coño hago aquí fue cuando tuve el accidente en Sudáfrica. Me las vi muy jodidas tirado en la carretera, herido, con el tobillo roto, y sin que nadie me ayudara durante un largo rato. También está colgada la película en exploramoto. Y es que cuando me pasan estas cosas, las filmo y grabo porque nunca se me olvida que para mí viajar es un trabajo que consiste en contar lo que pasa.

Para algunos la soledad es la libertad ¿te fastidia encontrarte en plena aldea africana españolitos de turismo light?

-Te contaré algo. Estaba en Bostwana, en la orilla Este del Delta del Okavango. Encontré de casualidad un lugar maravilloso, Drotski Cabins, un camping muy recóndito que no se anunciaba en ninguna guía ni tenía carteles. La mayoría de los turistas optan por alojarse en la otra orilla, van a Maun. Comenté que siendo así no creía que llegaran muchos españoles por allí.

—Oh, sí, a veces vienen grupos grandes—explicó la dueña—- Se pasan la noche cantando y dando palmas.

Contemplé aquel plácido templo de naturaleza sagrada, el río que corría tranquilo para ir morir en el desierto, contemplé sobre mí las estrellas de África, pensé en los animales dormidos del delta, en sus juegos silenciosos, en la pureza inmaculada de aquel paraje legendario que algunos identifican con el Jardín del Edén. Luego imaginé a mis ruidosos compatriotas enganchando sevillanas sin desmayo. Se me pusieron los pelos de punta y sentí vergüenza ajena, pero qué quiere que le diga; España y yo somos así, señora.



Vale. Cuando finalmente llegas a esa aldea lejana, y casi oculta por la tupida bosquera y el gran jefe de la tribu te ofrece a su mujer o a sus hijas como señal de amistad,..¿tú qué haces?

-Jajaja, pues no sé, nunca se me ha dado el caso. Supongo que haría como un héroe español poco conocido, el Capitán Francisco de Cuéllar, que naufragó en Irlanda cuando el desastre de la Invencible. Defendió contra los ingleses un castillo de un jefe local que como agradecimiento le ofreció a su hermana. De Cuéllar se fugó de madrugada y cruzó todo el Ulster a pie.

Ya, ya, pero la gente quiere saber donde se liga más...

He estado en América, Europa occidental y oriental, Asia Menor y Central, África, Oriente Medio, Persia, Mesopotamia… ligar, ligar, no he ligado nada. Tengo novia en España y ella va a verme de vez en cuando a algún punto del planeta como San Francisco, Budapest o Estambul. Entonces es cuando ligo con la mejor mujer. Pero si me preguntas por mujeres bellas, las más espectaculares están en Ucrania y Senegal.

Viajar en moto ¡ cosa grande...!


Cuando me preguntan por qué viajo en moto, contesta el niño que fui. “Porque me gustan los héroes”. No es que me considere un héroe, ni mucho menos. Por eso precisamente viajo en moto, para parecerme a uno de verdad, para vivir una épica real a pesar de mis miedos y limitaciones. El motorista solitario es el heredero del caballero andante con su yelmo, coraza y montura. Sobre una moto pasan cosas continuamente. A cada kilómetro surge un millón de piedras que sortear. El transporte aéreo ha llenado el planeta de pasajeros, pero viajar en moto es conquistar. Cuando supero la última colina y desde detrás del manillar diviso Samarcanda o Ciudad del Cabo, no me siento un extranjero, sino su conquistador.

El mejor recuerdo de las motos que te han acompañado en tu vida.

-He tenido un Cota 25, una Yamaha XT350, una Suzuki GS500, una BMW 650 GS, una Ducati S4RS, una Buell Lighting XB12, una Harley Night Rod y tres BMW R1200 GS, que es la que uso ahora, además de las R80 GS y R100 GS del libro. ¿Cuál es la mejor? Sin duda la XT 350 porque sobre ella aprendí a reconocer el adictivo sabor de la libertad. Desde entonces hasta acá, todo es intentar encontrarlo en la memoria como el sabor de la magdalena de Proust.

Si en vez de la vieja moto BMW 800 que encontraste y compraste en África, hubiera sido de otra marca ,por ejemplo, una Yamaha Teneré,o una Honda Africa Twin,¿te hubiera dado igual ?

-Me hubiera dado igual. Lo que yo quería era una moto. Cualquiera valía. Había disponibles una Kawa KLR y la BMW R80 GS. La Kawa estaba hecha un asco, y la BMW lucía nueva. La decisión fue fácil y creo que muy acertada. Ahora ya no es cualquier moto, es la Princesa.

Para vivir y para huir : El peor y el mejor lugar en que has estado.

-Nunca lo haría en Mauritania y viviría en Turquía.

-Países diferentes, lenguas, gestos…¿Cuáles son tus recursos?

-Me defiendo bastante bien en inglés internacional, pero eso no es suficiente. Dejando aparte los grandes hoteles de gran ciudad, la mayoría de la gente con la que te relacionarás fuera de Europa Occidental sabe menos inglés que Alfredo Landa. El francés es una buena ayuda en el Magreb y los países subsaharianos de la costa oeste (aparte la rareza anglófona de Gambia y la portuguesa de Guinea Bissau), pero en Turquía y Oriente Medio (salvo en el francófono Líbano) inglés y francés son inútiles. En la antigua Unión Soviética podemos caer en la más total incomunicación. Allí solo hablan ruso. Cuando entré en Ucrania, tanto las señales de tráfico como las voces me eran incomprensibles. Era como estar en un laberinto. Allí hay hombres armados en las estaciones de servicio. ¿Cómo hacer comprender que quieres llenar el depósito? Se me acercó un tipo con manguera en ristre y mirándome a los ojos deslizó el dedo índice por su cuello como quien amenaza con cortar el tuyo. Me quedé helado. Deslicé un montón de billetes en la caja, llenaron el depósito, devolvieron el cambio, y me largué todavía con temblores en las canillas. Trescientos kilómetros más tarde, en la siguiente gasolinera, el operario repitió tan amenazador gesto. Esta vez, lejos de asustarme, asentí. Él llenó del depósito y yo pagué la cifra exacta. Así fue como aprendí que el modo soviético de llenar el depósito “hasta arriba” consiste en deslizar el dedo por el cuello de un extremo a otro. Y es que los gestos no siempre significan lo que parecen. Así que cuidado ahí fuera con lo que hacemos con las manos.

Silvestre. Palabra que según mi diccionario de ideas afines significa: montés, bravío, salvaje, selvático.

Así, claro.

MAS AVENTUREROS EN MOTO

LIBRO MOTOR ( http://www.libromotor.com/ )es una librería especializada en motor donde encontrareis fácilmente lo que necesitáis .Estos son títulos de otros autores unidos por el nexo de la aventura.

En Madrid ,c/ General Moscardó 8 tel- 915548195 libromot@infonegocio.com y en Barcelona c/ Muntaner 400 tel-934175220 info@libromotor.com

Barcelona Barcelona .Vuelta al mundo en una Goldwing . Ramón Costa.20e

Caballos alados de la ruta de la seda.Viaje inédito a través de Pakistán y China.Carlos Martínez de Campos.20e


Crónicas desde una moto.Francisco Aventín. Narraciones en expediciones al Sahara y Elefantes.9e

En una BMW por las américas.Alfredo Gallego.26.000 km en 1976 a través de Estados Unidos y otros países centroamericanos.20e


Himalaya Navasté .Dimas Veiga.Narración del buen periodista que fue, sobre un viaje a la espectacular montaña nevada con las Bultaco.30e


Los viajes de Júpiter.Tres años alrededor del mundo en una Triumph en la década de los 70. 24e

Safari Salama.Lluís Oromí.14.000 km en una GS 650 por África.15e


Sin Fronteras. Gustavo Cuervo.Relatos de África ,Europa y Australia.18e


Vuelta al mundo en Vespa.Santiago Guillén y Antonio Veciana.Una auténtica aventura protagonizada a dúo en 1962. 20e

Desde el arcén.Ignasi Florensa.Novela de un caballero andante moderno en Mobylette por África.15e

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Fantástica entrevista.Bueno el entrevistado y bueno el entrevistador.Sigue así.

Fernando P. dijo...

Muy buena entrevista. Ya conocía a Miguel Silvestre de su blog, y la verdad que es un tío que le echa pelotas. Lo suyo si es aventura, no como lo de Ewan Mcgregor que van con teléfono vía satélite con conexión directa con la fábrica Bmw, jaja. En el apartado de libros de viaje echo en falta el de "Operación Impala", esa pedazo de moto, chiquitita pero matona. Un saludo

LUIS dijo...

Ya quisieran para si esta entrevista en alguna revista de motos, es muy buena, es redonda. Me ha erizado el vello la descripción de conquistar cuendo llegas en la moto a algún lugar deseado, la he sentido tambíen.
Encima tengo una vieja R 100 GS, para soñar aún más.
He vuelto a disfrutar con tu blog José María; saludos de un motero que practia lo que puede pero que cada vez que pone la moto en marcha siente que vive al darle gas y comprobar que la moto anda y corre.

Mauricio dijo...

Me encanta, quizás si mi circunstancia fuera la suya yo haría como Miguel. Gracias por traerlo, José Mª.

José dijo...

Ha sido un placer leer esta entrevista a Miquel Silvestre, ha sabido describir muy bien lo que también yo siento como motero. Hoy a mis 66 años tengo la suerte de seguir disfrutando de la compañía de mi moto y la aventura compartida con algún amigo motero también, me gusta vivir ese indescriptible sentimiento de unidad con la moto el paisaje y el clima que en ese momento me abrace. Doy rienda suelta a mi imaginación y con la ayuda de mi cámara de fotos y los recuerdos sostenidos, sigo día a día disfrutando de mi vida.

Anónimo dijo...

. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años