viernes, 6 de noviembre de 2015

PRUEBA SCOMADI TL 125 "LAMBRETTA" VS LAMBRETTA JET 200 (1980).


(COMPARATIVA RETRO)

 La Scomadi TL 125 de 2015 y la Lambretta Jet 200 de 1980.Casi dos gotas de agua.

Hay algunas motos actuales con estéticas tan bien conseguidas vestidas de neoclásicas o de retros que son capaces al primer golpe de vista,si eres veterano, de hacerte aflorar incluso lejanos recuerdos que tenías casi olvidados .También pueden verse atraídos por ellas otros más jóvenes ,porque a lo mejor fueron sus mitos o iconos de una época que no vivieron.
Nada en el diseño de estas motos es casual y me encanta caer en ese juego ,porque aunque el mundo pasado -eso parece confirmarse -  nunca volverá ,algunas de esas máquinas llevan tan bien camuflada la trampa que te hacen creer lo contrario.Al menos por un rato.
Así que, si encima de esas motos te ves con 20 o 30 años otra vez, dalo por bueno, objetivo conseguido y déjate llevar cantando bajo la lluvia .

Para comprender mejor el espíritu de la Scomandi, esta scooter neo-retro de "padre ingles y madre china" que pruebo ahora midiéndola con la Lambretta de hace 40 o 50 años ,-sobre todo si no has vivido esas épocas de los "romanos"-, hay que hacer un poco de historia.
En mi familia, hace muchos años, además de  algunas Montesas y otras motos también habían scooters. Yo utilizaba una Lambretta para trabajar, era mi medio de transporte, pero también la convertía en ocasiones en mi "moto de carreras" con la que competía en algunos rallyes y subidas en cuesta cronometradas en clara competencia con los Vespistas que les interesaba el mismo rollo a primeros de los 60.
Lo cierto es que en general, y eso era porque admitían más fácilmente algunos trucajes, las Lambrettas solían ganar las carreras de velocidad por su mejor chasis tubular y el motor centrado pero sobre todo por el cilindro y pistón de la recién aparecida Bultaco Metralla 200 de 1962 que se convirtió en magnífico aliado nuestro porque se adaptaban fácilmente al motor de la Lambretta otorgándole unas prestaciones superiores a las que conseguían las Vespas, más limitadas mecánicamente. Las preparábamos en Lambretta Constante, que estaba en la calle Verdi, de Barcelona, donde también participaban entre otros ,pilotos como Gregorio Antón, Julián Constante y éste que os escribe. Solía ganar muchas veces un tipo pequeñito y muy bueno llamado Antonio Estivill. Un abrazo, nano.

Exagerada luz libre al suelo

EL ESPÍRITU DE LA SCOMADI TURISMO LEGGERA TL 125 VIENE DE LEJOS

Los scooters nacieron después de la Segunda Guerra Mundial intentando ofrecer al maltrecho ciudadano un vehículo utilitario de poco mantenimiento que lo diferenciaba de la moto clásica por su protección y limpieza y que además, al carecer de puente, podían conducirlo también las mujeres debido al uso de la falda que utilizaban mayormente. Además, en ese espacio se transportaban bultos, niños y hasta cabras.
El éxito de las primeras Vespas marcaron el camino a seguir para otros fabricantes que intentaron copiar el concepto pero solo Lambretta la siguió seriamente en el empeño, aunque eso sí a cierta distancia, convirtiéndose los dos scooters en auténticos mitos gracias a la moda y al cine que las promocionaron profusamente .
En Inglaterra, el  joven movimiento "mod" a principios de los 60, en el que se mezclaban una estética burguesa con lo más "in" del momento, adoptó la Vespa y la Lambretta como estandartes de aquella curiosa filosofía de vida.

El que os escribe participando con la Lambretta n 2 en una carrera de 
 velocidad en el circuito de Montjuich a mediados de los 60.

INICIO Y CAÍDA DE UNA SCOOTER ICÓNICA
El scooter Lambretta nació en Italia, en la ciudad de Milán, a finales de 1940 y la empresa que la desarrolló y fabricó durante 30 años, Inocenti, finiquitó su producción en 1971. Se fabricaron también bajo licencia, además de en España, en Alemania, Francia, India, Taiwán, Brasil, Colombia y Argentina.
El origen  de las Lambretta en nuestro país arranca en Éibar en 1952 y a través de la recién creada sociedad Lambretta Locomociones. Los primeros scooters eran de concepción muy antigua pero el mejor tirón comercial, gracias a  la renovación de nuevos modelos, tuvo lugar en la década de los 60 con las primeras versiones de modelo LI 150, la mía, y que se diferenciaba de las fabricadas en Italia principalmente en pequeños detalles estéticos. (El guardabarros delantero era fijo en Italia y el faro ,octogonal). La TV 175 de 1965 fue una bella realización con un motor más deportivo, equiparada en estética a la italiana montando el primer freno de disco. Duró solo un año en el mercado. Es la española más buscada, sin duda.
Si en Italia Lambretta cerraba las puertas en 1971debido a una gran crisis del sector, la filial española siguió como pudo con varios lapsus en su producción. Se realizó un último intento de supervivencia montando Lambrettas en una fábrica de Amurrio en 1985, prácticamente bajo pedido, hasta su cierre definitivo a finales de esos años. Los últimos modelos, como las Lince, SX 200 o Jet 200, en realidad eran motos con pocos cambios mecánicos pero montadas con diferentes piezas echando mano del stock.

Julian Constante con un prototipo de Lambretta 200. 
"El bólido" con el que participó en diversas carreras.

UNA COPIA MÁS FINA QUE EL ORIGINAL
Cuando hace tiempo vi la primera foto de esta Scomadi pensé que era otra copia china como la de algunos intentos anteriores que se realizaron sin demasiado acierto comercial. Sin embargo, al verla en vivo y en directo aparcada en la acera de Italomotor concesionario de Scomadi, (calle Aragon 153 en Barcelona) cambié de opinión.
Observándola detenidamente me sorprendió su más que correcta terminación. Aunque sus fibras delatan masivamente el plástico en su construcción, el scooter está muy bien acabado y realmente " te llega" el efecto Lambretta. Tiene una estampa deportiva muy lograda. Salta a la vista la excesiva altura de su asiento, un problema para las tallas pequeñas aunque puede haber una forzada solución en forma de rebaje del mismo, cosa que está trabajando Italomotor. También destaca el generoso diámetro de sus ruedas y anchura de las mismas, de 12 pulgadas, mayores que las que montaban los antiguos scooters.
El efecto visual no acaba aquí porque lo que sorprende mucho es su masivo y deportivo tren delantero con el conjunto de amortiguación ¡regulable¡ de su suspensión, un robusto muelle y un disco lobulado de acero de 220 mm -detrás también lo incorpora -. Es un equipo “frenante” de lujo...y añado, además de "carreras ",como comprobé a lo largo de la prueba y me advirtió Cristián, uno de los dueños y responsables del concesionario.
- Hay motos de 5.000 € que no frenan tan bien.

Las Lambrettas de antes se han mantenido 
estéticamente muy bien en el tiempo.
Como podéis observar en la foto yo algo menos.

UNA ATRACTIVA SCOOTER A UN PRECIO ÍDEM

La TL 125 Turismo Leggera ha sido diseñada por la empresa británica PM Tuning Racing Products & Scooter Innovation, firma especializada en la personalización de scooters clásicos desde hace 60 años.
Esta Scomadi ha necesitado un proceso de estudio y pruebas, explican, de 10 años. (A mí eso me parece mucho tiempo).Todo el conjunto está ensamblado por la empresa china Hanway y el motor lo manufactura Jincheng Corporation.
Si te sorprende esta información quizás debas de saber, a lo mejor te vale o no, que tu iPhone - si lo tienes- es chino y que BMW fabrica motores allí. La taiwanesa Sym fabrica, además de sus motos desde hace más de 50 años, el Honda Cívic, algunos Kia y series del Jeep Wrangler para el Ejército de EEUU.Y no habría aquí espacio para contar historias de otros productos manufacturados en fábricas chinas que hace dos días parecerían de ciencia ficción. Sigamos
El resultado de esta " reinterpretación"  de la Lambretta es además atractivo por dos razones principales: el conseguido efecto Vintage y su precio de salida :!Menos de 2.000 € !.

La foto podría pasar por el juego de las 8 diferencias.

No obstante, falla en algunos puntos. No existe la moto perfecta. Los iré comentando.
Un apunte más. Si esta "Lambretta" está beneficiada por una política agresiva de precios de su importador, la oferta de salida hasta finales de Diciembre también incluye a su hermana pequeña, una 50cc muy parecida estéticamente, a 1.500 €. En breve plazo la gama se ampliará con una versión de 300 cc que se intuye como una futura “comeventas”. El aparato promete.


Ahí, en la subida a Òrrius la Scomadi es muy divertida.

LA SCOMADI: LO BUENO Y  SUS DETALLES MEJORABLES

Aunque es una moto elegante y no cansa a la vista por su línea fluida, queda a mi juicio algo descompensada ya que existe demasiada luz del piso del scooter al suelo, lo que recuerda a uno de esos vehículos con muelles largos preparados para salvar obstáculos del Dakar. Sin duda, las culpables son esas ruedas de 12 pulgadas que levantan en exceso el chasis de la Scomadi y por consiguiente la altura del asiento.
Da la sensación de que durante las pruebas han metido esas llantas -por otra parte buena medida de ruedas de 12 pulgadas 110/70 delante y detrás- en un viejo chasis de Lambretta dejándole a la venerable abuelita sin sus dos gomas montadas en llantas de 10 pulgadas. No se me ocurre otra explicación. Eso sí, si vives en una zona rural con algún caminito y te compras esta 125 arrastrará la barriga antes una Transalp que esta Scomadi.
En ciudad, el defecto se vuelve ventaja porque no existen bordillos insalvables para esta scooter.
El asiento queda alto, mucho, para qué nos vamos a engañar, aunque es estrecho y eso ayuda a situar mejor al menos parte de los pies en el suelo.(Ya te avanzo que con dos plazas le pasa como a las trails, que baja la moto y ..!va perfecta y muy bien aplomada¡).

Queda casi al mismo nivel que el manillar, que es corto y te obliga a conducir con las manos muy bajas, nada que ver con la posición de ...una Lambretta auténtica o de, por ejemplo, una Vespa Primavera. Sin embargo, gracias a ello también invita a colarse por lugares inverosímiles entre el denso tráfico.
Esa inglesa-china es además de ágil una auténtica pluma ya que solo pesa 101 kilos, cosa que sorprende viendo su envergadura. Su distancia entre ejes no es especialmente corta -más estabilidad en recta- pero dispone de muy buena movilidad y gracias a su contenido peso tiene pocos rivales .Sí señor, parece mentira que se mueva tan bien. Repito, no pesa nada.
Un buen detalle bien acabado es su pequeño "ordenador "de a bordo, una esfera ,eso sí,muy justita de tamaño que engloba bastantes funciones como el control de gasto de combustible indicado por barras, reserva y un cuentarrevoluciones.Bien.
Que no me olvide. El caballete es de serie y de activación muy fácil. Otra sorpresa es que viendo las dimensiones del gran conjunto trasero hace presuponer que dispondrá de un buen hueco de carga. Pues no. Levantas en vertical el asiento ...y allí no hay nada excepto el tapón extraíble del depósito de gasolina. Igual y exactamente como el de la vieja Lambretta original.
Menos mal que incluye de serie una parrilla -cromada- portabultos y un vano adosado con llave en el contraescudo con buena capacidad. La iluminación es paupérrima ...pero un buen milagro en forma de potente lámpara Philips se obtiene por 10 o 15 euros. Cámbiala y ponte gafas de sol por la noche.


CIRCULANDO
Al poner el motor en marcha sorprende lo silencioso que es y en parado las aceleraciones en vacío aparecen consistentes. No corre mucho, como explicaré, pero sí es un cuatro tiempos voluntarioso.
Circula por la ciudad driblando lo que se ponga por delante, así que ágilmente me dirigí por el centro de la urbe a buscar la autovía de salida en dirección a mi casa. El recorrido, casi en línea recta, es de una treintena de kilómetros.
La Scomandi, brillante y nuevecita y con ese look "carreras cliente" que aporta el número 125 serigrafiado en sus laterales, atrae muchas miradas en los semáforos de otros motoristas y de los conductores de coches que te escoltan con el tráfico lento. Raro es que no se pare alguien a observarla cuando está aparcada. Es muy atractiva, realmente.


Impresionante equipo frenante de la Scomadi TL 125 ,buen "ordenador de datos",
el freno de pie de la Jet 200, y el único vano - con llave-de la Scomadi.

Ya estoy casi fuera de la ciudad. Arranco en un semáforo para encarar  la "autovía" - zona plaza de Glorias- y el pequeño motor, todavía en rodaje, emite un zumbido - eso lo dije otra vez de alguna moto pero no me acuerdo de cuál- exactamente igual que el de una lancha con motor Mercury, vale, ahora le pondré Tohatsu ,-en el justo momento que levanta la proa, se hunde  la popa y sale a toda castaña emergiendo de las aguas.
Atención, te he dicho que "emite" un zumbido que recuerda a todo eso, no he dicho que la Scomadi 125 "salga a toda castaña”. De hecho, la autovía o rondas periféricas de las grandes ciudades no es que no le gusten a esta "beautiffol-Lambretta-chung",...es que simplemente las odia y muy intensamente.
Es cierto que en rodaje las conclusiones no pueden ser definitivas pero lo que es seguro es que hay  scooters de 125 más rápidas. A 80 kms estaría su crucerito máximo, eso sí, sin vibraciones, y si las hay no provienen del motor si no de los pésimos y pétreos  neumáticos que monta de origen, que para más inri son de una marca llamada...¡DURO!. Una broma de mal gusto.Estos provocan una marcha “rebotona”, sin amortiguación y generan vibraciones cíclicas que enturbian la marcha.
Es una pena porque el motor es dulce y no cabe otra solución que la que te indico a continuación si te la compras, porque esa Lambrettita es una monada: sácalos, te vas al mar - o a un pantano- y tíralos lejos y no hace falta que les ates una piedra gorda para que se hundan, lo harán solos. En su lugar, añade al precio de la bombilla, pon lo que te pidan por cualquier pareja de Pirelli, Michelin, Bridgestone, de esas medidas. Vale, la Scomadi te costará  más pero dispondrá  entonces de unos zapatos bien acondicionados que conseguirán a mucha distancia una mejor calidad de vida para ella y para quien la lleva. Mejor confort, estabilidad, tacto y finura de marcha, ¿te parece poco?

Mientras avanzaba por la autovía iba pensando: "Su motor ronronea agradablemente, siempre está lleno...pero le cuesta avanzar, - está muy tierno y creo que en 2000 kms mejorará- , pero en una carretera recta y larga a 70-80 se hace muy pesada”.
¡Dios mío¡ ¿cómo era posible que hace 50 años atravesara Francia con mi Lambretta 150 a esa velocidad ? ¿Cómo me plantaba desde Barcelona a Murcia conduciendo la Lambretta de noche sin parar y con un pasajero con gabardina llamado Alvarito - ¿cómo estás capitán?- que era amigo mío y que lo llevaba para que se me declarase en mi lugar a un amor imposible, la Elenita, que se había largado con la familia a pasar las vacaciones su pueblo, Los Alcázares, de sopetón y yo sin enterarme de nada?
Eso es lo que iba pensando mientras también me hacía una real reflexión: La distancia histórica es cruel sobre todo si no tienes 18 años que es los que tenía entonces y no te dolía nada y no los 18 que digo que tengo ahora porque sigo yendo en moto.!Anda ya!
Creo que aquellas scooters fabricadas en Éibar y trucadas por el taller Lambretta Constante, andaban más. Al menos, la mía estiraba la tercera hasta 120 aunque, eso sí, la cuarta se iba para atrás a la primera cuesta que se presentaba.
Por eso había quedado con Julián Constante ,- ya lo he contado otras veces- un “compa” de la época con el que solíamos correr cronometradas .Aparte de viajar en Goldwing conserva una Lambretta Jet 200, eso sí, de serie, matriculada en 1980. No estaba para nada en su mejor momento de forma ,la scooter,pero nos iba a dar una idea de su potencial al lado de la Scomadi 125.
-Tráela- le dije. Y se vino con ella al lugar convenido.

Notable diferencia en el calzado de ambas.Pero los "Duros" de la Scomadi son además de eso,malos. 
Un cambio de gomas mejorará extraordináriamente el comportamiento de la moto.

HALA, VAMOS A HACER CARRERAS
Cuando las pusimos juntas, casi parecían dos fotocopias. La Scomadi 125 pesa 101 kilos y la Jet 200,110. La potencia del motor de cuatro tiempos de la Scomadi es de 9,5 cv a 8000 rpm (automático CVT), y manual de 4 relaciones, dos tiempos y 9.75 cv a 6.500 rpm , en la Jet 200 (198 cc). Prácticamente la misma potencia pero con diferentes cilindradas y las dos alimentadas por carburación.
La Scomandi es más larga entre ejes, 1390 mm por 1290 mm de la Lambretta. El depósito de ésta es 8,9 litros y el de la Scomadi, el doble: 15 litros. La autonomía de la Turismo Leggera es espectacular ya que gasta no más de 3.5 litros. Pero...¿cuánto corren?
Antes de averiguarlo, pusimos en marcha, lógicamente a golpe de patada que te crió, la Lambretta. De repente, una mezcla de ruidos provenientes del motor y de las chapas metálicas que conforman su estructura se dejó oír en un contorno, calculo, de unos 100 metros cuadrados. Mientras Julián aceleraba en vacío, la venerable Lambretta se puso a temblar no sé si de alegría porque la habían sacado a pasear después de la tira de años o porque estaba muerta de miedo pensando en lo que se le venía encima con la prueba que inmediatamente la íbamos a someter. Vibraba como una mala cosa, tanto que un tornillo que apareció en la plancha reposapiés suelto, desapareció de aquel lugar en 2'1 milésima de segundos saliendo disparado hacia la cuneta de la carretera donde nos encontrábamos. Me subí en la Lambretta de mi vida y, mira qué bueno, la posición encima era más acogedora y el asiento incluso era más bajo y cómodo que el de la Scomadi.

La moderna TL supera en dimensiones a la antigua Jet 200.

¿Cuántos años hacía que no engranaba las marchas con la mano intentando encajarlas en la ranura correspondiente?Buufff...
La Jet 200 comenzó a tomar velocidad mientras me vibraban hasta las pestañas. Apretando los dientes me situé  a unos 110 de marcador pero a esa velocidad toda la Lambretta rechinaba y rebufaba quejándose escandalosamente.
Mientras, Julián me seguía detrás a unos 50 metros. El tramo era de curvas largas y cómodas y en un momento dado nos internamos en una zona de rally con curveo de una para aquí y otra para allá en un bonito ascenso hacia el pequeño pueblecito de Orrius. ¡Ah, amigos!, con todas sus vibraciones, la Jet 200 se movía bastante bien por esos lares ,su cilindrada le ayudaba a salir bien de las curvas ,aunque frenar, niente de niente. La cosa se tornó hasta peligrosa.
Cambiamos de montura y tomé la Scomandi. Si esta scooter 125 es un rollo por autopista, te sugiero que entres en Google Street Wiew, busques Orrius recorras ese tramo de carretera, antes y después del pueblo. O, a vista de pájaro.!Cómo entra en las curvas¡ Su rigidez hace que las trazadas sean limpias, vas por una vía y al llegar a la siguiente curva acaricias las manetas y el cacho freno se zampa en un suspiro un montón de metros . !Cómo clava la tía ¡.
Si tienes la suerte de vivir en un sitio como ese y tienes que moverte unas decenas de kilómetros al día por lugares parecidos, la Scomadi te dará muchas satisfacciones, porque ese y, no lo olvidemos, la ciudad, son sus terrenos favoritos.
En una recta larga hicimos un simulacro de salida parada. Me puse detrás de Julián y su Lambretta y mientras él iba cambiando marchas como un poseso yo lo seguía, metro a metro, aguantando gas, eso sí, a tope. No se iba demasiado y solo a partir de mis 90 kms por hora de cuentakilómetros, lentamente, muy lentamente, la Lambretta Jet 200 fue abriendo un pequeño hueco.



- Está mal carburada y poco afinada -me decía Julián,sorprendido en cambio por la suavidad de la Scomadi.
Quizás si el motor de la Scomadi 125, aunque es perezoso, hubiera estado rodado, esos, calculo, 10 ó 15 kms de diferencia no hubieran existido.Desde luego circulan ambas por debajo de la máximas en las vías rápidas.
.
(Velocidad de catálogo de la Jet 200: 107 kms hora) .Velocidad medida GPS: 109 kms hora. Velocidad cuentakilómetros Scomadi 125, 98 kms hora .Velocidad medida GPS : 91 kms.
La Scomadi 125 Turismo Leggera no es la Lambretta de verdad pero ...va muchísimo mejor que la honorable scooter. Pero a mí, me la hace recordar y personalmente la tendría muy a gusto aunque no hay que olvidar que puede estar al caer una Scomandi 300 ...aunque a otro precio. Seguro que dará mucho juego. Saludos




(PON AQUÍ TUS COMENTARIOS)





15 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué buena esta Scomand,barata,vistosa e ideal para ciudad,aunque una 300 podría ir con mucho más desahogo en autovía y circunvalaciones.Tuve hace 30 años una de las últimas Lambretta 200 que se vendieron y era razonablemente suave de motor,muy agradable y su velocidad punta no pasaba de 95 km/h en llano en posición erguida, unos 100 de marcador.Cuesta abajo y aplanado llegué a verle los 120 de marcador,o sea 114 reales.
Y ahora ha caído en mis manos una estupenda Lambretta LI 125 matriculada en 1962 y estoy restaurándola un poquito porque la moto está básicamente bien, el motor suena incluso muy bien,su velocidad punta en llano debe andar sobre los 70 km/h.

Fernando P. dijo...

Dan ganas de comprarse una y armarla hasta los dientes. Lástima que los motores de cuatro tiempos no se puedan preparar con la facilidad de los dos tiempos. Como se dice en el primer comentario, una de estas de 300 cc sería la caña. Un saludo

Toy folloso dijo...

A diferencia de las Vespas, que hay que llevarlas sentado con el culo a un lado, para compensar el peso del motor -que está en el otro-, la Lambretta se puede conducir razonablemente "en línea".
En cambio, hay disparidad de opiniones respecto a la rigidez de estas últimas; esas docenas de micras que llegan a flexar los chasis monocasco como los de las Vespas, -en cierta manera-, ayudan a las suspensiones en su cometido. No es un secreto que en sucesivas ediciones de la CR, Honda ha ido minimizando el robusto chasis de aluminio de las primeras, a tal efecto.

José María Alguersuari dijo...

Buena aportación la tuya Toy.Salud

fernando dijo...

Yo hace tiempo que peino canas y tengo un dicho:"Melancolia, mierda jodía". Lo que quiero decir es que hierros del pasado como la Lambretta solo me interesan como piezas de museo y que no compraría ninguna versión actualizada como la Scomadi, pues existen scooters en el mercado tan bonitas o más, pero tecnológicamente mucho más avanzadas y más practicas.

Thunders dijo...


Lo primero comemtar que es una delicia leerte. Tengo una vespa primavera 125 algo trucada, escape polini y carburador más gordo, poco más, le he hecho unos cuantes viajes largos en ella y es una delicia viajar a 70-80km/h te quedas con muchos más detalles de absolutamente todo que con cualquier moto grande, por cierto me ha hecho gracia el detalle de conducir d enoche con gafas de sol, puedes extenderte un poco en este tema? hace no mucho volví oscureciendo con unas gafas de sol con cristales ligermaente azulados y se veía increible.
un saludo y gracias

Anónimo dijo...

Lo de las gafas era una broma hombre porque es verdad que algunas lámparas proyectan muy buena luz.Pero lo que no es broma es que las gafas tintadas amarillas en condiciones de poca luz o niebla mejoran la seguridad de conducción porque aumentan el contraste de nuestra visión.Yo las uso a veces en esos días tristones.Salud.JMA

Onlyscooter barcelona dijo...

En Only Scooter estamos vendiendo muy bien la Scomadi. Como lambrettistas que somos, la verdad es que no es lo mismo, pero es una muy buena evolucion... esta misma semana hemos podido ver en Milan las novedades que Scomadi esta preparando.Finalmente,la 300 esta descartada, en su lugar el proximo lanzamiento va a ser una 200 inyeccion refrigerada por agua,que dara unos 15 caballos...y mas adelante una 250 bicilindrica con 6 velocidades... atentos a Scomadi porque hay ideas muy interesantes. Tenemos la Scomadi 125 disponible para probar, por si alguien se anima a venir y comprobar lo que habeis podido leer en este interesantisimo blob

Agustin García Manteca dijo...

Yo tengo una Scomadi to 125 con 100km ya y va de maravilla x ciudad, OS la recomiendo

Agustin García Manteca dijo...

Yo tengo una Scomadi to 125 con 100km ya y va de maravilla x ciudad, OS la recomiendo

Anónimo dijo...

Yo tuve una Lambretta jet 200... hace muchos años. Dios mío qué cosa más horrible! Cuando me deshice de ella, sentí un alivio como pocas veces en mi vida. No me atrevía a viajar por la noche porque cada dos por tres se encaprichaba y paraba (y no había móviles). En una ocasión le di una patada y empecé a caminar muy decidido. Si no es porque me convenció un amigo que me acompañaba en su Ducati 250, allí la dejo.

roberto dijo...

yo tengo una scomadi 50, donde la compre no han encontrado los topes, sabríais decirme donde se encuentran

Anónimo dijo...

¿Qué topes?JMA

Anónimo dijo...

Tengo una Scomadi TL 125 negro mate desde Diciembre y la verdad es que, desde el desconocimiento, eso de que fuera montada en china me daba algo de miedo. A día de hoy tiene algo mas de 1000km y muy contento.

Rafa Street HD dijo...

Hola.. pues tengo 2 motos modernas y 2 clásicas, vespa del 90 y lambretta LI150 del 60. Y estoy deseando q llegue el finde para ir a rodar las clásicas con los amigos. Se disfruta de lo lindo y cbd llegas a cualquier sitio de la provincia es un acontecimiento, hasta te paran en mitad de la carretera para hablar con nosotros; es un lujo una clásica y un grato placer. Y los amigos q haces entrañables..
Nos vemos rodando........