miércoles, 23 de marzo de 2011

DAELIM DAYSTAR 125 FI. LA MÁS VENDIDA.


(Prueba)



PASEO POR EL PASADO MOTERO DE BARCELONA

Como si fuera una máquina del tiempo, he utilizado la Daelim Daystar 125 FI para viajar al pasado. Ha sido un recorrido fácil pero no menos estimulante porque cada una de esas curvas del recorrido me las conozco como los dedos de una mano.

El caso es que la ciudad de Barcelona está flanqueada por varias montañas que literalmente la rodean, relativamente altas pero muy sinuosas y magníficas para rodar en moto. Aunque cada vez estás más perseguido si te saltas las normas por motivos que ya adivinaréis. Pero hubo épocas pasadas, y desde primeros de siglo pasado, que se erigieron como auténticos circuitos donde se celebraban carreras cronometradas que marcaron hitos en épocas doradas. Fueron auténticas fiestas mayores con 40 o 50 pilotos motociclistas compitiendo –también habían automóviles-, incluso algunas con participación internacional. Pocos son los moteros veteranos que no han participado alguna vez en los años 60 en estas subidas contrarreloj oficiales y bendecidas por las federaciones deportivas del motor en el que se volcaban los medios de comunicación periodísticos. Pilotos como Ricardo Fargas, Juanín Rodes, Carlos Giró, Salvador Cañellas, Eduard Carol y un sinfín de especialistas obsequiaron con auténticos recitales a los numerosos aficionados. Ahora, y desde hace años, están proscritas por el peligro que representan al no poder cerrase- por el trafico- al público. Los que corrimos ahí saboreamos circulando por cada curva y cada peralte y aún sentimos el clamor de los cientos de personas apostadas en los lugares más estratégicos.

La Rabassada, Vallvidrera, San Cugat-Tibidabo, El Forat del Vent, Santa Creu de Olorde y …el fantástico Circuito de Montjuich siguen ahí. Con la Daystar he realizado un recorrido por ellas y he descubierto con alegría que muchos de esos puntos” calientes” no han cambiado o se han conservado bastante bien. Ahí tenéis el antes… y el después. 40 o 50 años separan esas fotos en el tiempo.

Subida cronometrada a Vallvidrera.Años 60. La misma curva.

La mayor parte de las veces me suelo fijar en las motos aparcadas en las ciudades que visito. Eso me da una idea más amplia del tipo de usuario que circula por allí. En Barcelona, la mayor parte del parque motociclista lo forman los scooters y, de esos, una buena mayoría se lo llevan los de rueda alta. No hay misterio, en Barcelona ha habido una gran cultura de la moto durante muchísimos años y la gente, por practicidad y estabilidad, prefiere ese clase de vehículos tipo Honda Scoopy que además se conducen por su construcción dinámica de forma parecida a una motocicleta. En Valencia hay una buena cantidad de usuarios que apuestan por esta opción. Igualmente, si nos vamos a San Sebastián veremos bastantes de esos scooters - es el más seguro sobre agua y en Donosti llueve- circulando por Amara, Ondarreta, o alrededores de La Concha.

El Honda Scoopy 125 es el segundo scooter más vendido en toda España –lo ha sido años pero ahora, en el 2010, va detrás del Kymco SuperDink-...aunque prácticamente todas las matriculaciones del rueda alta de Honda corresponden a estas tres ciudades citadas. Pero también sucede lo contrario porque en el 7º puesto de las motos de 125 más vendidas el pasado año en España figura una moto para mí un tanto especial: la Daelim Daystar 125, con casi mil unidades desparramadas por toda la península y en las islas. Sin embargo, sus ventas en Barcelona no son espectaculares, al contrario de lo que ocurre con la Scoopy. Cosas de gustos y de mercado.


Hay gente que antepone el aspecto práctico de un scooter a la “estética moto” y el mercado ofrece muchas posibilidades en ese sentido. Las ventas lo demuestran con 5047 Kymcos 125 y 4166 Hondas Scoopys 125 vendidas. Cifras abrumadoras. Pero para muchos, una moto siempre será algo más autentico, más deportivo, y les da igual renunciar a las virtudes de una moto carrozada.

Aunque a cierta distancia de la Daelim , la Suzuki Van Van es un buen ejemplo -696 unidades vendidas en el 2010- que no está nada mal para una moto mixta “muy “especial”. Me di cuenta de su potencial cuando publiqué su prueba en este blog. No hace falta cuidarla demasiado, es lo que es, pero siempre está disponible para circular por un camino o ir al trabajo por la ciudad. Es dura, la tía.

Curva del Angulo.Circuito de Montjuich.Primeros de los 70

Hay otras 125,como las nuevas Honda de carretera que están dando un gran tirón de ventas y ya se han colocado en las primeras posiciones detrás de motos como la Kawasaki Z 750, la BMW GS 1200, Kawa ER-6, BMW F 800 R y GS, Suzuki Gladius…y entre medio de la Daelim 125 FI.Daystar.

QUE TE ENTRE POR LOS OJOS. ESO ES LO IMPORTANTE

¿Por qué se compraron esa moto custom pequeña mil personas el año pasado? Porque no es práctica como una scooter pero es mucho más refinada y personal. Porque además es aparente para su cilindrada,-su distancia entre ejes es más larga que el de ¡una Honda Transalp 700!. Porque no hay scooter ni moto que pueda rivalizar con sus acabados y múltiples detalles a …2.189 euros, que es la clave importante a fin de cuentas. Parece imposible que a ese precio nadie pueda ofrecer más. (La Van Van cuesta 1000 euros más y otra custom , la Hyosung Aquila 125, unos 500 euros añadidos).

Tiene además el valor de suma de que es a la vista una moto muy atractiva. Recuerdo algunas de mis motos que he tenido y que sin duda las amorticé especialmente porque me pasaba largos ratos mirándolas en el garaje. ¡Eran tan agradecidas a los ojos con sus brillantes cromados, y bellos acabados!

¡Ah! aquella Triumph Thunderbird¡ ¡Qué bonita era¡…y eso que aquella unidad tuvo todos los problemas del mundo. O mi actual Shadow 750 que te está invitando constantemente a que le pases la gamuza por sus lacados y cromados...aunque algunos sean tan falsos como la falsa moneda. Y a mí que más me da. Es bonita y punto. Con que el auténtico sea el piloto, es suficiente, ¿no crees?

Pues eso es lo que debe sentir el poseedor o poseedora- esa moto es idónea para una chica porque es bajita- de una Daelim Daystar 125.
Al final es importante que te sientas bien sentado en ella para sentir todo eso. Y solo con ver las dimensiones de su asiento ya te garantiza que vas a ir chanchi piruli.

Mirar la moto aparcada y que te guste. Esa es la cuestión. Tuve también una Honda Varadero 1000 color oro que compré de segunda mano y no hubo manera de que me entrara durante los dos o tres años que la tuve. Nunca me gustó aquel color que más que oro diría que era caca de pato. Me tuvo deprimido hasta que me la vendí. Pero esos colores bi de la unidad que me han prestado son muy bellos y también muy parecidos a los de mi Honda Shadow. Incluso en realidad había momentos que en parado me parecía estar llevando una hermana pequeña de mi Honda. Por supuesto que pesa bastante menos. Unos 80 o 90 kilos menos.

BUENA BASE DE FABRICACIÓN

En 1988 estuve cubriendo informativamente como fotógrafo las Olimpiadas de Seul en Corea. Entonces tenía un Lada Niva, un todo terreno ruso –todavía se ven bastantes- que era un vehículo sencillo pero rudo y alejado años luz de cualquier tecnología de la época ...de antes y de ahora. Ir, lo que se dice ir, iba. A Marruecos varias veces y hasta volvió.

Yo desconocía entonces la calidad tecnológica de los coreanos y me quedé pasmado de su industria aunque en aquellos años su tecnología se basaba en muchos productos de sus vecinos japoneses. Pero cuando vi los coches que fabricaban Hyundai, Kía, Daewoo, Ssangyong, etc, etc, especialmente los TT, me di cuenta de que aquel país oriental sería una potencia mundial en el futuro. Y así fue. Mi Hyundai I 10 tiene cinco años de garantía, funciona impecable y quien lo fabrica es el cuarto fabricante de coches del mundo. Poca broma. Y ahora una buena noticia: la superventas Daelim Daystar 125 FI …también es coreana.

LA DAELIM DAYSTAR VA ASÍ

Sobre ella todo queda a mano. Ese manillar ancho que conozco tan bien se adapta a todos los brazos, que se posicionan relajados sobre los puños. Las piñas de los interruptores tienen un acabado en aluminio exquisito con un lacado muy notable (a la altura de los de la Honda Shadow 750). Increíble pero cierto. La relojería está envuelta en …plástico cromado pero,…-¡qué querías chico¡- ,aunque razonablemente aparente. También lo son los retrovisores, grandes y con una muy buena visión.

Primeras curvas de la subida a La Rabassada.Años 60

Sin embargo, los tubos de la horquilla son “de verdad”, en acero cromado, así como las llantas que no desmerecen a la vista. Ya hubiera querido yo que mi Honda hubiera llevado esas plataformas -ni más ni menos- primero porque me hubiera ahorrado los 300 euros que pagué como accesorio extra y segundo porque a las Daelim no les falta de nada, son robustas y muy cómodas. Las pondría de origen en todas las custom.

El asiento del conductor, amplio, bravo, idem de idem , quizás se muestra un tanto blando al paso de los kilómetros. La horquilla delantera no va mal de recorrido, es suave y funciona bien absorbiendo las irregularidades mientras mantengas una velocidad tranquila. De eso se trata.

Esta moto como la mayoría de las customs tranquilas es para pasear. La mayoría de los customeros que circulan por la N II, carreteras del Maresme, no lo hacen a más de 80 kmph. Así que aunque su potencia sea de 12,8 cv y velocidad punta quede en 105 kms, según catálogo, no le estaría vedada una excursión relativamente larga, eso sí, sin prisas añadidas. Estas son las cifras frías porque la realidad es que las sensaciones después de unos cuantos kilómetros pasando algunos puertecitos de montaña es notablemente peor.

Ese motorcito era nuevo, sin rodaje y rodaba muy enganchado. Me recordó como dos gotas de agua al motor de su misma cilindrada y de refrigeración por aire de la Honda Innova 125 que tuve un tiempo. Hasta suenan igual, pero ambos van muy justitos de fuerza y obliga a ir remando con las marchas bastante más de la cuenta. A la Innova, le cambié el paso de un chicle por uno de mayor entrada de gasolina y mejoró la potencia y velocidad ostensiblemente. Pero la moto era de carburador…

MOTORES CAPADOS. ES LO QUE HAY

Las normas anticontaminantes hacen de las suyas estrangulando un paso de gasolina ya muy pobre. A mi Hyundai le ocurre lo mismo y eso que lo anuncian con una potencia de 78 cv. Seguro que los caballos están, pero bien capados.

Los vehículos cada vez andan menos por eso mismo y a veces no logran pasar la criba del Co2 como la Suzuki Intruder 250, -el ideal de custom pequeña- que no se vende ya aquí aunque se envía a otros países menos exigentes. La inyección es una buena aliada para el consumo pero en estas cilindradas pequeñas se pierden prestaciones ..que al fin ya al cabo redundan en la seguridad.(Adelantamientos y recuperaciones críticos).

La agilidad de la Daelim es perfecta y en las curvas entra y sale sola, con una frenada delantera, pues mira, muy buena. El tambor trasero hace lo que puede pero a ritmo tranquilo no da muchos problemas.

1964  y 2011.El muro de la curva todavía existe. Carrera San Cugat-Tibidabo

Pero es que estamos hablando de una bonita moto de…2.189 euros, que encima lleva de serie cierre para el casco, una pata de cabra, caballete central, tensor de cadena –como llevaban las Bultacos Lobito- y detalles como un tope protector anti rozamiento muy robusto para el zapato. Un auténtico caprichito. ¿Quién da más? Pues claro que hay mil chicas, veteranos vespistas o iniciados de custom que la compran cada año ¡o hasta lo haría yo, que la compraría nada más que para mirarla!

Lo simple también puede ser bello. Y ya está.

¿PROBLEMAS? DE MOMENTO, NO

Yo no tuve ningún problema con el cambio y el embrague. Funcionaban bien. Y eso que arranqué a un mecánico que las conoce bien que el talón de Aquiles de la Daystar – más exagerado en la Roadwind- es la mala sincronización del punto muerto. Y también me comentó las quejas de algunos clientes por las vibraciones que emite a velocidades elevadas.



Pues bien. Puedo decir y digo que si en la fábrica BMW un ingeniero listo consiguiera hacer funcionar los engranajes del cambio de las Boxer grandes con la suavidad y perfección milimétrica de cómo lo hace introduciendo la primera marcha la Daelim Daystar 125 de la moto que yo probé, le subirían el sueldo mensual el doble de lo que gana. Garantizado. Ahora, que luego se descomponga, eso ya lo ignoro.

En cuanto a las vibraciones, la verdad es que acostumbrado a una mono de 650, me parecieron inexistentes. ¿Alguien ha cambiado esos neumáticos Swallow por unos más blandos? Esas cosas funcionan.

DEFECTOS

Hay defectos. Sí señor.

A lo dicho por la falta de potencia, lo remarco, que limita mucho el pasajero –qué pena que el motor no fuera un dos y medio con 18 o 20 caballitos-, el fallo mayor es esa maldita pata de cabra que se repliega con toda su mala leche provocando los mil y uno ejercicios de equilibrio para que la moto no acabe en el suelo.

Y una cosita que en medio de el buen gusto general desmerece el conjunto: esa platina tosca y sin acabar que soporta el embrague .Fea, fea.

La Daelim Daystar 125 FI es una monada de moto. Menos práctica que un scooter Éste lo aparcas y te olvidas de él, pero la Daystar te hará sonreir aparcada en el garaje de tu casa, aunque tengas la gripe. Y solo tendrás que gastarte como accesorio, lo que cuesta una gamuza.






Ráfagas, Oriol.


Esta prueba de la Daelim haciendo el recorrido de la máquina del tiempo la realicé la semana pasada a mediados de Marzo. Como si hubiese querido añadirse en el último momento, uno de los protagonistas más conocidos de esa época -fue el mejor tiempo de las auténticas Montesas Impalas, las temibles Bultacos Metrallas y también Ossas 230 y Ducatis 24 Horas,- nos ha dejado.

Oriol Regàs era amigo y más que eso. Era mi líder y así lo he comentado en este blog en “Mis queridos fantasmas” porque aparte de ser piloto ganador de múltiples rallys para Montesa, era ante todo un motorista de corazón, capaz de realizar gestas como la de atravesar África a principios de los 60 en moto (Operación Impala), venir navegando desde Hong Kong en un junco a Barcelona o, simplemente, coger la Impala 175 e irse a Suiza cada fin de semana durante tiempo para ver a su novia. En la prensa han salido otros méritos ciudadanos- ayudó a muchas personas- y tuvo mucho reconocimiento como empresario. Para muchos, ha sido el “Señor” de Barcelona. Para mí ,”solo” fue el más grande motero. Casi nada.

Oriol Regas Montesa (izq) Rally 1000 kmts finales años 50

11 comentarios:

Toy folloso dijo...

"Te hará sonreir aparcada en el garaje de tu casa, aunque tengas la gripe"; ostras, otro mérito de las custom.

Y, como que la mencionas, ¿se le podría acoplar un motor de Ducati 24 horas?. No es descabellado, hay fábricas que, componente de aquí, componente de allá, aún se complican menos la vida para hacer una moto.

Fernando dijo...

Pues a ver si hacen una trail en condiciones porque con esos precios sería interesante. Ademas como va el mercado, que ya ni Bmw es sinónimo de calidad(la f650 y la f800 en directo parecen de baquelita), compras coreano, te ahorras una pasta y te dan mas por menos.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por las fotos. Ese antes y después.

circu dijo...

Siempre me encanta tu blog la verdad rafagas a Oriol

Anónimo dijo...

para comprarme esa cosa tan fea... porque fea lo es un rato. Mejor me compro la T10 de TMB y contribuyo a retrasar el cambio climático y no hago el ridículo con un "quiero y no puedo"

¿Es tan dificil hacer motos buenas como las de antes?

Anónimo dijo...

Gente con mala uva y mal gusto la hay por todas partes. Pues yo me acabo de comprar una precisamente por lo bonita que es y la buena relación calidad/precio que tiene.

Addis dijo...

Yo tengo una, si es cierto que le falta un poco de potencia;pero te adaptas y te mentalizas un poco. Yo disfruto de la carretera me da igual que se en una Daystar, una harley o un cubo con motor, lo que se trata es de disfrutar de las vistas y del mundo de las motos. Y yo a la harley no le doy ni un duroooo!!! que para que me cobren 1000 por lo que vale puede valer 100 ya tengo a hacienda.

Toni dijo...

Es la caña bonita como ninguna esta replica de harley fat boy ,es capaz de hacerte feliz ruteando por la ruta 66,je,je pero de España, como de poderte dar sensaciones de deportiva en carreteras de montaña sacandole jugo a las marchas y sus 13 cv de potencia haciendote creer que llevas mas moto, con esa subida de vueltas de su motor multivalvula, el mismo que el de su hermana deportiva naked roadwin ,como moto para empezar genial y por precio tambien ademas de super equipada que mas se puede pedir.

Pablo dijo...

"Qué pena que el motor no fuera un dos y medio con 18 o 20 caballitos..."

Bueno, pues sus deseos ya son realidad: Daelim ha lanzado la Daystar VL 250 FI, y tiene 23 CV. http://www.daelim.es/index.php?mod=www&sec=conva1&concod=225

Jesus Martinez dijo...

Hola, yo la compre de segunda mano para inciarme en las motos custom, un capricho que deseaba darme desde hace tiempo, y estoy encantado, la moto es lo que es 125cc. pero es preciosa y fácil de llevar para ir a 80 km/h no se necesita nada más, solo un buen paisaje que ver en el camino.

Casimiro Baena Angulo dijo...

He adquirido hace poco una Daystar 124.1cc de segunda mano con 19.000km. Yo no tengo ni idea de motos, sólo he conducido coches hasta ahora por lo que me sorprendió que en un tramo recto, yendo en 4ª y a 40km/h la moto estuviera a 4000 rpm. Estoy acostumbrado a mantener el coche entre 1.000 y 2.000 por ciudad y me pareció muy forzado a ir a esas revoluciones comparándolas con un coche. En algunos sitios he leído que llevarla a 9.000 no es malo, pero no tengo ni idea. La cosa es que tuve que ponerla en 5ª para bajarla a 2.000 - 3.000 rpm. ¿Esto es normal? ¿Debería devolver la moto por ello?.

He tenido problemas también con el punto muerto de la moto, hasta tal punto que en un tramo de vuelta a mi casa lo dejé por imposible, y tuve que mantener la moto con el embrague pisado para pararla en los semáforos, y finalmente en la cochera, calar el motor porque no hubo forma humana de enganchar el punto muerto. Si esto es algo común y no tiene solución también pienso en devolverla.

¿Alguien me puede orientar?