domingo, 24 de septiembre de 2017

UNA BONITA BMW K 75 CAFE-RACER. SÍ SEÑOR.



Una nueva vida para esta BMW K 75 tricilíndrica de 1990
A lo largo de mi vida, y entre mis motos que he ido cambiando, he tenido varías BMW. En  1983 apareció la K 100, una cuatro cilindros derivada de un motor de coche -el Peugeot 104- con su bloque acostado lateralmente.Hasta entonces, mi  RT 1000 bicilíndrica de  configuración bóxer con sus clásicas tapas y balancines colmaba todas mis expectativas. Aquella máquina era ruda  pero ofrecía unos bajos extraordinarios y aunque llegaba a los 60 cv no tenía mucha velocidad punta.

Así suena el escape Termignoni de esta cafe-racer K 75

 La K100 apareció como un soplo de aire fresco en la Bayerische MotorenWerke (Fábrica de Motores Bávaras ) porque lograba unas prestaciones considerables, 90 cv y 220 km/h, que marcaron un antes y un después en la fábrica de Múnich. Mantenía además la proverbial comodidad de los modelos de la marca lo que acabó por ser un éxito de ventas en aquellos años.


Yo también caí. Me compré más adelante una RT de segunda mano y tengo que decir que …la pifié........ SIGUE LEYENDO...

CLICA SOBRE EL BOTÓN ROJO PARA PASAR PÁGINA:



OTROS LINKS: