domingo, 18 de julio de 2010

MUY PROBALEMENTE, TÚ ERES MEJOR QUE ROSSI Y QUE LORENZO

(DE MOTOS Y BICIS).


Te voy a hacer feliz.Muy probablemente eres mejor que Rossi. O que Lorenzo. Pero para estar seguro de eso deberías ser de Quesa, un pequeño pueblo de la Comunidad Valenciana, y haber vivido ahí toda la vida. Bueno, o de otro pueblo parecido. Con que seas bastante rápido será suficiente para situar a estos dos debajo de ti en un hipotético pódium.


Si eres como digo de allí, te conoces como la palma de tu mano las retorcidas y diabólicas curvas que acceden a tu pueblo desde Navarres y las que continúan después en plena ascensión hacia Bicorp en forma de paellas ciegas. Y las que van luego a Millares, que son de tela marinera. Las conoces, ¿eh? Todos los baches, las pequeñas trampas en forma de arcenes y las curvas que se cierran en tus morros sin avisarte.

Carreteras muy especiales

Si los dos pilotos mundialistas de Moto GP aparecieran una noche en tu pueblo y te aceptaran el reto de una carrerilla por esa carretera bajo la luna lunera, macho, vivirías sólo de recuerdos el resto de tu vida de la paliza que les metías. Y tranquilo, tú con tu KTM 690 o Husqvarna 610, hasta les darías ventaja con sus motos de circuito. Al menos en esas circunstancias, sí serias el mejor.

A mí me paso algo parecido en una subida cronometrada hace… muchoooosss años y que se celebró solo una vez -cosa que me cepilla más mi ego, como veréis,- entre la localidad de Sardañola -antes se llamaba así- y el alto de una de las montañas que acceden a una de las entradas de Barcelona, conocida como la Flor de Mayo. Me tiré noches y días enteros entrenando hasta que me conocí a todos los caracoles que cruzaban el asfalto de la sinuosa carretera donde se iba a celebrar la carrera. Con una Montesa Impala 250 de serie que me dejó un amigo gané a los 40 participantes, pero sobre todo a los campeones de España, Juan Bordons, piloto oficial de Bultaco, y a Juan Pares, piloto de Ossa y Derbi. Hice el mejor tiempo absoluto en las dos subidas que sumaban el mejor tiempo.


El autor en la subida Flor de Mayo con Montesa 250


PERO TÚ NO SERÁS NUNCA MEJOR QUE CONTADOR O VALVERDE. YO SÍ,(AL MENOS DURANTE UN RATO)


Sí, amigo, porque una cosa es que tengas amaestradas las manos para acelerar y dar gas a tu moto virtuosamente y si quieres hasta con valentía, y otra imprimir a tus piernas la fuerza y velocidad de los campeones ganadores del Tour. Unas bestias pardas.


Ya he dicho a veces que me encantan las dos ruedas, y las bicis, las tienen. Cuando cumplí los 50 tacos me propuse realizar un reto personal -es una buena edad para hacerlo-, y preparé un viaje desde Barcelona a Bicorp (interior de Valencia) en bici. La cargué con alforjas y distribuí el equipaje lo mejor que pude. Además de unos retrovisores le instalé una de las cosas que más recomiendo en cualquier salida: una varilla con reflectante que sobresalía de la bici unos 50 cm y que forzaba a los coches a separarse de mí tres o cuatro metros– les daba yuyu acercarse demasiado- cuando intentaban adelantarme. ¡Un gran truco y acierto de seguridad en la carretera!


He hecho ese recorrido en muchas ocasiones en moto y coche y nunca he tenido el grado de satifacción de esa vez, cuando hice el trayecto en bici en cinco días -casi 500 km-, y eso que un preparador físico me advirtió que no lo intentara porque no estaba en las mejores condiciones. -“Pero si me preparo, ya no tiene gracia. Sé que lo haría”, le contesté.


Y tuve razón, disfruté mucho aquel viaje. Fue para mí una gran aventura.


La verdad es que zonas como las que os he descrito al principio -esa subida con varias paellas que están incrustadas en un puertito entre Quesa y Bicorp- las hice empujando y andando. ¡Qué le vamos a hacer, mis piernas son más bien tirando a chungo, pero muy chungo!


No es de extrañar así que el ciclismo de ruta es un deporte que admiro. Es más, la imagen de una chica enfundada en su maillot y rodando en solitario por una carretera, siempre me ha fascinado. Y también los veteranos, algunos con 80 tacos, que mantienen la forma pedaleando hasta el infinito.


NO TE VAYAS: TE ESTOY HABLANDO DE BICIS, PERO A LO MEJOR TE INTERESA.YA VERÁS


Motor electrico: un amigo que te empuja

De tanto en tanto me da la vena, me coloco un maillot que me regalaron, cojo la bici y salgo por ahí a rodar un poco. Pero cuando digo un poco es un poco. Suelo pillar una carretera apenas frecuentada que va desde la Nll en la localidad de Argentona, y desde allí a un par de pequeños altos. La parte llana la hago lenta, pero al menos desde lejos, con mi bici de carretera amarilla y mi maillot anaranjado, parezco un ciclista aficionado, aunque fofo y muy del montón.


Mi frustración siempre comienza al intentar “atacar” la primera subida, para muchos carente de dificultad, porque no creo que sea ni de tercera categoría. Tan sólo recuerdo las dos o tres veces que llegué arriba en las dos montañitas. Cuando te pasan los ciclistas de “verdad”suele haber muchos por allí, con su pedaleo rítmico,”hip, hop, hip, hop”, sientes todavía más tu apaisada musculatura y un menisco bastante tronchado. Hace poco -el sábado que es el día que aparecen más ciclistas- lo intenté otra vez, con un amigo que me iba gritando y dirigiendo a modo de marcaje: “A ritmo, a ritmo”….


Hubo un momento que, asfixiado que estaba, desaparecí de su vista, y entonces -casi me dieron un susto-, aparecerieron a mi lado dos bicicleros , con cascos de contrarreloj raros y unos maillots de no sé qué peña. El de delante, que era enjuto y delgado, rodaba fino y desapareció rápido de mi vista y al de atrás lo noté enganchado a mi espalda, porque carraspeaba o tiraba mocos, no sé, o algo así. Al pasar junto a mí me soltó una especie de saludo-graznido como: “Yeeeeaaaa”…


Podía decirme “adeu” o “hey”, que es lo que se dice en estos casos y de paso regalarme algo de compasión o de ánimo. Pero me jodió que me dijera “yeeeeaaaa”,como soltando: “Aparta, eunuco”.


Y me fastidió aún más porque no era fino, tenía un pedaleo que parecía que fuera a cargarse una biela en cualquier momento,y además era un tío enorme,con pelos en las piernas. Era como el anticiclista, el jodido.


MI VENGANZA SE LLAMA E-MOTION: LA BICI VOLADORA


Hace unos días cayó en mis manos una bici de la marca BH de última generación con motor eléctrico. Había leído la prueba en la revista Solo Bici. Y sólo me hicieron falta 20 metros probándola para que mi sonrisa se ensanchara por segundos y se fuera tornando, cualquiera lo habría notado, en auténticamente diabólica. Si me hubiera visto en ese momento, me habría dado miedo a mí mismo. Pensé inmediatamente en dos cosas: en las dos cimas que me frustraban y en el peludo.


Nuevo modelo BH 2011 cross
Conmutador de potencia

Al sábado siguiente, y más o menos a la misma hora, me planté en la base de ese lugar esperando en la cuneta a que pasara algún grupo de ciclistas. En realidad al que buscaba era al de las patas con pelos, pero tambien era consciente de que toparme con aquel individuo habría sido mucha casualidad. Después de unos 10 minutos de espera llegó un grupo a ritmo vivo. Los dejé pasar y acto seguido me puse detrás.E l tipo no estaba entre ellos, pero había uno que se le parecía. Era de pata corta pero recia y se puso delante del grupo unos metros nada más comenzar la ascensión.


Los seguí… ¡comodíiiiiisssimamente!..., unos cientos de metros, pedaleando con la tercera parte de mi esfuerzo total gracias a los vatios que me empujaban y al modo Sport que acababa de engranar en el comando situado sobre el manillar, y comencé a adelantarlos observando con el rabillo del ojo sus reacciones al ver que les pasaba un ciclista algo fondón que movia los desarrollos con una facilidad de pasmo. (Además, es que la bici con sus ruedas de 700 mm parece “de verdad”).


-“Heeey”…, les dije tímidamente hciéndoles un gesto con la mano.


Cuando pasé al lado del fortachón de delante,… no lo pude remediar, y eso que aquel tipo no tenia culpa de nada.


-“Yeeeeaaa”, le solté como el que no quiere la cosa.


Por el retrovisor alcancé a ver una figura montada en una bici que se empequeñecía cada vez más y que problabemente no entendía nada de lo que estaba viendo.


Inenarrable. La sensación fue inenarrable. ¡Que sensación de superioridad! Como te digo al principio, problamente tú en tu terreno y de noche eres mejor que Rossi y Lorenzo, pero nunca serás igual que Contador y Valverde. ¡Pero yo síii!


Es cierto que buena parte de la gracia de ir en bici es machacarte. Pero si tú no te ves capaz de rodar varias horas tras estos esforzados que están muy acostumbrados -no olvidemos que tú sueles ir en moto-, por lo menos puedes, a tu aire, hacer deporte, programar un entrenamiento más o menos completo -el motor podría tirar de ti prácticamente sin pedalear-.pero también podrías jugar con los cambios, regulando y dosificando la intensidad de tu esfuerzo. Y te pones moreno que no veas.


COMO ES LA “COSA”


La Emotion Cross de Luxe es una bici de Aluminio 7005 que puede funcionar pedaleando como cualquier otra bici, pero que gracias a su motor eléctrico, de una capacidad de 260 Wh (26 v y 10 Ah), te impulsa si quieres hasta 2,3 veces la fuerza que puedes hacer tú con tus piernas


Tiene, en este sentido, tres posibles variables. El modo Eco, el modo normal y el Sport, y puede alcanzar 25 km/h, que es la velocidad legal para estos vehículos… a no ser que le cambies uno de los piñones por otro más pequeño,te conviertas en un pequeño delincuente y entonces vuela en llano. Tiene ocho velocidades.


La bici pesa 19,800 kilos -al menos 5 ó 6 kilos más que una de descenso, no nos engañemos-, pero se lleva pedaleando y sin el motor accionado potablemente bien. Con él conectado tienes una ayuda extraordinaria que es una pasada. Te sientes el rey del mambo.


BH ha hecho esta híbrida, además de otras bicis “puras” de carretera con pedaleo asistido, pero lo mejor de este modelo, es que parecen tan “de verdad”-te tienes que fijar que pasa desapercibida. Dependiendo de la forma como la utilices, puede tener una autonomía desde 40 a 70 km. BH dice que la vida de la batería puede llegar a 25.000 km. ¿Su precio?


Un Ferrari es exclusivo, y si quieres uno, lo pagas. Por una buena bici profesional pagarás 6.000 euros, pero tendrás algo muy especial. Si miras lo que cuestan, por ejemplo, los 9 modelos X Control de la excelente marca francesa Lapierre, te encontrarás precios que van desde los 1.500 a los 4.000 euros. Precios como los de cualquier gama de la mayoría de los fabricantes. Estas BH están por ahí en medio. ¡Pero llevan incorporada alta tecnología y un amigo que te empuja!


Bueno, a lo mejor no llego a ser mejor que Contador con esta bici ,pero seguro que le doy un repaso al ultimo de la clasificación del Tour ….especialmente si lleva la pájara.


A mí me parece que esta E-Motion no se me va a escapar, porque al final me he dado cuenta de que tampoco es tan malo decirle a alguien ¡yeeeeaaaaa!...


 El TRUCO:
Sotocasco antidespeine
 Gorro antidespeine

Un día probé una cosa para que el casco no te despeine demasiado-si eres chica ya entenderás a lo que me refiero- y al menos te lo mantenga con cierta forma.Me fuí a una ferretería y compré un trozo de tela mosquitera (nylon).Una mano amiga la cosió dándole forma de gorrito.Al tener cierta rigidez aisla bien el pelo en su contacto con el casco.Ya digo,a mi me funciona.Pruebalo.


4 comentarios:

Jaume Domínguez dijo...

Yeeeeea !!!
Me he reido mucho con la historia de la bici y me ha gustado la d la subida con la Impala 250 con manillar alto...La foto muy buena ¿Me dejas utilizarla an algún post?
Un abrazo.
Ups! tengo otra cosa que comentarte, pero mejor en un e-mail...

circulacion dijo...

Si es que ....jejej esto es como cuando alguien te dice" no hay güevos..." con "g" y con dieresis que le da mucho énfasis.
Pero me he reido un rato.
Sique así que disfruto con tus relatos

Paco Elvira dijo...

Ja,ja,ja. Que buena la historia Alguer.
Cuentan que a Cancellara le han acusado de algo parecido. De todas maneras en el último Tour ha demostrado que si que tiene un motor, que utiliza en las contrarrelojes, pero en las piernas.
Un abrazo

Rigby dijo...

Querido Jaime,

Me estás alegrando esta mañana de trabajo infame (sí, soy teleoperador)entre relato y relato.
Con este he llegado a soltar más de una sonora carcajada.

Gracias ;)