miércoles, 29 de abril de 2009

LA TOSCANA ITALIANA, UN PARAÍSO PARA LA MOTO


Rodando por la Toscana

(pulsa play para ver el video)

No hace ni un año que recibí una llamada de mi amiga Sara en la que me comunicó que se había comprado una moto BMW 650 GS y, como no sabía llevarla, me pidió si le podía dar unas clases. Se las podía haber impartido Rodrigo, que es su compañero, pero precisamente por eso -es mejor que sea alguien de fuera y así no hay tensiones- en pocos días Sara se atrevió a hacer alguna escapada sola (tiene mucho amor propio y además es valiente).
Ella fue una de las pasajeras de una BMW K 75 que conducía Rodrigo en una excursión a Holanda que hicimos en 1990, en la que fueron, por méritos propios, los pipiolos del grupo, ya que entonces los dos tenían 20 años.
Surgió rápidamente la idea de conmemorar ese viaje organizando otro similar. Conté con Jordi, periodista y amigo y con el que suelo salir frecuentemente en moto y que fue otro de los componentes de aquel grupo y excursión, que, como debe de ser, estuvo salpicado de risas y cachondeo.
Como invitados al evento, la pareja Manel y Tere, organizadores de salidas en bici, se sumaron al viaje con su BMW RT, al que aportaron sobre todo su buen humor.
Hubo ausencias, debidas... a cosas de la vida. Quizás en otra excursión podamos contar con los que no pudieron venir.
Decidimos planificar un recorrido por la Toscana italiana para la semana del 2 al 10 de abril, algo prematuro para la estación, aunque tuvimos la suerte de que mientras en España durante esos días la gente se escondía debajo de los paraguas, a nosotros nos acompañó el buen tiempo: sobre las viseras de nuestros cascos apenas cayeron cuatro gotas de nada.
Lo primero que había que hacer es llegar a Pisa, y todos los integrantes del grupo menos el que escribe esto y Carmen, mi mujer, escogieron el barco. Ella se marea nada más verlo en una foto. De hecho, la travesía es una lotería, porque el viaje a Italia a la ida fue de cine, pero a la vuelta le sobraron cinco horas moviditas.
El precio es bueno, ya que para esas fechas -pasajes vía Internet- la compañía italiana Grimaldi, que gestiona Trasmediterránea, cobra unos 400 euros por camarote -dos personas y moto-, ida y vuelta.
El viaje sale a medianoche de Barcelona y llega a Livorno -el puerto natural de Pisa- a las 8 de la tarde. No es el mejor barco de la flota de la naviera -es el más pequeño-, puesto que prácticamente se convierte en un transporte de camiones y coches que evitan la autopista.
Carmen y yo optamos por embarcar como carga sólo la moto en el trayecto de ida -130 euros- y tomar un vuelo a Pisa de bajo coste, 100 euros los dos, y realizar la vuelta en moto.
Decidimos coger un hotel en forma de cuartel general y desde allí realizar las excursiones.

El recorrido

A 4 kilómetros de posiblemente uno de los pueblos más bonitos de Italia, San Gimignano, encontramos -por Internet- un hotelito muy cuidado en pleno campo llamado Casolare La Terra Rosse, por 69 euros, con un completo desayuno en habitación doble (es un precio reducido para esas fechas, ya que la tarifa normal cuesta el doble).

Las excursiones, de unos 150 km a 200 km por jornada, fueron más o menos éstas:

Primer día:
Volterra -interesante-, Pomarance, Massa Marítima -comida obligada en la pizzería de la signorina Gracia (simpatiquísima), en la plaza de la Villa.
Volver por Montieri.

Segundo día:
Siena -visita ineludible- por Poggibonsi, Rada y Pianella.
Volver por Monteriggini -hay que visitarlo y sentarse en una terraza.

Tercer día:
Perugia, Asciano hasta Piensa -visita obligada-, Montepulciano -ver.

Cuarto día: Certaldo, Emploi, Vinci -visita a la casa del artista.

Quinto día: Florencia -visita, por supuesto.

Sexto día: Pisa -visita, pero por favor, no os hagáis la fotito tonta inclinándoos al lado de la torre. Gracias.

Como he comentado, San Gimignano -el pueblo más cercano- está a sólo 4 km del hotel... pero no lo visitamos hasta el último día, por la noche. ¿Por qué?
Porque durante el día, en este pequeño pueblo no cabe ni un alfiler, ya que está invadido por unos 40 millones de personas. Quizás sean 50. ¡Y eso sucede en abril!
Tiene algo de Peratallada, Toledo y Albarracín, aunque con unas torres únicas y originales.


El recorrido: Las primeras dos jornadas transcurren en la Toscana más agreste del norte. Carreteras con muchas curvas, tipo sierras de Huelva o Cádiz, y zonas como Santa Fe del Montseny o Sant Hilari. Divertidas.
El tercero y cuarto muestran la Toscana más auténtica, con la campiña verde y sus lomas coronadas con casas coloreadas en ocre que invitan a la placidez y a la contemplación. Bonitos paisajes.

Las motos: Rodrigo llevaba su GS 1200. Tiene suerte, porque es la que le gusta y además no tiene otra posibilidad de elección, puesto que mide “3,50” metros de altura o así. Hay que reconocer que esa moto es aparatosa, pero también espectacular, y se traga todo. Un Panzer, vaya.
En Italia, las BMW como la suya son una legión. He visto a italianos pequeñitos subidos a ellas. ¿Por qué los que tienen pata corta quieren una moto tan grande? Buen marketing de la firma bávara...


Sara, que es también muy alta, se encontró a gusto con su 650 GS mono. Desde detrás de ella se la veía, en zonas de mucho zigzag, dando la sensación de control y sin cometer apenas ningún error.
Eso es lo que permiten las trails, con sus chasis más elásticos: un buen poder de rectificación y, en definitiva, más seguridad. Y eso que una mono es más ruda en su conducción y no acepta “delicatessen” a bajas vueltas.

Para Manel, este viaje -el primero de cierta envergadura-, con su BMW RT 1150 y con Tere como pasajera, le ha servido para una cosa: descubrir las posibilidades de un aparato de dos ruedas al que se le puede cargar como un camión e irse lejos.
Tanto le ha gustado la experiencia, que sopesa seriamente un posible cambio. Tener la nueva RT 1200.
La verdad es que viéndole acometer los cientos de curvas que nos hemos gestionado en este viaje, el “barco” BMW iba muy, muy rápido, algo que no me sorprende, porque yo he tenido unas cuantas boxers antiguas y modernas, desde la 100 R hasta las 850 de última generación, pasando por la GS 1000, y sé lo que es disponer de un centro de gravedad tan bajo... aunque continúen los clonk, clank del cambio de las nuevas.

Jordi tiene esa Honda CB 750 desde que la compró hace 13 ó 14 años. Yo tuve otra igual. Es una moto turística fantástica que se desdobla ante diferentes cambios de conducción.
La Four se transforma en una deportiva si se tercian las curvas, que sí se terciaban, emitiendo un sonido dulce pero enérgico, y que me encantaba cuando iba detrás de él, para cambiar a modo paseo, dejando fluir entonces su suave silbido “finohonda”. Mi amigo disfrutó plenamente ese viaje.

Actualmente tengo dos motos. Una Honda Shadow 750 y una Suzuki V-Strom 650. La prueba de la primera está en este blog, y justamente estoy en otro viaje con ella, en la que he descubierto un matiz revolucionario que explicaré en otra ocasión.
Pero tenía claro que la moto de la Toscana debía ser la V-Strom, porque, como dijo mi mujer, si no, no venía. Os aseguro que sabe mucho de confort desde aquella lejana BMW 1000 GS que llevamos a Holanda -conoció entonces lo que son las suspensiones largas -hace casi dos décadas.
Muchas de las carreteras italianas son malas. Y menos mal que lleve esa moto. Es probablemente la motocicleta más equilibrada que he tenido... y llevo unas cuantas. Espectacular con la comodidad con dos plazas, agilísima curveando y dispone de un motor rapidísimo.
La vuelta a casa la hicimos por las autopistas italianas y francesas con un ritmo que me llevaba a pensar que por algún error me habían puesto el motor de la mil. Es definitivamente un propulsor de 70 CV “casi de carreras” fino.
También echamos mano de un pequeño truco al que solemos recurrir en los viajes. En Italia, y a la vuelta, enviamos las maletas laterales, unos 15 kilos -27 euros por maleta-, por correo paquete (se hace desde cualquier oficina de la Poste italiana de cualquier pueblo) a mi casa, y así se eliminan el peso y los flaneos innecesarios y se logra una aerodinámica más fluida. Con el top case y la bolsa sobredepósito, la moto se guiaba como por un riel.



Lo que hay que tener en cuenta: Ojo con las gasolineras, cierran los domingos.
En Italia, las autoridades adoptan las últimas legislaciones europeas en materia de tráfico. Sólo hay un problema: TODOS los italianos aman por encima de todas las cosas la máquina -coches o motos-, con lo que las normas de circulación... no existen.
Esto quiere decir que una vez aleccionado por Pere Navarro sobre que una línea continua siempre es una línea continua y que no se debe sobrepasar bajo ningún concepto, salvo ya sabes que..., apártate lo más rápidamente posible de la carretera si estás en el país de las pizzas y rueda detrás de un vehículo que también guarda esa norma, porque te pasará por encima toda la Italia motorizada, adelantándote a ti y al que llevas delante... que debe de ser sueco.
Me enamora Italia. Sólo con arquear una ceja ya te entiendes con todos los italianos, pero lo que no es comprensible es que la autovía de Pisa-Florencia ¡y otras! sean una pista de motocross con socavones y parcheados que te crean emociones de “¡¡¡hostiiii, tuuuuuuú!!!” a cada instante. ¡Mucho ojo! Si haces ese bonito viaje, te vas a reír de las reivindicaciones sobre el estado de nuestras carreteras. ¡Salud, compañeros!


9 comentarios:

Julián dijo...

Me he suscrito al "feed" de tu blog, después de leerte por medio de Arnao.

Y no me suscribí por las fotos, que era lo que esperaba, sino por cómo cuentas tus vivencias. Hay en todo ello una mezcla entre la perspectiva y el equilibrio de hombre hecho y la pasión de un tipo joven que no es fácil encontrar.

Gracias por compartirlo con todos.

Anónimo dijo...

He hecho ese viaje en coche y estuvo muy bien... en moto debe ser im-presionante!!! Buen reportaje Jose!

LUIS dijo...

Pues vaya viaje, de envidia, me lo apunto para cuando me jubile, hay que añadir lo que tardo en ir y volver de Barcelona. La peli esta muy bien, supongo que filmaba el copiloto porque si no no se comprende, parece un anuncio de turismo o de motos, o de todo junto.

Adrian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adrian dijo...

Hola!!

Si queréis buscar buena información sobre Florencia y Toscana para preparar un viaje, yo ahora estoy recopilando información para ir por Italia y en esta página de internet en especial Florencia he podido ver hoteles, lugares, eventos y monumentos a visitar. Podéis ver las opiniones de más viajeros.

Espero haberos ayudado. Un saludo

Anónimo dijo...

adoro toscana desde que vi la pelicula bajo el sol de toscana admiro sus paisajes y su naturaleza fresca yla imagino disfrutandola con una rica copa de vino ,en medio de un campo de esperanza persigo el sueño de vivir alli por lo que me gustaria si alguien tiene mas informacion sobre este bello lugar me la envie a narie@hotmail.com le agradecere mucho.

Anónimo dijo...

HOla Jose María, en primer lugar enhorabuena por un blog tan interesante con puntos de vista tan coherentes y racionales.

Lo descubrí el otro día por mención de un amigo de Vespania y no lo he cerrado aún, hasta que me beba todo lo que has publicado.

El motivo de intervenir en ésta entrada es comentar que mi mujer y yo nos hicimos un periplo Toscanero en Vespas -Primavera y T5- bajando en barco hasta Civitaveccia y subiendo por toda la Toscana hasta Siena, Florencia, Pisa, Pontedera -había que ver el museo Piaggio-, Rimini y San Marino -Era el Eurovespa'07 allí y principal motivo del viaje-, fueron 12 días inolvidables. Rodar por esas carreteras secundarias de ensueño en vehículos hechos para esas vías fue todo un acierto.

Probablemente el viaje del que mejor recuerdo tenemos incluyendo el de novios. Lo recomiendo mucho y completamente de acuerdo en todo lo que comentas sobre encanto y forma de conducir.
Sigue así. Saludos.

Rubén González

David dijo...

Desde hace rato tengo ganas de hacer un viaje en moto pero por diversas ciudades y por eso me gustaría recorrer varios sitios a bordo de mi vehículo. Sin embargo he visto que mucha gente a logrado realizar viajes a barcelona en una buena moto

José Luis Martin dijo...

hola mi pareja y yo queremos realizar un viaje en moto a italia,recorrer varias ciudades italianas,he visto comentarios de viajes. me guataria contactar con algun grupo que vaya a organizar este año algun viaje por italia.Somos de extremadura y mi idea inicial seria ir por niza,montecarlo por la parte de francia y llegar a italia por genova,milan,florencia,venecia etc..hasta roma y volver a livorno para embarcar hacia barcelona en barco,pero si encuentro grupo para viajar y tiene otro itinerario me valdria igual.gracias